Un día para la historia: la de fútbol es ya la primera liga femenina profesional en España

Por: The Objective

Lifestyle
Un día para la historia: la de fútbol es ya la primera liga femenina profesional en España
Foto: Bjorn Larsson Rosvall| Reuters

La Comisión Directiva del Consejo Superior de Deportes (CSD) ha aprobado este martes la profesionalización del fútbol femenino. Una decisión que llega después de que el presidente, José Manuel Franco, y el director general, Albert Soler, se hayan visto con los clubes implicados, la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF), la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), LaLiga, y todos los agentes que de forma directa o indirecta tienen que ver con el futuro desarrollo de la competición.

Por qué es importante: «Hoy saldamos una deuda histórica. Con las mujeres futbolistas, pero también con todo el colectivo de mujeres deportistas históricamente discriminadas simplemente por su género. La profesionalización era necesaria, es justa y será un éxito. Vamos a contar con una de las mejores ligas de fútbol femenino del mundo, y lo vamos a hacer acordando los términos de la futura competición con todos los agentes del ámbito deportivo», ha asegurado el presidente del CSD.

Esta es la tercera liga profesional en España después del fútbol masculino (Primera y Segunda División) y el baloncesto masculino (ACB), por lo que el fútbol es el primer deporte femenino que alcanza la profesionalización. En las próximas semanas, cuando se clarifique la composición de la competición para el año que viene, Franco convocará a los clubes que formarán parte de esta Primera División de Fútbol Femenino.

La competición constará de 16 clubes (actualmente hay 18 en la competición femenina) con un formato inspirado en su contraparte masculina. El CSD se encargará de supervisar la competición durante un periodo de transición hasta 2024 a través de un convenio de coordinación con la Federación Española de Fútbol (RFEF) y los clubes. La ACFF será la organizadora de la competición, aunque la próxima temporada lo hará bajo el paraguas de la RFEF y los próximos tres años con la supervisión del CSD, que tendrá potestad legal para alcanzar soluciones y desbloquear las negociaciones entre las partes. Los estatutos, que deben tener la aprobación del CSD, pueden contar con la colaboración de la RFEF, que podría participar en calendario, ascensos y descensos, plazas de jugadoras extranjeras, arbitraje y órganos disciplinarios, como pasa en la masculina. Además, cambiará la nomenclatura de la competición de Primera Iberdrola a Liga Ellas.

En cuanto a los derechos audiovisuales, estos se abordarán esta temporada para llegar a un acuerdo para 2022, cuando expiran los contratos con la productora Mediapro y el programa Élite, que tienen repartidos los derechos en dos paquetes. Al ser una liga profesional, una comercializadora independiente tendrá que trabajar por la adjudicación de los derechos audiovisuales en una venta conjunta (como ya sucede en el fútbol masculino).

La profesionalización, eso sí, no implica el cambio en las condiciones laborales, aunque estará sobre la mesa en las negociaciones. Según la Ley del Deporte de 1990 es necesario que una liga cumpla dos requisitos para poder ser declarada profesional: existencia de relaciones laborales y la importancia y dimensión económica de la competición. Por ello, el I Convenio para las futbolistas que llegó al BOE en agosto de 2020 seguirá vigente.