Un rinoceronte boca arriba o cómo un orgasmo descongestiona la nariz, los premios Ig Nobel

Futuro

Un rinoceronte boca arriba o cómo un orgasmo descongestiona la nariz, los premios Ig Nobel
Foto: | Namibia Industry of Environment

Que es más seguro transportar a un rinoceronte boca arriba, que las personas podrían haber comenzado a dejarse barba para amortiguar el impacto de los golpes o que un orgasmo descongestiona la nariz son algunas de las investigaciones premiadas en los Ig Nobel de este año.

En contexto: los Ig Nobel premian los logros más inusuales en la ciencia y las humanidades. Su objetivo es hacer reír al público e invitar a la reflexión y son presentados por ganadores del premio Nobel. Generalmente se entregan en el Teatro Sanders de la Universidad de Harvard, pero este año es la segunda vez que se han celebrado online.

Los ganadores reciben un trofeo de papel para que monten ellos mismos y un billete de 10 trillones de dólares de Zimbabue, una moneda de poquísimo valor y ya desaparecida.

El hallazgo de que las personas podrían haber comenzado a dejarse barba para amortiguar el impacto de los golpes ha recibido el premio de la paz. La sueca Susanne Schotz ha ganado el premio de biología por analizar variaciones de los «ronroneos, gorjeos, parloteos, trinos, murmullos, maullidos, gemidos, chillidos, silbidos, aullidos, gruñidos y otros modos de comunicación entre gatos y humanos», e incluso hizo en la gala una demostración de algunos de los sonidos que estudió.

El galardón de economía ha sido para Pavlo Blavatskyy, por descubrir que la obesidad de los políticos de un país puede ser un buen indicador de la corrupción de ese país. Y el de medicina para Olcay Cem Bulut, Dare Oladokun, Burkard Lippert y Ralph Hohenberger, por demostrar que los orgasmos pueden ser tan eficaces como los medicamentos descongestionantes para mejorar la respiración nasal.

El Ig Nobel de transporte lo han obtenido Robin Radcliffe, Mark Jago, Peter Morkel, Estelle Morkel, Pierre du Preez, Piet Beytell, Birgit Kotting, Bakker Manuel, Jan Hendrik du Preez, Michele Miller, Julia Felippe, Stephen Parry y Robin Gleed, por determinar mediante un experimento si es más seguro transportar un rinoceronte por el aire boca arriba.