Sanidad aconseja posponer vacunas a sanitarios y esenciales que hayan superado el coronavirus

Sociedad

Sanidad aconseja posponer vacunas a sanitarios y esenciales que hayan superado el coronavirus
Foto: David Borrat| EFE

La Comisión de Salud Pública ha recomendado que se posponga la vacunación del personal sanitario y de colectivos con función esencial en la sociedad, como policías, bomberos y docentes, de hasta 55 años que hayan superado el coronavirus, hasta que se cumplan los seis meses desde que fueron diagnosticados. Igualmente, ha aconsejado que las personas de estos colectivos que se hayan infectado tras haber recibido la primera dosis esperen seis meses antes de administrar la segunda.

Más detalles: este documento sugiere que aquellas personas que sufran inmunodepresión grave, enfermedad cardiovascular no controlada y enfermedad hepática, renal, metabólica/endocrina o neurológica graves, no reciban la vacuna de AstraZeneca. El que los ensayos clínicos valorados para su autorización no incluyesen personas con este tipo de enfermedades, ni a embarazadas, ha conducido a tomar esta decisión.

El Ministerio de Sanidad ha publicado este miércoles la Actualización 3 Estrategia de vacunación frente a COVID19 en España, donde se recogen los cambios planteados, aunque estos criterios ya se han aplicado para los sanitarios de primera línea en las anteriores actualizaciones de la estrategia.

El fármaco de AstraZeneca sí se administrará, tal y como decidió ayer la Comisión de Salud Pública, a las fuerzas y cuerpos de seguridad, bomberos; miembros de las Fuerzas Armadas y docentes, incluidos todos ellos en el grupo 6 de prioridad de la vacunación.

También los del grupo 3B, compuesto por el personal de los servicios de salud pública implicado en la gestión y respuesta a la pandemia que no se haya vacunado en el grupo 2, y al personal sanitario y sociosanitario no vacunado con anterioridad. En este último también está incluido el personal de servicios de inspección sanitaria , medicina legal y forense, consultas médicas privadas, servicios de ayuda a domicilio, centros de menores y centros de día o equivalentes así como estudiantes sanitarios y sociosanitarios que realicen prácticas clínicas. Asimismo, los fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales, personal de oficinas de farmacia, protésicos dentales, logopedas y personal de psicología clínica y trabajadores de instituciones penitenciarias.

El documento recuerda los grupos para los que están aconsejadas las otras dos vacunas disponibles en España: la de Pfizer/BioNTech y de Moderna, que tienen «características similares» y que se están administrando en residentes y personal sanitario y sociosanitario que trabaja en residencias de personas mayores y de atención a grandes dependientes, pertenecientes al grupo 1. También se están aplicando en personal de primera línea en el ámbito sanitario y sociosanitario (grupo 2), otro personal sanitario y sociosanitario (grupo 3) y grandes dependientes no institucionalizados (grupo 4).

Bajo este orden, Sanidad ha establecido que, tras ellos, serán las personas de 80 años en adelante (grupo 6) las que las reciban, ya en la segunda etapa de la campaña. Posteriormente, y a medida que se vaya disponiendo de vacunas, se incluirán otros grupos «comenzando por las personas entre 70 y 79 años», indica el documento.

Por otra parte, la comisión no recomienda pruebas serológicas antes de la vacunación y sostiene que estas recomendaciones son «provisionales, y podrían modificarse más adelante en función de las nuevas evidencias».

En cuanto a la eficacia de las vacunas disponibles frente a las nuevas variantes del virus, el documento subraya que «hasta la fecha los datos de laboratorio apuntan» a que «inducen respuestas de anticuerpos que mantienen su capacidad neutralizante».