The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

España

La ONU abre por primera vez en España una investigación por el caso de un bebé robado

Redacción TO
Foto: Antonio Marín Segovia | Flickr

El Alto Comisionado de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ha abierto un proceso de investigación en un caso de bebés robados por primera vez en España. Esta decisión se ha tomado tras la presentación en 2017 de una queja ante el Comité de los Derechos del Niño de la ONU por parte de un matrimonio residente en Navarra, al que supuestamente le robaron a su hijo al nacer, en 1985. Esta investigación llega semanas después de que comenzara en España el primer juicio por un caso de bebés robados, el de la murciana Inés Madrigal.

La queja fue interpuesta por la pareja “ante la negativa de los tribunales españoles de realizar una mínima actividad probatoria, tras la denuncia interpuesta por el matrimonio afectado en 2015, ante un Juzgado de Instrucción de Pamplona”, donde supuestamente ocurrieron los hechos.

Los tribunales españoles archivaron el caso, aunque el Ministerio Fiscal “se mostró contrario al cierre de la investigación, reclamando la práctica de más pruebas y adhiriéndose a los recursos del matrimonio”, ha explicado este lunes el abogado y presidente de la asociación SOS Bebés Robados, Enrique Vila.

Tras el archivo del caso, la ONU aceptó la queja y dio al Estado un plazo de seis meses para que defendiese los motivos de su inactividad en la investigación pero, según explica Enrique Vila, “ha pasado el plazo establecido sin que se haya contestado por parte de España.

Este es el primer caso individual de un supuesto niño robado investigado por la ONU, que ya realizó en 2016 una actuación en España por casos de desapariciones forzadas, pero de forma conjunta, sin centrarse en un caso individual.

Los afectados de este caso esperan que la ONU inste a España a abrir la investigación, que fue cerrada sin la práctica de la prueba solicitada y “vulnerando los derechos no solo de los padres sino de ese niño que supuestamente fue privado de crecer y educarse junto a su familia biológica, incumpliendo uno de los preceptos fundamentales respecto a los derechos de la infancia protegidos en la Convención de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas”, ha explicado Enrique Vila, informa Efe.