Una ola de aire polar trae intensas nevadas y bajada generalizada de las temperaturas

Energía y medioambiente

Una ola de aire polar trae intensas nevadas y bajada generalizada de las temperaturas
Foto: ALVARO BARRIENTOS

Una masa de aire marítimo polar dejará en los próximos días una situación muy invernal, con un descenso generalizado de las temperaturas e intensas nevadas en el norte peninsular, en cotas de 300 a 500 metros, y que se prolongará, al menos, hasta el fin de semana, informa la Agencia Española de Meteorología (Aemet).

Se producirá un «cambio brusco» del tiempo debido a la entrada de viento del norte, muy frío y húmedo, que generará un fuerte enfriamiento de la atmósfera entre el jueves y el viernes, y un descenso importante de la cota de nieve, ha explicado Delia Serrano, portavoz de Aemet, a la agencia Efe.

El episodio de nevadas «puede ser muy importante», ha manifestado la meteoróloga para detallar que las zonas más afectadas por esta situación invernal serán las comunidades de Asturias, Castilla y León, Cantabria, País Vasco y Navarra donde se prevén las mayores acumulaciones.

Ante esta situación y desde mañana, la agencia mantiene activado el aviso rojo (riesgo extremo) en Cantabria y en Asturias por nevadas que acumularán entre 20 y 30 centímetros por encima de los 500-600 metros, y más de 40 centímetros por encima de los 1.000 metros, de forma ocasional, en cotas inferiores.

En el País Vasco, Navarra y en las provincias de Burgos, León y Palencia (Castilla y León) la alerta es naranja (riesgo importante) también por nevadas entre los 500 y 700 metros que en puntos de a cordillera cantábrica dejarán 20 centímetros en 12 horas .

En La Rioja, Galicia, Cataluña y las Islas Canarias está activado el aviso amarillo (riesgo) por lluvia, nieve o fuerte oleaje.

El viernes, todo apunta a que la situación invernal se intensificará, y la cota de nieve estará por debajo de los 700 metros en toda la mitad norte y en zonas del este peninsular, lo que volverá a activar el aviso rojo en Cantabria y Asturias, y el naranja en las comunidades de Castilla y León, Navarra y País Vasco.

En cuanto a las temperaturas, la portavoz ha señalado que el aire del norte propiciará un descenso generalizado que puede llegar a ser muy acusado en numerosas provincias.

En ciudades del centro peninsular como Madrid se prevé que las máximas se sitúen sobre los 8 grados y las mínimas bajen hasta los 0 y 2 grados.

En el resto de España, y por capitales de provincias, las nocturnas bajará hasta los -4ºC y -2 ºC en casi toda Castilla y León mientras que por el día, los valores seguirán altos en zonas del sur, este y oeste peninsular donde Sevilla y Jaén registrarán alrededor de 18 grados y en el Levante 15 grados.

El viernes la cota de nieve se situará en los Pirineos, Cantábrico oriental y alto Ebro en unos 300/600 metros subiendo a 700/900 metros, excepto en Pirineos, y en el resto de la mitad norte estará entre 400/700 metros subiendo a 600/900 metros en los Sistemas Central e Ibérico.

En las sierras del sureste la cota oscilará entre 500/800 metros y en Baleares descenderá hasta quedarse en 600/800 metros.

Durante este día, las temperaturas diurnas bajarán en las Islas Baleares, en la mitad sur peninsular, y montañas del norte peninsular mientras que en las Canarias seguirán con valores inferiores a los normales en estas fechas.

La portavoz ha hecho hincapié en la necesidad de «seguir atentamente» todas las actualizaciones que emita la Agencia de Meteorología debido a que en un episodio de intensas nevadas como este, la situación puede cambiar drásticamente en apenas unas horas.