Un cura de EEUU ofrece confesiones desde el coche tras el cierre de iglesias

Sociedad

Un cura de EEUU ofrece confesiones desde el coche tras el cierre de iglesias
Foto: Rob Carr

Para comprar comida rápida o medicamentos: las ventanillas para hacer pedidos desde el automóvil. Y ahora, por la pandemia del coronavirus, tienen otro servicio en su lista: las confesiones católicas. Con su iglesia cerrada debido al brote, el sacerdote Scott Holmer ha recurrido a este método para que los fieles puedan confesarse en estos tiempos de crisis.

Todos los días excepto el domingo, y si el clima lo permite, se sienta en una silla de madera con su túnica sacerdotal en el estacionamiento de su capilla en Maryland y realiza una confesión y bendición sin contacto. Conos de tráfico y un letrero guían a los vehículos fuera de la St Edwards Church en Bowie, un pequeño pueblo a unos 20 kilómetros de Washington DC. Los conductores bajan sus ventanillas y confiesan sus pecados al padre Holmer, quien, después de algunas palabras de aliento, otorga la absolución.

Al sacerdote se le ocurrió la idea la semana pasada después de ver a Corea del Sur organizar pruebas de coronavirus a los automovilistas. Dice que «la diócesis canceló todas las misas para frenar la propagación de la infección», pero detalla que había dudas sobre qué se haría con las confesiones.

«Así que dije: ‘Me pondré en el aparcamiento y de esa manera puedo evitar contagiarme y la gente puede evitar cualquier transmisión‘. Es al aire libre, por lo que hay un flujo de aire y todas esas cosas buenas». Holmer se encarga de mantener una distancia segura entre él y sus feligreses, a quienes les pide que se queden en sus vehículos.

Para parejas o familias, cada persona se turna para sentarse en el asiento del conductor. Y para aquellos que quieren una confesiones anónimas, el sacerdote se cubre los ojos.

En el tercer viernes antes de la Cuaresma, un día de ayuno y arrepentimiento, la fila de coches se alarga rápidamente y un estudiante de seminario hace de guardia de tráfico. «Es extraño pensar en lo espiritual y lo físico al mismo tiempo», admite el sacerdote. «No quieres que las personas se escuchen entre sí, así que tenemos que mantener los coches a cierta distancia«, justifica.

«Dios está con nosotros»

Asegura que las personas se han mostrado muy agradecidas de ser capaces de recibir el sacramento. «La gente está muy feliz de ver que aún podemos estar a su lado, incluso si no podemos celebrar misa», dice el cura. «Hay más gratitud que temor. Cuando conducen hacia el sacerdote, sienten que Dios está con nosotros».

El padre Holmer dice que no cree haber sido infectado con el virus que está causando bloqueos masivos y distanciamiento social en todo el mundo. De 40 años, no está en el grupo de mayor riesgo. «Si me contagio, me pondré en cuarentena. Me confesé la semana pasada, así que estoy listo», dice con una sonrisa.

Mientras esperaba su turno al volante de su automóvil, Steven Irving elogiaba la «gran idea» del cura. «Tenemos un sacerdote joven, enérgico e innovador», cuenta Irving, un hombre de unos sesenta años que va con su esposa. «Hoy he tenido la oportunidad de cumplir con mis obligaciones religiosas» durante la cuaresma.

El sacerdote planea continuar con sus confesiones hasta que la iglesia vuelva a abrir. Pero echa de menos la conexión directa con sus feligreses. «No poder estar físicamente presente es horrible», dice.