Padres estadounidenses aceptan la identidad transgénero de su hijo con tres años

Mundo ethos

Padres estadounidenses aceptan la identidad transgénero de su hijo con tres años
Foto: BRENDAN MCDERMID| Reuters

Penélope Patterson siempre supo quién era pero nadie quería verlo hasta que lo dijo en voz alta. «Mamá no me siento una niña, soy un niño», fueron sus palabras con tan sólo tres años cuando su madre le preguntaba porque estaba siempre enfadada. Ahora con nueve años, Penélope -ha decidido mantener su nombre de nacimiento- es un niño transgénero feliz que ama el karate y le encantan los superhéroes. Los problemas de comportamiento de Penélope desaparecieron cuando sus padres aceptaron su nueva identidad de género. Este caso ha abierto el debate en Estados Unidos sobre las identidades de género entre los menores.

El caso de Penélope es un ejemplo más de que en Estados Unidos tanto médicos como padres están adoptando la identidad de niños transgénero cuando comienza a ser obvio. Especialistas aseguran que este reconocimiento temprano proporciona mayor felicidad y bienestar a los niños. Otros profesionales abogan por un enfoque más cauteloso y aluden a resultados psicosexuales que apuntan que los niños pequeños pueden variar ampliamente de identidad. Una encuesta realizada a 28.000 adultos transgénero señala que el 15% huyeron o fueron expulsados de su casa. El mismo estudio, realizado por el grupo de defensa del Centro Nacional para la Igualdad Transgénero, reveló que los adultos transgénero eran nueve veces más propensos al suicidio.