Más de 300.000 alumnos se enfrentan desde hoy a la Selectividad con un protocolo de seguridad extraordinario

Futuro

Más de 300.000 alumnos se enfrentan desde hoy a la Selectividad con un protocolo de seguridad extraordinario

Esta semana llega la Selectividad. Más de 300.000 alumnos desde hoy hasta mediados de junio se someterán a la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU), más conocida como Selectividad y que arranca este lunes en Castilla-La Mancha. Como novedad y según instrucciones dictadas desde las administraciones educativas, las pruebas este año cuentan con un protocolo de seguridad extraordinario, los alumnos deben llevar bolígrafo, olvidarse del móvil o cualquier dispositivo electrónico similar y dejar las orejas despejadas para evitar sospechas.

Los tribunales de las pruebas serán los encargados de constatar que las chicas y los chicos cumplen con las normas establecidas y, en caso de sospecha o «pillada in fraganti», adoptar las medidas pertinentes. Un cero en la prueba, sanciones e, incluso, la anulación total de la EBAU son las consecuencias para los alumnos que quieran aprobar con ventajas.

Y es que a los estudiantes se les informa previamente de los materiales permitidos para el desarrollo de las pruebas.

«Los dispositivos portátiles tipo tableta, los asistentes digitales personales, los relojes, gafas, pulseras y cualquier otro objeto que tenga capacidad de enviar y recibir mensajes a través de una pantalla» están prohibidos, señalan las instrucciones de la Comisión Organizadora de la Evaluación para el acceso a la Universidad de la Comunidad de Madrid.

Las calculadoras, permitidas para las pruebas de Matemáticas, Química, Física y Economía de la Empresa no deben de tener la posibilidad de transmitir datos, ser programables, tener pantalla gráfica, resolución de ecuaciones, operaciones con matrices, cálculo de derivadas e integrales ni almacenamiento de datos alfanuméricos.

La Dirección General de Universidades de la Junta de Andalucía también dice que se considerará que «una persona está copiando» si se detecta «la tenencia de calculadoras, audífonos, teléfonos móviles u otros dispositivos electrónicos que sean programables, con capacidad para el almacenamiento de voz y datos o transmisión de los mismos».

Se recuerda que es el propio alumno el responsable de saber si su calculadora cumple o no los requisitos exigidos pues ha tenido «tiempo suficiente», es decir, todo el Bachillerato, para elegir la calculadora a usar.

Una tasa que difiere hasta en 60 euros

La tasa para poder presentarse a la prueba difiere hasta en 60 euros entre comunidades. Las autonomías que tienen los precios más elevados para estas tasas con los que se costean las pruebas son Aragón (124,12 euros) y La Rioja (115,20 euros). Por el contrario, las tasas más económicas se dan en Castilla-La Mancha (52,99 euros) y Andalucía (58,70 euros).

Sobre estos precios, a los que hay que añadir las tasas para las materias de las que se examinen por asignaturas de forma voluntaria, hay descuentos en todas las comunidades para familias numerosas o para víctimas de terrorismo y personas con discapacidad.

Por otra parte, los alumnos de Castilla-La Mancha (lunes 3 de junio) y los de Aragón, Asturias, Comunidad Valenciana, Extremadura, Madrid y Navarra (4 de junio todos ellos) son los primeros que comenzarán a hacer las pruebas. Los últimos serán los andaluces, a partir del 11 de junio, y los catalanes y gallegos, llamados desde el 12 de junio.