Noruega permitirá que los menores puedan cambiarse de sexo con el consentimiento de sus padres

General

Noruega permitirá que los menores puedan cambiarse de sexo con el consentimiento de sus padres
Foto: David Keyton

Su pelo rubio, ojos azules y cara angelical nunca harían pensar que la pequeña Anna Thulin-Myge nació en un cuerpo equivocado. El pasaporte de Anna indica que es un niño, pero con tan sólo diez años se niega a reconocer ser alguien por mucho que lo diga un documento oficial. Pero en unos días, recibirá en su casa su nuevo número de identidad en el que la H de hombre se sustituirá por la M de mujer. El cambio será posible después de que Noruega haya aprobado una ley que permite a cualquier menor a partir de los seis años a identificarse a sí mismo como hombre o mujer con el único consentimiento de sus padres.

Noruega, una nación progresista de 5 millones de personas, pasó a ser hace poco el quinto país que permite a los adultos cambiar legalmente de género sin el consentimiento ni la intervención de un médico. Argentina, Irlanda y Dinamarca tienen leyes similares, pero Noruega y Malta son los únicos que incluyen a los niños en esa ley. De esta manera, cualquier menor puede identificarse a sí mismo como hombre o mujer con el consentimiento solo de sus padres. Sin operaciones ni asesoramientos psicológicos previos, tan solo a través de un sencillo trámite burocrático.