Publicidad

España

Mark Zuckerberg pide disculpas ante el Senado de EEUU por el caso de Cambridge Analytica

Mark Zuckerberg, fundador y presidente de Facebook, se encuentra el martes en el centro de atención del Congreso de Estados Unidos

Mark Zuckerberg pide disculpas ante el Senado de EEUU por el caso de Cambridge Analytica

Mark Zuckerberg, fundador y presidente de Facebook, se ha convertido este martes en el centro de atención del Senado de Estados Unidos; algo inédito para este joven multimillonario de 33 años que siempre ha procurado mantenerse alejado de la atención pública. Después de asegurar en privado a los senadores que su compañía reforzará los controles de seguridad para evitar situaciones como la de Cambridge Analytica, se ha sometido en el Congreso a un interrogatorio de dos días -muy mediático-, y posiblemente fundamental para el futuro de la enorme compañía de redes sociales que creó a los 19 años en su habitación de estudiante en la Universidad de Harvard.

Zuckerberg tuvo encuentros con senadores en reuniones a puerta cerrada el lunes y anticipó que daría una disculpa pública ante el Congreso donde explicaría cómo los datos de al menos 87 millones de usuarios de Facebook fueron a parar a la firma británica Cambridge Analytica (CA), empresa de datos vinculada a la campaña presidencial de Donald Trump en 2016. Zuckerberg ha testificado ante una audiencia conjunta de los comités Judicial y de Comercio del Senado este martes y se presentará ante una representación del Comité de Energía y Comercio de la Cámara el miércoles.

La audiencia

La primera intervención de este martes la ha hecho el jefe del comité de Comercio, John Thune, un republicano que ha señalado que Facebook representa el “Sueño Americano” pero que no debe convertirse en una pesadilla para la privacidad. “Nos enfrentamos a difíciles preguntas sobre privacidad y democracia”, ha comenzado diciendo Mark Zuckerberg quien ha añadido que Facebook es una empresa que busca acercar a las personas. También ha afirmado que lo sucedido fue un error persona suyo y que debe repararlo.

El magnate ha destacado lo que considera importantes logros que se han alcanzado gracias al apoyo de su red social. “La marcha por nuestras vidas (del movimiento #NeverAgain) y la de #MeToo han sido organizadas, sobre todo, a través de Facebook”, ha sostenido. “CA accedió de manera inapropiada a la información de millones de personas”, ha continuado, recordando que la prioridad de Facebook es “social”, “mantener a la gente unida”. 

Mark Zuckerberg pide disculpas ante el Congreso de EEUU por el caso de Cambridge Analytica
Foto: U.S. Senate

Zuckerberg ha cambiado algunas cosas de su declaración escrita que fue publicada por los comités el lunes. Ha explicado que actualmente se están investigando miles de aplicaciones que funcionaban en su plataforma y que mantendrán informado al Congreso. Por su parte, Cambridge Analytica ha respondido en Twitter a las acusaciones de haber pirateado presuntamente los datos de los usuarios de Facebook, diciendo que ha instruido a sus abogados para que inicien procesos contra cualquier medio que haga afirmaciones falsas.

Zuckerberg ha declarado ante los senadores que Facebook pidió a las compañías involucradas en el reciente escándalo que eliminaran los datos de las personas y ha dicho que las compañías accedieron a hacerlo.  Algunos representantes han insistido en que no comprenden el modelo de negocio de Facebook. Él ha defendido que la única forma que usa la red social para ganar dinero es a través de su plataforma de anuncios basada en datos que sirve publicidad dirigida, o mediante un servicio de pago. Además, ha insistido en que siempre habrá una red gratis porque en eso se basa su prioridad social.

Sobre esto, el senador Orrin Hatch, republicano de Utah, ha manifestado sobre el modelo de negocio de la empresa tecnológica que «nada en la vida es gratis». También le ha preguntado a Zuckerberg qué tipo de regulaciones apoyaría. El joven ha mencionado que es importante que las políticas de datos sean comprensibles para las personas, pero ha advertido de que demasiadas regulaciones en cuestiones de tecnología, como el reconocimiento facial, podrían «suponer un atraso de Estados Unidos con respecto a China y a otros países».

Por su parte, la senadora Maria Cantwell ha conseguido que Zuckerberg se comprometa a averiguar si los empleados de su empresa trabajaron directamente con los empleados de Cambridge Analytica durante la campaña de Trump.

Además, ha reconocido que sus auxiliares «trabajan» con el equipo del fiscal especial estadounidense que investiga la presunto injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016. «Nuestro trabajo con el fiscal especial es confidencial», dijo Zuckerberg ante el Senado.

Cuando le han preguntado sobre los competidores directos de su compañía, ha empezado a hablar de «tres categorías». Ante esto, un senador le ha respondido que pareciera no existir un competidor directo. “Los estadounidenses usan ocho apps distintas para comunicarse con sus amigos y familiares», ha puntalizado Zuckerberg.

«Un tímido e introvertido» magnate

Descrito como «tímido e introvertido» por la número dos de la red social, Sheryl Sandberg, desde que comenzó todo el escándalo de Cambridge Analytica, Zuckerberg se vio obligado a aparecer en primera línea para defender la integridad de la empresa. En los primeros días del caso, a mediados de marzo, optó por el silencio, pero tuvo que pedir disculpas a 2.000 millones de usuarios. En aquella ocasión el CEO de Facebook se había comprometido a través de su página de esta red social a tomar medidas para proteger los datos de los usuarios de la plataforma y dijo que él era el “responsable final de todo lo que sucede” allí.

“Tenemos la responsabilidad de proteger sus datos, y si no podemos, entonces no merecemos atenderlo. He estado trabajando para comprender exactamente qué sucedió y cómo asegurarme de que esto no vuelva a ocurrir”, expresó. Artífice del éxito de Facebook, negándose a ceder un ápice de poder, Zuckerberg representa a su compañía y, en consecuencia, es quien soporta los golpes, como recientemente ilustró la portada de la revista Wired, que presentó al joven cubierto de hematomas, como si hubiera recibido una paliza. Zuckerberg, quien sigue vistiendo informalmente a pesar de contar con una fortuna estimada por la revista Forbes en unos 64.000 millones de dólares, «no se ocupó de los problemas de fondo», afirma Wired.

Recompensa para los afectados

Su compañía también ha anunciado este martes que ofrecerá una recompensa a quienes denuncien un mal uso de información privada de sus usuarios, como parte de sus esfuerzos para mejorar la protección de esos datos. La empresa «premiará a personas con conocimiento directo y pruebas de casos en los que una aplicación de la plataforma de Facebook recolecte y transfiera datos de los usuarios a terceros para su venta, robo, estafas o influencia política», ha apuntado el jefe de seguridad de productos de la firma, Collin Greene.

El funcionario ha dicho que el programa estaba inspirado en las recompensas ofrecidas a usuarios de Facebook u otras redes sociales que logren detectar fallos de seguridad en la plataforma. El valor del premio estará «basado en el impacto de cada informe», dijo Greene, con un mínimo de 500 dólares para casos verificados que afecten a 10.000 personas o más. «Aunque no hay un valor máximo, informes sobre fallos de seguridad han representado hasta 40.000 dólares», ha añadido.

También te puede interesar

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D