Un bulo sobre el Ingreso Mínimo Vital provoca largas colas y aglomeraciones en varios ayuntamientos de Huelva

Mundo ethos

Un bulo sobre el Ingreso Mínimo Vital provoca largas colas y aglomeraciones en varios ayuntamientos de Huelva

Varios ayuntamientos freseros de la provincia de Huelva llevan varios días sufriendo largas colas de inmigrantes ilegales o con permiso de trabajo temporal –con los riesgos de salud que esto puedo acarrear como consecuencia de la pandemia– debido a un bulo sobre el Ingreso Mínimo Vital que les ha hecho creer que si se empadronan en esos municipios tendrán acceso a la ayuda.

Lo más importante: según denuncian desde la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) estas personas no entienden ni hablan bien castellano, por lo que pueden estar siendo engañadas por gente que las acompaña hasta allí cobrándoles por el desplazamiento, las fotocopias, y unos documentos de inscripción que realmente son gratuitos y cualquier persona con acceso a internet puede descargar. Además, estos trabajadores no pueden cobrar el Ingreso Mimo Vital dado que tienen un permiso temporal de residencia y trabajo y eso es incompatible con lo que les prometen.

Desde la UPA tampoco entienden que no se explique esta situación a estas personas y que se les esté recogiendo las solicitudes cumplimentadas (muchas de ellas con domicilios falsos) por parte de los ayuntamientos, informa el Diario de Huelva.

El colectivo agrícola hace un llamamiento a la responsabilidad social e institucional en la parte que le toca a cada uno, porque, dice, “estamos en un momento en el que crear o favorecer aglomeraciones de este tipo es muy peligroso a nivel sanitario y es una vergüenza aprovecharse de la falta de información de estas personas o no ayudarla”.

En este sentido cabe recordar que la mayoría de las personas que se agolpan a las puertas de los ayuntamientos, como de Palos de la Frontera o Lucena del Puerto, son trabajadores irregulare o trabajadoras que han sido contratadas en origen. Sin embargo, entre los requisitos para acceder a esta ayuda está el de haber tenido «residencia continuada e ininterrumpida en España durante al menos el año anterior a la presentación de la solicitud, y residencia legal en nuestro país en el caso de ciudadanos y ciudadanas extranjeras». –Más de 7.000 temporeras marroquíes permanecen atrapadas en la provincia de Huelva sin que parezca que a corto plazo vayan a poder a regresar a su país, que mantiene las fronteras cerradas–.