Un hombre con un hacha hiere a ocho personas en un posible ataque terrorista en Suecia

Sociedad

Un hombre con un hacha hiere a ocho personas en un posible ataque terrorista en Suecia
Foto: Mikael FRITZON| AFP

Un hombre armado con un hacha atacó e hirió a ocho personas en Vetlanda, sur de Suecia, en lo que las autoridades han llamado un presunto crimen terrorista. Ocho personas resultaron heridas, cinco de ellas de gravedad, según la policía. El presunto atacante, un hombre de unos 20 años, resultó herido en una pierna por los disparos de la policía y posteriormente detenido.

Lo más importante: la vida de tres de las víctimas corre peligro y otras dos están graves, según el balance dado la noche del miércoles por el hospital en el que están siendo atendidas, en Jönköping, capital de la región. Las otras tres víctimas revisten heridas leves o moderadas.

En un primer momento, la policía descartó la pista terrorista pero luego rectificó e indicó que sospechaba que era un «crimen terrorista» y un «intento de asesinato».

«Hay detalles de la investigación que hacen que trabajemos sobre posibles motivaciones terroristas. Pero no puedo precisar de qué se trata», indicó Malena Grant, jefe de la policía de la región de Jönköping en una rueda de prensa el miércoles por la noche, donde, sobre todo, quisieron mantener la prudencia.

Por su parte, el sospechoso, que fue hospitalizado a causa de sus heridas, pero no ha podido ser aún interrogado, estaba fichado por la policía por delitos menores y es un residente de la región, según las autoridades, que no precisaron su nacionalidad, y apuntaron que cometió el ataque con un «arma cortante».

El primer ministro sueco, Stefan Löfven, se ha pronunciado a través de redes sociales condenando «este acto terrible». «Afrontamos esos actos atroces con la fuerza colectiva de la sociedad». La policía «evalúa permanentemente si se necesitan tomar medidas de seguridad y estamos dispuestos a hacerlo si es necesario», ha agregado.

La policía y los servicios de inteligencia suecos, Säpo, colaboran en el caso, pero de momento es la policía la que dirige las pesquisas.

Los servicios de inteligencia suecos consideran la amenaza terrorista como elevada y se suelen efectuar ajustes con regularidad, sobre todo después de los últimos atentados cometidos en territorio europeo. Por su parte, el país ha sufrido dos atentados en los últimos años. En 2017, un solicitante de asilo uzbeko que vio rechazada su demanda mató a cinco personas al embestirlas con un camión robado en Estocolmo. Fue condenado a cadena perpetua en junio de 2018; y en diciembre de 2010 un hombre intentó un ataque suicida con bomba también en la capital, pero solo causó heridos leves.