Donald Trump califica de "gran reunión" el encuentro con Kim Jong-un en Hanoi

Política y conflictos

Donald Trump califica de "gran reunión" el encuentro con Kim Jong-un en Hanoi
Foto: SAUL LOEB

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, han inaugurado este miércoles en Hanói, Vietnam, su segunda cumbre después de ocho meses de su primer encuentro histórico en Singapur. Un encuentro que Trump ha calificado en Twitter de «Gran reunión». Se espera que la declaración que resulte de esta cumbre sirva para impulsar el proceso de desnuclearización que se planteó en Singapur, y que apenas ha cosechado avances ante la falta de una hoja de ruta.

Durante una breve alocución a la prensa, el mandatario estadounidense ha expresado su esperanza de que «esta cumbre sea tan exitosa como la primera», mientras que el líder norcoreano, por su parte, ha declarado que también espera que el encuentro logre resultados «excelentes».

Después de su primer saludo, los líderes se han reunido cara a cara para mantener una conversación de 20 minutos, tras lo cual han compartido una cena en el hotel Sofitel Legend Metropole. En el encuentro, Trump ha destacado que Corea del Norte tiene un potencial económico «tremendo, increíble, ilimitado» y ha prometido que ayudaría al Gobierno de Pionyang a aprovecharlo si prosperan las negociaciones sobre la desnuclearización del hermético país asiático, informa Efe.

Por su parte, Kim ha dicho estar «seguro» de que la cumbre «tendrá un buen resultado» y ha destacado que ambas partes han logrado «superar obstáculos y estar aquí hoy», algo que, según él, ha requerido «mucha paciencia y esfuerzo».

La cena, que ha durado una hora y 45 minutos, ha tenido lugar en un ambiente aparentemente desenfadado y con un aire casi íntimo, en contraste con el nerviosismo inicial y el tono serio que caracterizó buena parte de su primera cumbre, a mediados de 2018. Ambos se han sentado el uno al lado del otro –no frente a frente, como en el almuerzo de entonces en Singapur– en una pequeña mesa redonda dispuesta para ellos y sus seis acompañantes.

A su lado han cenado sus respectivas traductoras, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, el jefe de gabinete en funciones de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, el canciller norcoreano, Ri Yong-ho, y el principal responsable de inteligencia de Pionyang, Kim Yong-chol.

Este jueves, ambos mandatarios mantendrán un segundo encuentro a solas en el Sofitel Metropole, esta vez de 45 minutos, tras el que Trump ofrecerá una rueda de prensa, según ha informado la Casa Blanca, que también ha precisado que ambos líderes participarán en la firma de un acuerdo conjunto, del que no ha dado detalles.

En ese sentido, se cree que Corea del Norte podría ofrecer un desarme parcial centrado en su complejo nuclear de Yongbyon, donde produce su combustible para bombas atómicas y el cual Kim ya se ofreció a desmantelar «permanentemente» a cambio de «medidas correspondientes» de la Casa Blanca, informa Efe.

Esas medidas podrían pasar por una relajación de sanciones que permita revivir proyectos de cooperación económica entre las dos Coreas, y una declaración política para dar portazo a la Guerra de Corea (1950-53), que concluyó con un alto el fuego y no un tratado de paz.

Al ser preguntado por la posibilidad de que ambos países firmen alguna declaración de paz bilateral, Trump se limitó a contestar «ya veremos», aunque en todo caso no ha cerrado la puerta a rubricar un documento que podría ayudar a poner fin a la guerra que ambos países se declararon hace casi ya 70 años.