Vuelve 'Mata Mua': Cultura y Carmen Cervera sellan un acuerdo por su colección

Por: The Objective | Agencias

Cultura
Vuelve 'Mata Mua': Cultura y Carmen Cervera sellan un acuerdo por su colección
Foto: Hermann J. Knippertz| AP Photo

Victoria para Cultura. Y punto y final al culebrón. El Ministerio dirigido por José Manuel Rodríguez Uribes y Carmen Thyssen han alcanzado un acuerdo por el alquiler de su colección que incluye el regreso a España del cuadro Mata Mua, obra maestra de Gaugin pintada en 1892. Según han informado a Efe fuentes de Cultura, el acuerdo se prolongará por 15 años por 6,5 millones de euros.

Lo más importante: el acuerdo alcanzado incluye también una opción de compra por el total de la colección cuando terminen ese periodo, por un valor de 1.040 millones de euros, según han añadido las mismas fuentes. Los detalles se han cerrado esta tarde tras una reunión entre el Ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez-Uribes y la baronesa Thyssen.

El acuerdo, con el que Cultura se apunta un tanto, se alcanza casi diez años después de que comenzarán las sucesivas prórrogas y negociaciones sobre la colección de la baronesa. Cumple el plazo que se había marcado el ministro, que quería alcanzar un acuerdo antes de que finalizara enero.

El acuerdo supone también la vuelta a España de Mata Mua, el cuadro más importante de la colección (que Carmen Thyssen ha definido como «el amor de su vida») y que se encuentra en un búnker en Andorra, después de que la baronesa se lo llevara junto con otros tres cuadros mientras el museo estaba cerrado por la pandemia.

La colección de la baronesa está integrada por más de 400 obras y se expone junto a la de su marido -propiedad del Estado- en el Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid. Está integrada por obras de Rodin, Hopper, Matisse, Caneletto y Renoir, entre otros muchos grandes nombres de distintos periodos.

En Mata Mua, el pintor francés Paul Gaugin pinta un paisaje de Tahití en el que persigue una Arcadia idílica, alejada de la industrialización del mundo moderno. El barón Thyssen-Bornemisza adquirió el lienzo en 1989 en una subasta en la casa Sotheby’s de Nueva York.