Rusia destina 64.400 millones de euros a impulsar la economía por la COVID-19

Economía y capital

Rusia destina 64.400 millones de euros a impulsar la economía por la COVID-19
Foto: Alexey NIKOLSKY

Rusia ha presentado este martes un plan de recuperación económica ante el impacto del coronavirus en el país que tendrá un coste de unos cinco billones de rublos (64.408 millones de euros) y se aplicará hasta finales de 2021. El plan «contiene unas 500 medidas específicas y el coste de su implementación en un plazo de dos años será aproximadamente de cinco billones de rublos», ha explicado el primer ministro, Mijaíl Mishustin, al presidente, Vladímir Putin, en una reunión de trabajo por videoconferencia.

Rusia se preparar para una caída de al menos el 5% del PIB este año antes de recuperarse en 2021 con un avance del 2,8%, según los cálculos del Ministerio de Desarrollo Económico. En este contexto, Mishustin ha explicado que el plan para relanzar la economía rusa consta de tres etapas: la primera pretende estabilizar hasta finales del tercer trimestre de este año la situación económica; la segunda, completar la recuperación económica para el segundo trimestre de 2021, y la tercera, conseguir una trayectoria para un crecimiento sostenible en el tercer y cuarto trimestre de 2021.

Putin ha dado su respaldo al plan «como base de trabajo», ha pedido comenzar a aplicarlo de manera activa «a principios de julio» y ha ordenado al Gobierno que, para la segunda mitad de junio, precise «de manera definitiva los parámetros del plan de acción» nacional. «Todo esto hay que hacerlo a fin de poder empezar la implementación activa de los pasos específicos a principios de julio», ha señalado Putin desde su residencia de Novo-Ogariovo, en las afueras de Moscú.

Con este plan, Rusia pretende «alcanzar un crecimiento económico sostenible a largo plazo por encima del nivel anterior a la crisis al final del período de recuperación» antes de que finalice 2021, según Mishustin. Putin quiere aprovechar este programa no solo para inyectar dinero en los bolsillos de los ciudadanos y las empresas, sino también para conseguir «cambios estructurales a largo plazo en la economía rusa».

Ha pedido también «trabajar sin descanso» para terminar el plan cuanto antes porque alguna de las medidas que incluye para apoyar a los ciudadanos y a las empresas se han diseñado para el segundo trimestre de este año. Es necesario, ha añadido, que la «economía, el empleo y los ingresos de los ciudadanos reciban en la segunda mitad del año un apoyo serio y efectivo para una recuperación segura», ha dicho el presidente.