Sony y ANA crearán robots con control remoto para limitar el contacto humano

Sociedad

Sony y ANA crearán robots con control remoto para limitar el contacto humano

La firma Sony y el grupo de la aerolínea nipona ANA han anunciado este lunes un acuerdo para desarrollar conjuntamente robots controlados remotamente por personas para usarlos, entre otros, en casos en los que el contacto humano está limitado.

La pandemia de coronavirus ha llevado a los gobiernos e investigadores a buscar maneras de implementar el distanciamiento social, una medida de prevención necesaria para evitar la propagación de la COVID-19. Estos robots quieren ser una solución para evitar lugares o situaciones en las que habitualmente hay un gran número de personas.

Estos robots de nueva generación, que en imágenes facilitadas por las empresas aparecen como unos autómatas con una pantalla incorporada en la que se ve a la persona que lo maneja por control remoto, podrían ser usados desde casa para ir al trabajo, comprar o realizar otras tareas diarias, según informan Sony y ANA en un comunicado conjunto.

«Se espera que haya una demanda creciente de varias soluciones remotas robóticas que puedan realizar tareas físicas, especialmente en ambientes de alto riesgo y situaciones en las que el contacto humano y el movimiento están restringidos», explica el primer ejecutivo de Sony AI Inc., Hiroaki Kitano, en declaraciones facilitadas por su compañía.

Las empresas desarrolladoras esperan que estos robots jueguen un papel central en situaciones en las que no puedan actuar ni personas con dificultades para realizar tareas físicas ni las inteligencias artificiales autónomas. «Los avatares o robots controlados remotamente permiten muchos tipos de trabajo y comunicaciones sin la presencia física de humanos», ha dicho Kitano, que asegura que el objetivo de su empresa es establecer «un nuevo fundamento social» para estos robots «y subir el nivel de vida social».

Sony AI, dedicada a la inteligencia artificial y tecnología robótica, y Avatarin, compañía propiedad de ANA especializada en el mismo sector, son las empresas encargadas de cooperar para acelerar este desarrollo, que precisará combinar también tecnologías como los sensores, la interacción con el usuario o las redes comunicativas de alta velocidad.