Los Mossos detienen a un francotirador que quería matar a Pedro Sánchez

Política y conflictos

Los Mossos detienen a un francotirador que quería matar a Pedro Sánchez
Foto: Ballesteros

Los Mossos d’Esquadra han detenido en Terrassa, Barcelona, a un hombre que pretendía matar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Así lo ha confirmado el cuerpo policial catalán a The Objective, que asegura que el arrestado, que ya se encuentra en prisión, tenía un arsenal de 16 armas en su casa.

La motivación del detenido para llevar a cabo su atentado habría sido su indignación por la exhumación del Valle de los Caídos del cadáver de Francisco Franco, según ha adelantado el Diario Público, pero Los Mossos no han confirmado esta información. «No consta que estuviese vinculado a ningún grupo concreto, ni de extrema derecha. Es una persona de acciones individuales», ha dicho el cuerpo policial en una rueda de prensa.

La noticia se conoce precisamente el mismo día en el que el Consejo de Ministros tiene previsto dar luz verde a los últimos trámites administrativos para llevar a cabo la exhumación de Franco que, en todo caso, no tendrá lugar antes de que acabe el año, tal y como adelantó este miércoles Pedro Sánchez.

Tras conocerse la noticia, el Gobierno ha asegurado que la seguridad del presidente «en ningún caso se ha visto comprometida». Fuentes del Gobierno han tildado de «incidente» la detención de este hombre a mediados de septiembre y han incidido en que «este tipo de amenazas es una constante», a la que, no obstante, no hay que acostumbrarse.

El detenido, Manuel M.S., un excelente francotirador de 63 años y que era vigilante de seguridad, fue arrestado hace tres semanas y tras pasar a disposición del Juzgado de Instrucción 3 de Terrassa ingresó en prisión preventiva. El hombre tenía un arsenal de 16 armas de fuego, con rifles de precisión y un subfusil de asalto.

El detenido tenía un historial de problemas psicológicos y está acusado de: conspiración para atentar contra autoridad con uso de arma, delito de amenazas graves , delito de tenencia ilícita y depósito de armas, municiones y explosivos y un delito de odio, tal y como ha confirmado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

Manuel M.S. es un experto tirador, el mejor del club de tiro olímpico del Vallés, en el que practicaba y competía desde hacía muchos años, y era capaz de modificar y construir armas cortas o largas, según el diario Público.

Manuel M. se indignó cuando el Gobierno comunicó su intención de exhumar del Valle de los Caídos los restos de Francisco Franco, al que el vigilante admiraba, y empezó a buscar cómplices para acabar con ese «rojo de mierda», en referencia a Sánchez, en un grupo reducido de WhatsApp. No obstante, Los Moscos no han confirmado que fuese esta la red social utilizada por el detenido. Fue una usuaria del chat la que dio la voz de alarma sobre las intenciones del detenido cuando pasó de los insultos y amenazas contra el líder del PSOE a solicitar apoyo logístico para cometer un atentado contra Pedro Sánchez, aprovechando su pericia como francotirador y su arsenal.

Los Mossos solicitaron una orden de entrada y registro del domicilio de Manuel M., donde el pasado 19 de septiembre hallaron 16 armas de fuego cortas y largas, incluido un fusil de asalto militar Cetme, un subfusil ametrallador checoslovaco Skorpion vz. 61 y cuatro rifles de alta precisión, capaces de acertar un blanco hasta a 1.500 metros de distancia. Además, en su coche llevaba dos pistolas, una de ellas modificada e ilegal, informa la agencia Efe.

El detenido frecuentaba ambientes ultraderechistas, pero nunca había participado en actos violentos, por lo que no tenía antecedentes policiales y no estaba controlado por las fuerzas de seguridad.