Una secta surcoreana dona el plasma de los recuperados de coronavirus tras ayudar a propagarlo

Por: AFP

Sociedad
Una secta surcoreana dona el plasma de los recuperados de coronavirus tras ayudar a propagarlo
Foto: JUNG YEON-JE| AFP

Cerca de 200 miembros de una controvertida iglesia surcoreana, considerada una secta religiosa, recuperados del coronavirus, han donado su plasma sanguíneo para la investigación de un tratamiento contra la COVID-19. Lo han hecho como una manera de reconciliarse, según han explicado, después de que su congregación contribuyera a propagar el virus en febrero en el país.

En contexto: la iglesia Shincheonji de Jesús, considerada una secta, estuvo en el centro del primer brote de coronavirus en Corea del Sur, con más de 5.000 contagios entre sus miembros. Ahora, han pedido disculpas y mas de 1.000 miembros han prometido donar su plasma para investigar sobre el potencial como tratamiento de la transfusión de plasma de pacientes curados a personas enfermas de coronavirus. 

Los fieles de esta iglesia son el mayor número de personas que han sobrevivido al virus. En total, más de 1.000 miembros de esta secta deberían donar su plasma sanguíneo, según han explicado en un comunicado. Este viernes, unos 160 lo han hecho en un centro de la Cruz Roja de la ciudad de Daegu, que fue el epicentro de la epidemia de febrero a marzo.

Los miembros de este grupo estuvieron en el centro del primer brote epidémico de coronavirus en Corea del Sur, con más de 5.000 casos entre sus miembros, según el Centro Coreano de Control y Prevención de las Enfermedades (KCDC). Su líder, Lee Man-hee, de 88 años, fue arrestado a principios de agosto, acusado de sabotear los esfuerzos para luchar contra la pandemia.

En un comunicado, la Iglesia Shincheonji de Jesús ha pedido disculpas por «haber causado muchos problemas a la población surcoreana» y ha afirmado que Lee alentaba a sus miembros «que habían expiado sus pecados con la sangre de Jesús» a hacer donaciones.

Las autoridades surcoreanas han informado este viernes de 371 nuevos casos, siguiendo la tendencia de los últimos 15 días, en un aumento significativo de los casos después de que el país registrara durante varias semanas entre 30 y 40 nuevos contagios. La mayoría de los nuevos focos están relacionados con iglesias protestantes de la región de Seúl.