Logroño, único representante español, no pasa a la final de Capital Verde Europea

Logroño, único representante español, no pasa a la final de Capital Verde Europea
Foto: Ma. Fernanda Gutiérrez| Unsplash

Logroño, que era la única ciudad española que optaba a ser Capital Verde Europea en 2023, no ha pasado el corte para acceder a la final de este galardón, ha informado este martes el Consistorio de la capital riojana en una nota.

En contexto: quince ciudades europeas, entre ellas Logroño, optaban a esta distinción, de las que el comité evaluador ha designado a Helsingborg (Suecia), Cracovia (Polonia), Sofía y Tallín como finalistas. Junto a Logroño, no han pasado el corte Dublín, Gdansk, Varsovia y Rzeszow (Polonia), Kosice (Eslovaquia), Cagliari (Italia), Zagreb, Belgrado, Skopje y Esmirna y Gaziantep (Turquía).


Logroño acudía a esta convocatoria con la intención de evaluar su situación actual con respecto a los doce indicadores que se analizan en este certamen para, a partir de ahí, construir propuestas sólidas en años posteriores. Este objetivo es a largo plazo y el informe de evaluación recibido será una de las bases para mejorar el medio ambiente de la ciudad y presentar una nueva candidatura de cara a próximas convocatorias, ha afirmado el Consistorio.

Las ciudades candidatas al título de Capital Verde Europea se evalúan inicialmente sobre la base de doce indicadores ambientales: calidad del aire, ruido, residuos, agua, naturaleza, biodiversidad, uso sostenible del suelo, economía verde y ecoinnovación, mitigación y adaptación al cambio climático, movilidad urbana sostenible, eficiencia energética y gobernanza. Además, según se establece en la página oficial de la Comisión Europea, un requisito que deben cumplir estas ciudades para poder participar es el de tener una población con más de 100.000 habitantes.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico de España informó a finales de 2020 de que «la ciudad ganadora del European Green Capital (EGCA 2023) recibirá 600.000€, destinados a ayudar a las ciudades a poner en marcha medidas de sostenibilidad urbana». Señaló además que «el aumento del importe este año refleja la importancia de las ciudades para cumplir los objetivos del Pacto Verde Europeo, incluida la Estrategia de Biodiversidad 2030 de la UE adoptada recientemente».

Ganar el premio European Green Capital es «un sello de aprobación de la Comisión Europea y conlleva muchos beneficios: mayor cobertura de los medios internacionales, un impulso al orgullo local, un mayor enfoque en proyectos ambientales y una mayor inversión extranjera», informó el Ministerio. «Con este premio se espera que las ciudades ganadoras asuman responsabilidades adicionales, como comprometerse con proyectos tangibles o acciones para mejorar la sostenibilidad ambiental de su ciudad».