Suspendido el amistoso entre Argentina e Israel que se iba a disputar en Jerusalén

Por: The Objective

General
Suspendido el amistoso entre Argentina e Israel que se iba a disputar en Jerusalén
Foto: ALBERT GEA| Reuters

El partido amistoso que debían disputar el sábado en Jerusalén las selecciones de Argentina e Israel —el último preparatorio antes del debut de Argentina en el Mundial de Rusia— se ha suspendido. La cancelación del encuentro se ha producido en respuesta a diversas protestas de grupos pro-palestinos y después de que el presidente de la Federación Palestina de Fútbol (FPF), Yibril Rajub, solicitara el pasado domingo al equipo capitaneado por Messi que no participase en el evento. Rajub ha considerado que participar en el partido constituiría la normalización de la ocupación de Jerusalén, tomada por Israel desde 1967, anexionada de manera unilateral en 1980 y reivindicada por los palestinos como futura capital de su Estado.

Tras conocer la decisión, la FPF ha felicitado a los jugadores del equipo argentino por negarse a ser utilizados como «una herramienta de chantaje político». Por su parte, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha llamado a Mauricio Macri con la intención de evitar la cancelación, pero la gestión no ha tenido éxito.

Medios locales han asegurado que el partido se ha cancelado porque Rajoub amenazó con quemar camisetas del jugador argentino en caso de que finalmente jugara el partido, y la embajada de Israel en Buenos Aires ha explicado que la suspensión del encuentro se debe a «amenazas y provocaciones a Messi, que han suscitado la solidaridad de sus pares y el temor a participar en el amistoso». Sin embargo, fuentes presidenciales palestinas han desmentido esta versión y han aclarado que Rajub solo advirtió de que si el argentino disputaba el partido podría perder el apoyo de muchos hinchas de la región.

El pasado martes unas 30 personas se concentraron frente a la Ciudad Deportiva Joan Gamper en Barcelona, donde se encuentra concentrada la selección de Argentina. «Messi, no vayas», le gritaron los manifestantes al capitán argentino, mientras exhibían camisetas albicelestes manchadas de sangre.

El partido debía disputarse en Teddy Kollek, un estadio situado en Al Malha y construido sobre una aldea destruida. Así lo ha denunciado un grupo de 70 niños refugiados «forzadamente desplazados» de dicha localidad, que enviaron el lunes una carta a Messi pidiéndole que no normalizara la relación con Israel con su participación en el evento.

La Asociación del Fútbol Argentino ha evitado formular comentarios. Aun así, la prensa local ha asegurado que se está buscando un rival alternativo, entre los que se barajan equipos de Malta o San Marino, informa Efe.