Madrid incorpora 30 rastreadores militares de los 150 solicitados al Gobierno

Sociedad

Madrid incorpora 30 rastreadores militares de los 150 solicitados al Gobierno
Foto: Cati Cladera| EFE

Este viernes se han incorporado los 30 primeros rastreadores militares de los 150 solicitados al Ministerio de Defensa para ayudar a detectar los nuevos casos de coronavirus en la región, según ha informado el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero.

En contexto: la Comunidad de Madrid cuenta en la actualidad con 566 rastreadores, y pretende aumentar la cifra a casi 1.100 para así frenar la expansión del virus. En agosto, y ante la ausencia de efectivos suficientes, la comunidad tomó la polémica decisión de privatizar el servicio de rastreadores y contratar a una empresa del grupo Quirón. 

La incorporación de estos efectivos estaba prevista para el día 15 de septiembre, pero se ha adelantado a este viernes con los 30 primeros militares de la Unidad Militar de Emergencias (UME), según ha explicado el consejero durante la presentación del proyecto piloto de la aplicación Radar Covid, en la localidad madrileña de Guadarrama.

Ruiz Escudero ha señalado que la consejería estableció unos tiempos de incorporación distintos, por lo que ha considerado este adelanto como «una buena noticia», y ha agradecido la labor de la UME, que, en el caso de Madrid, es la unidad militar que ha sido asignada para realizar esa labor de rastreo.

Los 150 rastreadores militares con los que contará la Comunidad de Madrid forman parte de los 2.000 que ha ofrecido el Ministerio de Defensa a las comunidades autónomas. Hasta ahora, Cataluña, País Vasco, Extremadura y La Rioja son las únicas autonomías que no han solicitado la ayuda de rastreadores militares. La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha presidido este viernes la reunión de coordinación de la que ha sido bautizada con el nombre de ‘Operación Baluarte’, para analizar el despliegue que se está realizando en cada parte del territorio.

Antes de su plena incorporación, los militares deben someterse a un periodo de formación al que le sigue una segunda fase de adaptación de sus procedimientos y protocolos a los de la comunidad autónoma correspondiente, según ha explicado este viernes el general jefe de la UME, Luis Martínez Meijide.