Una británica diseña una silla para acabar con el 'manspreading'

Mundo ethos

Una británica diseña una silla para acabar con el 'manspreading'

Una estudiante ha diseñado una silla que se rebela contra un fenómeno habitual en autobuses y metros: el manspreading. ¿En qué consiste tal fenómeno? En hombres que se abren de piernas sin reparar en la imagen que crean y la incomodidad que provocan a su alrededor.

Laila Laurel, la alumna de 23 años de la Universidad de Brighton que ha diseñado este asiento especial, ha ganado en Londres el premio Belmond a Nuevo Diseño con este producto que ha llamado Una solución al manspreading. «Estoy completamente asombrada pero feliz por haber ganado», ha declarado Laurel, tal y como recoge el diario británico The Independent. La inspiración, ha dicho, le alcanzó por sufrir a tantos hombres que «vulneraban» su espacio en sitios públicos.

La silla, desde luego, tiene una particularidad: dos topes que obligan a quien se sienta en ella a mantener las piernas cerradas.

«Con este juego de sillas espero llamar la atención y promover un debate sobre ello», ha manifestado la joven. Los jueces, por su parte, defienden que se trata de un diseño «audaz» con un propósito importante: explorar la importancia del diseño en los espacios públicos, atender a los comportamientos sociales y abordar los problemas de nuestra sociedad en estos días.