en colaboración con

Naturaleza e industria se reconcilian en la Laguna Primera de Palos

Cepsa celebra el vigésimo aniversario de la restauración de La Laguna Primera de Palos, un hito en materia de sostenibilidad en España

Naturaleza e industria se reconcilian en la Laguna Primera de Palos
CEPSA

Hace tiempo que el ser humano empezó a contraer una deuda cada vez más peligrosa con su entorno. A medida que se han ido sucediendo las revoluciones industriales y el aumento de la población mundial, el medio ambiente se ha resentido y encontrar una solución capaz de contrarrestar sus efectos es cada vez más urgente.

La responsabilidad de este hecho nos incluye, en mayor o menor medida, a todos. Sin embargo, se trata de una realidad que no siempre resulta igual de evidente, y más si se trabaja para paliarlo. Por eso, merece la pena destacar que hace 20 años, Cepsa, en colaboración con la Junta de Andalucía, fue la primera empresa energética en involucrarse en España directamente en la restauración de un espacio natural, un hecho sin precedentes hasta entonces.

La Laguna Primera de Palos se encuentra en los términos municipales de Palos de la Frontera y Moguer (Huelva). Este humedal es el más occidental del rosario de lagunas que conforman el Paraje Natural Las Lagunas de Palos y Las Madres, también es la laguna más profunda y la segunda mayor en superficie del complejo, lo que provoca que sea una de las zonas de mayor riqueza de fauna y flora del sur de Andalucía.

La expansión de los cultivos intensivos, el sobrepastoreo y la ocupación industrial transformaron este espacio durante el pasado siglo poniendo en peligro un paraíso para la biodiversidad. Este proceso provocó la desaparición de muchas plantas y la huida de multitud de animales en busca de hábitats más saludables. 

En 1999, Cepsa ganó un concurso para almacenar seis tanques de reservas estratégicas en la zona, pero no lo dejó ahí: también se propuso restaurar y recuperar por completo este humedal de 16 hectáreas situado junto a sus instalaciones de Palos de la Frontera.

El balance de estas dos décadas de trabajo tras una inversión de más de dos millones de euros confirma el compromiso de Cepsa y de Fundación Cepsa, por impulsar la recuperación del estado original del paisaje y su conservación futura. A través de su fundación, la compañía energética ha puesto en marcha numerosos trabajos de investigación, proyectos de mantenimiento y programas de divulgación para fomentar el uso y conocimiento público del humedal.

Estos trabajos han permitido, entre otras cosas, dar a conocer la Laguna Primera de Palos como un enclave privilegiado que ofrece un lugar de paso ideal entre dos continentes para la migración de aves. Gracias a ello, más de 150 especies, de las cuales 61 se encuentran amenazadas, pasan cada año por este paraje.

Para ello, se han recuperado multitud de áreas esenciales para la reproducción de aves acuáticas. En paralelo, se restableció el bosque litoral, cuyo papel es fundamental en la cría y refugio de la fauna autóctona. Se introdujeron hasta 98 especies, muchas de las cuales ya no se podían encontrar en la zona. Además, todo este proceso ayudó a la conservación y reintroducción en su hábitat de otras 17 especies de flora amenazada que se habían mantenido en viveros en los últimos años.

La malvasía, la garcilla cangrejera, el avetoro o el halcón peregrino son algunas de las muchas especies que se han visto favorecidas por la restauración del lugar. También han encontrado refugio en la zona mamíferos como la nutria, la rata de agua, la gineta y el jabalí

En el terreno arbóreo, sauces, álamos, alcornoques, madroños, enebros y nenúfares, como el nenúfar amarillo, en peligro «crítico» de desaparición, y del que no se tenía constancia en el entorno de Huelva desde los años 60; son algunos de los árboles y especies vegetales que se han recuperado en este espacio natural. Un lugar que ha atraído ya a casi 100.000 visitantes, testigos de una saludable comunión entre desarrollo humano y medioambiental.

Más allá del valor que se aprecia a simple vista, la restauración impulsada por Cepsa y la Junta de Andalucía le ha valido al espacio el reconocimiento como Humedal de Importancia Internacional (Ramsar), Paraje Natural y Lugar de Importancia Comunitaria, además de incorporarse a la Red Natura 2000. Unos reconocimientos que otorgan a este espacio una proyección, no solo a nivel regional, sino también de relevancia nacional e internacional, investigación, mantenimiento y uso público.

El éxito de esta restauración planteada por Cepsa en 2001 se debe a que no pretendió quedarse en una simple limpieza del terreno, sino que abordaba una triple perspectiva para permitir la futura conservación del entorno, a través de la recuperación ecológica, la restauración paisajística y la sensibilización ambiental. Todo ello en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 14 (vida submarina) y 15 (vida de ecosistemas terrestres).

Por otro lado, los programas divulgativos, los talleres ambientales, el itinerario botánico y los observatorios para la avifauna favorecen la sensibilidad ecológica de las generaciones venideras para que todo el avance conseguido hasta ahora no quede en balde.

De esta forma, los trabajos de restauración y mantenimiento han logrado un hito medioambiental ejemplar tanto para el resto de comunidades, como para el compromiso de las empresas y su contribución para paliar los efectos de la acción del ser humano en la naturaleza. Por todo ello, las aguas y el entorno de la Laguna Primera de Palos se han convertido en un modelo a tener en cuenta de cara a generar una solución para el gran reto de este siglo, la convergencia sostenible entre progreso y medio ambiente.

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D