The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

España

Una tormenta de gota fría mantiene en alerta a una veintena de provincias

The Objective
Última actualización: 22 May 2018, 10:14 am CEST
Foto: Jesus Diges | EFE

Las tormentas vuelven a ser las protagonistas del tiempo esta semana, sobre todo a partir de la segunda mitad de la semana cuando una tormenta de gota fría, también conocida como DANA (depresión aislada en niveles altos), llegará a la península dejando fuertes precipitaciones y un notable descenso de las temperaturas.

De esta forma este fenómeno, que consiste en un embolsamiento de aire frío en la atmósfera que suele coincidir con el inicio del otoño, llegará mañana miércoles con precipitaciones a zonas del oeste de Andalucía y Extremadura, el oeste de Castilla La Mancha, Castilla y León y Galicia. También se esperan chubascos y tormentas en el norte desde la Cordillera Cantábrica hasta los Pirineos.  Ciudades como Córdoba, Huelva, Jaén, Sevilla, Málaga, Ciudad Real, Soria, Cáceres, Burgos, Badajoz y La Rioja permanecerán en alerta por las inclemencias meteorológicas, que irán ascendiendo de sur a norte por gran parte de España y que se intensificarán el sábado, especialmente en las zonas del noroeste y centro. No se descarta alguna tormenta aislada en otras zonas de montaña del centro, apunta la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Durante el fin de semana, según eltiempo.es, con la borrasca situada al oeste de la península las lluvias irán avanzando de sur a norte por gran parte de España. El sábado las tormentas serán más frecuentes e intensas sobre todo en zonas del noroeste y centro. El domingo tenderán a concentrarse en el oeste y norte, aunque todavía hay bastante incertidumbre con lo que esta borrasca aislada pueda hacer durante la recta final de la semana.

La gota fría en España

Normalmente la gota fría es un fenómeno meteorológico que tiene lugar en otoño en el Mediterráneo occidental, más en concreto en la costa valenciana y las islas Baleares. Generalmente, son frecuentes en las latitudes medias al estar bajo influencia del chorro frío pero adquieren especial importancia en el clima mediterráneo, donde el mar proporciona abundante humedad, considerándose por su breve periodo de recurrencia un rasgo característico del régimen pluviométrico de dicho clima.