Los ultraortodoxos de Israel proponen dejar a las niñas en casa cuando reabran los colegios

Sociedad

Los ultraortodoxos de Israel proponen dejar a las niñas en casa cuando reabran los colegios
Foto: Tsafrir Abayov| AP Images

El Gabinete del Coronavirus de Israel se reunirá este martes por la tarde para empezar a diseñar el plan de desescalada. Este plan incluye la reapertura de los colegios, pero se estudiará la propuesta del sector ultraortodoxo, que discrimina a las niñas sobre sus compañeros, según han informado este martes medios locales.

Por qué te lo contamos: el plan presentado a las autoridades por representantes de las comunidades haredíes (que literalmente quiere decir «temerosas de dios», ultraortodoxas) propone que las niñas se queden en casa para dejar aulas libres que puedan utilizar los niños, a fin de garantizar su distanciamiento. Así lo ha contado la emisora de radio pública israelí, Kan.

Los barrios y localidades ultraortodoxos son los más afectados por el virus y sus comunidades, pese a ser alrededor de un 12% de la población, sufren más del 40% de contagios. El cumplimiento de las restricciones entre sus miembros es laxo, sobre todo en las fechas de celebraciones religiosas, bodas o funerales, cuando se han juntado cientos o miles de personas sin distanciamiento y en ocasiones también sin mascarilla, pese a estar prohibidas las concentraciones de más de 20.

Tras más de tres semanas de confinamiento nacional, con el cierre de restaurantes, bares, centros de ocio y negocios no esenciales, así como con restricción de movilidad; Israel ve consolidada una bajada de los positivos diarios, que llegaron a alcanzar los 9.000 y hoy se sitúan en alrededor de 3.000.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el titular de Sanidad, Yuli Edelstein, buscan una desescalada lenta, que no comience hasta que la cifra de contagios diaria no baje de 2.000, para evitar el error cometido durante la primera fase, cuando se hizo una rapidísima vuelta a la normalidad, que acabó en una fuerte segunda ola.

El principal socio del Gobierno y titular de Defensa, Beny Gantz, cree que si la tendencia de bajada continúa la desescalada podría comenzar el próximo domingo. El coordinador nacional para el coronavirus, Rami Ganzu, también cree que la vuelta al cole debe ser pronto y se inclina por que se permita la reapertura de las guarderías la próxima semana.

La presión sobre los hospitales ha comenzado a bajar y, aunque el número de enfermos graves sigue siendo alto, 801, ha disminuido y ya ronda los 800 que Sanidad fijó como máximo que pueden gestionar esos centros sin problemas. El Centro Médico de la Galilea, en la localidad de Nahariya, ha informado este martes de que una de sus cuatro áreas para atender a pacientes de COVID-19 cerrará inmediatamente.