Condenado un policía a cadena perpetua por un feminicidio que conmocionó a Reino Unido

Por: AFP

Sociedad
Condenado un policía a cadena perpetua por un feminicidio que conmocionó a Reino Unido
Foto: Tolga Akmen| AFP

La Justicia británica ha condenado este jueves a un policía por la violación y asesinato de la joven londinense Sarah Everard, un caso que conmocionó al Reino Unido y desató un debate sobre la seguridad de las mujeres y la actuación policial. El asesinato se produjo en «circunstancias especialmente brutales, trágicas y devastadoras», afirmó el juez Adrian Fulford, del tribunal penal de Londres, al anunciar la sentencia contra Wayne Couzens, de 48 años de edad.

Everard, una ejecutiva de marketing de 33 años, fue secuestrada, violada, estrangulada y quemada cuando volvía a a pie de noche a su casa el 3 de marzo tras visitar a unos amigos en el sur de Londres. Sus restos fueron hallados en un bosque una semana después. Su desaparición, ocurrida en pleno confinamiento contra el coronavirus, conmocionó a todo el país, provocó grandes protestas y desató un nutrido debate sobre la seguridad de las mujeres en las calles.

Couzens, agente de la unidad de élite de protección diplomática de la Policía de Londres, fue reconocido gracias a cámaras de videovigilancia y detenido el 9 de marzo en su domicilio de Deal, en el sureste de Inglaterra. En julio admitió el secuestro, violación y asesinato.

Acusándola de saltarse las restricciones impuestas contra la COVID-19, que entonces prohibían las reuniones en casas de otros, el policía, que estaba fuera de servicio, llevó a cabo una «falsa detención», esposando a la joven antes de secuestrarla, había explicado el fiscal Tom Little ante el tribunal el miércoles. Distintas cámaras de seguridad captaron esta escena, de la que también fue testigo una pareja que pasaba por el lugar en un coche y que supuso que un agente de policía encubierto estaba realizando un arresto, según el fiscal.

Violencia contra las mujeres

El asesinato de Everard abrió un debate sobre la violencia machista en el Reino Unido. Miles de mujeres de todas las edades recurrieron a las redes sociales para expresar su sentimiento de inseguridad, describiendo las amenazas y el acoso que habían sufrido en lugares públicos y privados y pidiendo a los políticos que hicieran algo al respecto.

El ejecutivo de Boris Johnson respondió presentando en julio una nueva estrategia para combatir el acoso callejero y la violencia contra las mujeres, que incluye más patrullas nocturnas, mayor financiación y la creación de una nueva dirección nacional de Policía para mejorar los tiempos de respuesta ante estos delitos. Pero a mediados de junio, su Gobierno tuvo que pedir disculpas por haber «fallado» durante años a miles de víctimas de violación, después de que la fiscalía informase de un drástico descenso en el número de condenas a agresores sexuales y violadores, pese a que las denuncias casi se duplicaron desde 2015-2016.

Inmediatamente después de la desaparición, se improvisaron en Londres vigilias y memoriales en honor a Everard, visitados incluso por Kate Middleton, la esposa del príncipe Guillermo, número dos en la línea sucesoria al trono británico. Pero estas reuniones estaban prohibidas debido a la pandemia y su violenta dispersión, que dio lugar a imágenes de agentes esposando a manifestantes en el suelo, desató un nuevo debate sobre la actitud hacia las mujeres en el seno de la Policía Metropolitana de Londres.

En julio, la Oficina Independiente de Conducta Policial anunció que investiga a 12 agentes por cuestiones relacionadas con el caso de Couzens.

La madre de la víctima, Susan Everard, se declaró «atormentada por el horror» en la vista del miércoles. «Me indigna que haya jugado con el hecho de ser policía para conseguir lo que quería», subrayó.