Los cuatro políticos independentistas presos abandonan su huelga de hambre

Política y conflictos

Los cuatro políticos independentistas presos abandonan su huelga de hambre
Foto: EMILIO MORENATTI

Los cuatro presos independentistas Jordi Sànchez, Jordi Turull, Josep Rull y Joaquim Forn, han abandonado su huelga de hambre iniciada por los dos primeros hace 20 días y por los dos restantes tres días después para denunciar al Tribunal Constitucional por no desbloquear sus recursos de amparo.

Así lo ha anunciado este jueves en rueda de prensa su portavoz, Pilar Calvo, que ha asegurado que los presos «ya han conseguido sus objetivos». El anuncio llega apenas un día después de que los cinco expresidentes de la Generalitat y los cuatro expresidentes del Parlament les pidieran en un comunicado conjunto el abandono de la huelga para «salvaguardar su derecho a la vida y a la salud», y horas antes de que se celebre el encuentro entre Pedro Sánchez y Quim Torra en el Palacio de Pedralbes, y la víspera de la reunión del Consejo de Ministros en el edificio de la Llotja de Mar, en Barcelona.

La periodista Pilar Calvo ha defendido que la huelga ha logrado que pocos días después de que comenzara el ayuno, el Constitucional reactivara el estudio de los recursos presentados por los encarcelados. En palabras de los presos, su protesta ha «despertado» a los magistrados y han asegurado en un comunicado leído por Calvo que ahora se les abre la puerta de acceso al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

«El estado de salud es bueno, ahora ingresarán en la enfermería para tener un control estricto de salud de una dieta que comenzará siendo líquida. Han perdido entre un 10% y un 11% de su masa corporal«, ha explicado la portavoz de los presos. La misma enfermería del centro penitenciario de Lledoners en la que se encuentra desde el 14 de este mes el exconseller de la Presidencia de la Generalitat de Cataluña Jordi Turull.

La huelga de hambre no ha contado en ningún momento con el apoyo de los presos de ERC, Oriol Junqueras y Raül Romeva, ni del presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart.

«Somos conscientes de que la huelga de hambre ha podido provocar una profunda conmoción en miles de mujeres y hombres de buena voluntad, independentistas y no independentistas, ciudadanos de Cataluña pero también de toda España y Europa. Personas, todas ellas, comprometidas en un presente de libertad, justicia y democracia», se puede leer en el escrito.

Los políticos presos piden movilizaciones «pacíficas» 

Los nueve dirigentes independentistas en prisión preventiva han emitido una carta conjunta en la que piden movilizaciones «pacíficas«, sin caer en «provocaciones» de los adversarios del soberanismo, para «no regalarles las imágenes que no obtuvieron el 1-O», de Mossos d’Esquadra «pegando» a ciudadanos.

El texto viene firmado por Jordi Turull, Josep Rull, Carme Forcadell, Jordi Sánchez, Jordi Cuixart, Raül Romeva, Joaquim Forn, Dolors Bassa y Oriol Junqueras, que remarcan que «la movilización cívica y pacífica ha sido siempre una de las constantes vitales del movimiento independentista y del republicanismo». La ciudadanía de Cataluña, subraya la misiva, «tiene todo el derecho a movilizarse cuando lo crea conveniente y a protestar ante un escenario de involución de los derechos y libertades», ya sea «el 21 de diciembre o cualquier otro día».

Los Comités de Defensa de la República (CDR) ha convocado a los ciudadanos a manifestarse el 21 de diciembre con motivo del primer aniversario de las elecciones autonómicas celebrado bajo el mandato del artículo 155 de la Constitución y que coincide con la reunión del Consejo de Ministros en Barcelona.

«Nuestra fortaleza también reside en mantener, siempre y a todas horas, una actitud cívica y pacífica, que destierre y aísle cualquier acto incívico o violento. No permitamos que nos hagan cambiar, no caigamos en ninguna provocación», han añadido los políticos.

El Constitucional mantiene a Jordi Sànchez en prisión

El anuncio del fin de la huelga de hambre y de las movilizaciones «pacíficas» llega el mismo día en el que el Tribunal Constitucional ha decidido mantener en prisión al exlíder de ANC Jordi Sànchez al rechazar que la reciente condena del Tribunal de Estrasburgo a Turquía por el encarcelamiento de un opositor kurdo, a la que él ha recurrido como argumento, sea una «circunstancia sobrevenida» a tener en cuenta.

En un auto, el pleno del TC ha decidido por unanimidad denegar la petición de Sànchez y establece que dicha condena hace referencia a «un procedimiento en el que ni el Estado español ni el recurrente en amparo han sido parte», por lo que no es de aplicación en este caso.