The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Estados Unidos

Los adultos se toman menos en serio el dolor de las niñas que el de los niños, según un estudio

Foto: Natacha Pisarenko | AP

Existen diferencias en la percepción del dolor de un menor dependiendo de su género, según asegura un estudio de la universidad de Yale publicado en su revista de psicología pediátrica y titulado Sesgo de género en la evaluación del dolor pediátrico.

El estudio solicitó a 264 adultos que evaluaran cuánto dolor creían que estaba experimentando un niño de cinco años mientras le extraían sangre en la consulta del médico. A todos los adultos se les mostró el mismo video, que mostraba a un niño con ropa que no se presentaba claramente como de niña o de niño. A la mitad se le dijo que evaluara el dolor que “Samuel” estaba experimentando, mientras que a la otra mitad se le dijo que evaluara el dolor de “Samantha”, ambos en una escala de 0 (sin dolor) a 100 (dolor intenso).

En promedio, los participantes calificaron al niño con un dolor de 65,15, en comparación con una media de 58,75 si pensaban que el menor era una niña. Estos hallazgos refuerzan el único otro estudio sobre los sesgos de género en la percepción del dolor de los niños, un documento de 2014 que también concluyó que los adultos calificaron el dolor como más severo si pensaban que el niño era un varón en lugar de una niña.

Estos hallazgos se suman además a la investigación que muestra que el dolor femenino es descartado y no se trata de igual manera que con las condiciones masculinas. Este tipo de desprecio al dolor de las mujeres refleja una creencia estereotipada de que las mujeres son histéricas, y por lo tanto, si una mujer está expresando dolor, debe estar exagerando. La nueva investigación también sugiere que estos sesgos afectan la forma en que se percibe el dolor informado por el paciente en pacientes de tan solo cinco años.

El estudio de la universidad de Yale también concluye que el dolor de los niños fue calificado como más severo por parte de las participantes mujeres; mientras que los participantes hombres calificaron el dolor de las niñas de más severo que el de los niños. Los autores del estudio esperan que este sirva para poner el foco sobre este sesgo y combatirlo, especialmente entre los profesionales de la atención médica.