Los cementerios y las flores, principales protagonistas del Día de Todos los Santos

General

Los cementerios y las flores, principales protagonistas del Día de Todos los Santos
Foto: JUAN MEDINA| Reuters

Los cementerios de España reciben este miércoles una gran cantidad de visitantes que llevan flores a sus seres queridos para celebrar el Día de Todos los Santos. La tradición sigue marcando el 1 de noviembre en todo el territorio español, donde la celebración de Halloween en la noche del 31 de octubre no ha acabado con las costumbres más típicas.

Las flores se han convertido en las principales protagonistas de este día, en el que los viveros y floristerías venden más incluso que en días como San Valentín. Lugares como Cataluña o Murcia son los principales productores de flores.

Solo con las flores que se venden para el día 1 de noviembre, los viveros y floristerías consiguen alrededor del 40% de la caja de todo el año y sus precios suelen ser más elevados debido a la alta demanda.

En los cementerios, la llegada del Día de Todos los Santos supone un gran cambio, pues numerosas personas acuden a ellos para limpiar y preparar las tumbas de sus seres queridos antes de esta celebración.

Los costes de un entierro

Coincidiendo con la celebración del Día de Todos los Santos, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), ha presentado un informe en el que se muestran las grandes diferencias en los costes de un entierro en las diferentes ciudades españolas.

En este informe, la OCU denuncia la falta de información en el sector de las funerarias. “El sector de las funerarias no destaca precisamente por su transparencia”, critica, añadiendo que “las funerarias dan una información escasa y poco clara”.

Un entierro discreto cuesta una media de unos 3.500 euros en España, pero hay grandes diferencias entre las diferentes ciudades.

En lugares como Cuenca, Tenerife o Las Palmas un entierro cuesta la mitad que en Vigo o Ciudad Real y mucho menos que en Tarragona o Barcelona, donde se encuentran los servicios funerarios más caros.

El ahorro medio entre las funerarias de la ciudad se sitúa en torno a los 900 euros, mientras que la diferencia entre ciudades puede suponer hasta 2.000 euros.

Además, la OCU hace especial mención a la falta de competencia entre los servicios funerarios.