Más de 20 muertos en un ataque en el este de Afganistán

Política y conflictos

Más de 20 muertos en un ataque en el este de Afganistán
Foto: Parwiz| Reuters

Al menos 21 personas han muerto este miércoles, entre empleados de una empresa e insurgentes, en un ataque suicida seguido de un tiroteo contra una constructora afgana próxima al aeropuerto de Jalalabad, en el este de Afganistán, según informaciones oficiales.

El ataque contra las instalaciones de la constructora privada afgana MQ, situada en las proximidades del aeropuerto de Jalalabad, capital de la inestable provincia de Nangarhar, comenzó de madrugada

La operación insurgente, que aún no ha sido reivindicada, se inició con la detonación de un vehículo cargado de explosivos, que dio inicio a un intercambios de disparos entre varios de los atacantes y las fuerzas de seguridad que protegían el recinto, informa en un comunicado el portavoz del gobernador provincial, Attaullah Khogyanai.

Además de los cinco atacantes, también «murieron 16 empleados de la compañía y otros nueve resultaron heridos«, ha explicado el portavoz. Dos de los ellos están en «estado grave».

Las fuerzas de seguridad rastrearon la zona en busca de algún insurgente que pudiera estar oculto o para retirar explosivos que hubieran quedado sin detonar, por lo que la operación sigue abierta, ha añadido Khogyanai.

Un miembro del consejo provincial, Zabihullah Zmarai, ha declarado a Efe que la constructora asaltada se encuentra cerca del aeropuerto, donde tienen su base las tropas estadounidenses. «La compañía realiza servicios de construcción en el aeropuerto», ha añadido Zmarai.

Más de 20 muertos en un ataque en el este de Afganistán 1

Un policía afgano armado en el lugar del ataque. | Foto: Parwiz | Reuters

Fronteriza con Pakistán y clave en las comunicaciones entre los dos países, la insegura provincia de Nangarhar sirve de principal bastión al Estado Islámico desde su aparición en Afganistán en 2015.

El Gobierno afgano controla alrededor de un 55% del territorio de Afganistán y los talibanes dominan en torno al 11%, mientras que el resto del territorio está en disputa, según datos del inspector especial general para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR), del Congreso de Estados Unidos.