The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Francia

Sale a la luz una nueva teoría sobre la muerte de Lady Di

Redacción TO
Última actualización: 10 Dic 2018, 7:48 pm CET
Foto: CHARLES PLATIAU | AP Foto

La investigación sobre la muerte de la la princesa Diana de Galés vuelve a estar en el punto de mira después de que dos periodistas de la revista francesa Paris Match hayan revelado que, además del exceso de velocidad y el elevado nivel de alcoholemia que presentaba el conductor, el coche en el que se trasladaban Lady Di y su novio, Dodi Al-Fayed, estaba averiado.

El próximo agosto se cumplirán 20 años de la muerte de la icónica princesa de Gales en un accidente de coche. Las teorías sobre un posible atentado o un caso de asesinato quedaron relegadas a un segundo plano después de que se probara que el chófer del vehículo conducía ebrio durante el trayecto. Sin embargo, Pascal Rostein Bruno Mouron y Jean-Michel Caradec’h, los reporteros de la revista avanzan una nueva teoría en su libro con los detalles de la investigación, que apunta a que la verdadera causa del accidente fue el propio Mercedes.

En ¿Quién mató a Lady Di?, los autores aportan que el Mercedes S280, propiedad del hotel Ritz, en el que iba la pareja, ya había tenido un accidente anterior, en el que, según ha explicado Rostain en una entrevista a la radio RTL , el vehículo “dio varias vueltas de campana, antes de quedar destruido. Después se obtuvo la autorización para que fuera reconvertido en un vehículo otra vez. El coche del Ritz era una chatarra y nunca se tenía que haber puesto en circulación de nuevo”.

Esta nueva información se basa en las declaraciones de un antiguo chófer del hotel, Karim Kazi, que ha afirmado que avisó a sus jefes del estado del coche. “A partir de los 60 kilómetros por hora es imposible controlarlo”, explicó Kazi en un documental emitido el martes en el canal francés M6.

Aún así, esto no exculpa al conductor, Henir Paul, que no tenía permiso para conducir coches de lujo y tenía restos de varios medicamentos en sangre, además de dar positivo en el test de alcoholemia. Rostain ha asegurado que, para escribir el libro, han contrastado todas las posibles teorías conspiratorias que rodeaban el accidente, incluida la del asesinato urdido por la Casa Real, interesada que acabar con la vida de la por entonces ex mujer del príncipe Carlos de Inglaterra, pero que las ha desechado por falta de pruebas. “El caso está cerrado. Creo y espero que su luto haya terminado”, ha concluido.