Se cuadriplica en Japón el número de ancianos que entran en prisión en busca de un "hogar"

Mundo ethos

Se cuadriplica en Japón el número de ancianos que entran en prisión en busca de un "hogar"
Foto: KIM KYUNG-HOON

El número de ancianos que se encuentran encarcelados en Japón se ha cuadriplicado, a pesar de que la criminalidad ha disminuido de manera histórica en 2016, según los datos publicados este viernes en un estudio realizado por la Universidad de Keio, en Tokio, que recoge Efe. El informe revela que los ciudadanos de avanzada edad buscan un «hogar» en prisión.

Un total de 2.498 habitantes con una edad mayor a la de 65 años ingresaron en prisión el año pasado, una cifra cuatro veces mayor de los que fueron encarcelados en el año 1997, tal y como se indica en el ‘Libro blanco sobre el crimen’ publicado por el Ministerio de Justicia nipón.

La mayoría de los ancianos que cumplen condena en las cárceles niponas no tenían contacto con familiares, amigos o vecinos previamente a ser internados, según el estudio llevado a cabo en los centros penitenciarios nipones por el jurista de la Universidad de Keio, en Tokio, Tatsuya Ota.

Las bajas pensiones públicas, que son de unos 78.000 yenes (609 euros), impiden que las personas de más de 65 años obtengan unos servicios y productos básicos para sobrevivir, por lo que se ven obligados a buscar trabajo a tiempos parcial o a dedicarse a la delincuencia. A pesar de estos motivos, la criminalidad en Japón alcanzó en el año 2016 su menor cifra, al caer el números de delitos hasta menos de un millón por la disminución del número de robos producidos en el país.

Estas cifras son las más exitosas que ha conseguido el país en el período de posguerra y revelan, según el informe, unas «mejoras notables» en el índice de criminalidad. Además, el informe también hace referencia a la cifra de casos de abuso infantil, que se ha triplicado desde el año 2007, alcanzando los 1.041 abusos registrados en 2016.

La Universidad de Keio destaca los delitos contra menores y la violencia machista, para lo que se han de poner unas medidas que produzcan una mayor efectividad para prevenir la reincidencia. Japón es uno de los países con menos tasa de población penitenciaria del mundo, con una media de 47 reclusos por cada 100.000 habitantes.