Pfizer pedirá autorización para una tercera dosis para combatir la variante Delta

Sociedad

Pfizer pedirá autorización para una tercera dosis para combatir la variante Delta
Foto: Mariscal| EFE

Pfizer y BioNTech han anunciado que buscarán autorización para una tercera dosis de su vacuna anticovid para reforzar su eficacia, mientras la variante Delta causa brotes devastadores en África y Asia, y los casos aumentan en Europa y Estados Unidos.

En contexto: la variante Delta, identificada por primera vez en India y considerada la más contagiosa, está causando una aceleración de la pandemia que ya registra más de cuatro millones de muertos, según un recuento de AFP a partir de datos oficiales.

De esta forma, Pfizer y BioNTech dijeron que una tercera dosis tendrá un buen desempeño contra la variante Delta, y que buscarán pronto la autorización en Estados Unidos, Europa y otras regiones.

Datos preliminares de una prueba en desarrollo muestran que una tercera dosis incrementa los niveles de anticuerpos de cinco a diez veces más contra la cepa original del coronavirus y la variante Beta, hallada por primera vez en Sudáfrica, en comparación con las dos primeras dosis, según las compañías. Además, también han afirmado que la dosis de refuerzo actuará de manera similar contra la variante Delta, pero que igualmente desarrollarán una vacuna específica contra esa cepa.

Casi 16 meses después de una pandemia que trastocó al mundo entero, se acumulan más de 185 millones de contagios, según los balances oficiales que, en opinión de la OMS, pueden ser muy inferiores a la realidad. La media diaria de decesos en la última semana fue de 7.870 y sigue retrocediendo poco a poco. La cifra de fallecidos está lejos de los 13.700 por día registrados a finales de abril y principios de mayo. Sin embargo, las nuevas infecciones crecen tras casi dos meses de descenso (405.000 de media diaria, +9% intersemanal) por repuntes en países como Reino Unido, Indonesia y Rusia, castigados de lleno por la variante Delta.

En el hospital Mariinskaia de la ciudad rusa de San Petersburgo, la «zona roja» destinada a pacientes covid tiene casi todas sus 760 camas ocupadas. En apenas media hora en cuidados intensivos, los cuerpos de dos pacientes fueron retirados en bolsas mortuorias negras. Pero «afortunadamente, la mayoría de los pacientes se salvan», dice el jefe del servicio, Pavel Ermakov.

En Indonesia, con su sistema de salud desbordado, muchos ciudadanos acuden a la ivermectina, un tratamiento antiparasitario publicitado por algunas personalidades como remedio ante el covid a pesar de las recomendaciones oficiales en contra.

La situación sanitaria también se agrava en Africa, que «acaba de vivir la semana más desastrosa de la historia de las pandemias», según Matshidiso Moeti, la directora regional de la OMS para ese continente. «Lo peor está por venir, pues la tercera ola no cesa de expandirse de manera acelerada y gana terreno».

La variante Delta hace reconsiderar el levantamiento de restricciones aplicado en la Unión Europea gracias al avance de la vacunación. Francia recomendó a sus ciudadanos no viajar en el verano boreal a Portugal y a España, donde esta cepa está disparando los contagios entre la población joven no vacunada.

En América Latina y el Caribe, la región del mundo con más muertes por el virus con casi 1,3 millones, siguen los esfuerzos para acelerar la inmunización.

Según el recuento de AFP, 43 de cada 100 personas en el mundo han recibido al menos una dosis anticovid, pero existen fuertes disparidades entre continentes como África (3,84) o Europa (71).