Tarragona retira la medalla de oro al rey Juan Carlos I

Política y conflictos

Tarragona retira la medalla de oro al rey Juan Carlos I
Foto: Daniel Ochoa de Olza| AP Photo

El pleno municipal del Ayuntamiento de Tarragona ha aprobado retirar la medalla de oro de la ciudad al rey emérito, Juan Carlos I, que el municipio catalán le había otorgado hace más de 24 años. La reunión, que ha tenido lugar de manera telemática, se ha saldado con una amplia mayoría en esa «instrucción del expediente para la retirada de la medalla de la ciudad al rey emérito».

Lo más importante: la medalla fue otorgada en 1996 bajo el mandato del convergente Joan Miquel Nadal. Ahora, el equipo de Gobierno (ERC-En Comú Podem) y los grupos municipales del PSC, Junts x Tarragona y la CUP han votado a favor de retirar la distinción. Mientras, el grupo municipal de Ciudadanos se ha abstenido y el PP se ha opuesto. El acuerdo ha indicado que los motivos que llevaron al pleno a conceder este reconocimiento han desaparecido a raíz de la huida y los diversos escándalos de supuesta corrupción que afectan al rey emérito. 

El acuerdo aprobado se expondrá ahora públicamente —al Parlamento de Cataluña, el Congreso de los Diputados y la Casa Real— y tras ese período volverá a pasar por el pleno para que se revoque definitivamente el acuerdo tomado el 13 de mayo de 1996 que concedía la distinción a Juan Carlos I.

El alcalde de Tarragona, Pau Ricomà (ERC), ha señalado que en los últimos meses las informaciones vinculadas a Juan Carlos I son «actos de presunta corrupción» que «dañan profundamente la imagen de todo lo que representa». Estos sucesos, «investigados por la Justicia de otros países», van «más allá de su vida privada» y «afectan a la vida de las instituciones públicas, su credibilidad y a la confianza». Por estos motivos se retira la máxima distinción a quien «ya ha demostrado no merecerla», ha concluido.

El regidor de la ciudad también ha destacado que este pleno ha significado «un acto de dignidad» en el que la «la decencia y la dignidad de la ciudad han quedado por encima de las opiniones políticas de cada uno».