Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Un tribunal culpa al Gobierno japonés del accidente de Fukushima

Foto: Kyodo Kyodo
Reuters

Un tribunal japonés ha reconocido este viernes la responsabilidad del Gobierno de Japón en el accidente nuclear de Fukushima de marzo de 2011, que provocó la evacuación de miles de personas debido a la radiación que se acumuló en la zona. La denuncia de un grupo de ciudadanos japoneses ha dado su fruto y un tribunal de Maebashi, al norte de Tokio, ha declarado culpables de negligencia al Estado y a la compañía de electricidad Tokyo Electric Power (Tepco), que gestionaba la central nuclear en el momento del accidente. Ambos han sido condenados a pagar una indemnización de 38,6 millones de yenes (316.000 euros) a los demandantes.

La justicia ha dictaminado, en una sentencia inédita, que la catástrofe nuclear se podría haber evitado si el Gobierno hubiera ordenado a Tepco la adopción de medidas preventivas, según informa AFP. Aunque en otras ocasiones ya se habían otorgado indemnizaciones por los daños causados por el accidente nuclear, es la primera vez que se atribuye la responsabilidad al Estado.

Los ciudadanos que interpusieron la demanda se basaron en un informe del año 2002 en el que expertos del Gobierno estimaban que había una posibilidad entre cinco de que un terremoto de gran magnitud tuviera lugar y de que este provocara un gran tsunami en los próximos 30 años. Explican además que el fallo de los reactores nucleares les ha arruinado la vida, y que las compensaciones que ya han recibido algunos de ellos son insuficientes.

Más de 450.000 habitantes de la zona se vieron afectados por el desastre nuclear y tuvieron que huir, por miedo a las radiaciones o por las órdenes de las autoridades. 18.446 personas desaparecieron o fallecieron a causa del tsunami, y más de 3.500 personas murieron posteriormente debido al deterioro de sus condiciones de vida causado por la radiación procedente de la central nuclear de Fukushima.

Continua leyendo: Japón, seis años después de la tragedia del tsunami

Japón, seis años después de la tragedia del tsunami

Foto: Toru Hanai
Reuters

Japón conmemoró este sábado el sexto aniversario del tsunami que azotó a sus costas, una herida todavía abierta para el país que recuerda una tragedia que dejó 18.446 víctimas mortales y 123.000 desplazados por el accidente en la central de Fukushima. A lo largo de todo el país, pero sobre todo en las zonas más afectadas, se llevaron a cabo homenajes a las víctimas y a las 14:46 hora local (05:46 GMT) se guardó un solemne minuto de silencio para recordar el momento exacto en el que tuvo lugar la catástrofe.

Actualmente, quedan 123.000 desplazados que no pueden volver a sus hogares por la radiación.

En Tokio el primer ministro nipón ha asegurado que Japón ha sufrido muchos desastres en su historia y ha conseguido superarlos.

El movimiento telúrico generó una ola mortal, que según la cultura japonesa, sólo se produce una vez cada mil años.

Al final de la jornada, a la tragedia se sumaron las inquietantes noticias que comenzaban a emerger de dos centrales nucleares de Fukushima, con una primera alerta de evacuación de dos kilómetros, que después fue ampliada a tres y luego a diez. El accidente fue el peor siniestro nuclear desde el colapso de la central de Chernóbil en 1986.

Continua leyendo: Miles de evacuados de Fukushima tendrán que volver a sus casas a pesar de la radiación

Miles de evacuados de Fukushima tendrán que volver a sus casas a pesar de la radiación

Foto: Wally Santana
AP

Miles de personas que abandonaron Fukushima tras el desastre nuclear hace seis años están siendo presionadas por las autoridades para que vuelvan a sus casas, a pesar de la preocupación por la radiación en sus antiguos barrios. O vuelven a sus casas, o pierden el subsidio que están recibiendo para alojamiento.

Esta medida, que ha sido condenada por los activistas como una violación de los derechos de los evacuados a vivir en un ambiente seguro, afectará a unas 27.000 personas que no vivían en la zona de evacuación obligatoria impuesta después de que Fukushima se convirtiera en el escenario del peor accidente nuclear de la historia de Japón, informa The Guardian.

Muchas de las personas que abandonaron sus hogares por voluntad propia cuando tuvo lugar el colapso de los tres reactores nucleares tras el terremoto de 2011 eran madres con sus hijos. Los expertos explican que estas personas se enfrentan a mayores riesgos para la salud si se exponen de forma prolongada a niveles relativamente bajos de radiación.

Las evacuaciones voluntarias han separado a numerosas familias, que tienen serias dificultades para pagar su alojamiento actual a la vez que siguen pagando las hipotecas de sus hogares en las zonas evacuadas. “El gobierno está restando importancia a los efectos de la exposición a la radiación. Aun así, la gente que no vuelva a sus casas después de este mes tendrá que arreglárselas sola, se convertirán en personas desplazadas internamente. Nos sentimos abandonados por nuestro gobierno”, explica Noriko Matsumoto, una de las miles evacuadas voluntarias, citada en un informe de Greenpeace, Unequal Impact, sobre los constantes abusos contra los derechos humanos de los niños y mujeres que se ven afectados por esta situación.

Continua leyendo: Solicitantes de asilo realizaron tareas de descontaminación en Fukushima bajo falsas promesas

Solicitantes de asilo realizaron tareas de descontaminación en Fukushima bajo falsas promesas

Foto: Toru Hanai
Reuters/Archivo

Dos ciudadanos de Bangladesh solicitantes de asilo en Japón realizaron tareas de descontaminación en la región japonesa de Fukushima, afectada por uno de los peores desastres nucleares del mundo, bajo la falsa promesa de que al realizar dichas tareas obtendrían un permiso más largo para permanecer en el país, según informaciones publicadas este miércoles por un diario japonés.

La central nuclear de Fukushima sufrió importantes daños a consecuencia del gigantesco tsunami que arrasó la región tras el potente terremoto ocurrido el 11 de marzo de 2011. Las empresas encargadas de descontaminar las zonas de alrededor de la planta, una labor que suele incluir la retirada de restos radioactivos, han luchado por encontrar personal que quiera hacer ese trabajo.

Los dos bangladeshíes, que llegaron a Japón en 2013 escapando de la persecución política de la que eran objeto en su país, dijeron que algunas compañías constructoras les aseguraron que sus visas de estancia en el país se ampliarían si realizaban trabajos de descontaminación, ha publicado el diario japonés Chunichi.

En declaraciones al periódico, uno de los asilados, Monir Hossain, comentó que “nos creímos la historia de la visa porque nos contaron que ese era un trabajo que no los japoneses no quieren realizar”. Los dos hombres llevaron a cabo las tareas de descontaminación en la localidad de Iitate, situada a sólo 50 kilómetros de la planta nuclear, entre enero y marzo de 2015, explicó Chunichi.

Japón mantiene unas estrictas medidas de control para la entrada de trabajadores extranjeros pero los solicitantes de asilo pueden quedarse en el país y trabajar con permisos que se renuevan cada seis meses. Mitsushi Uragami, que trabaja en el Ministerio de Justicia encargado de supervisar las admisiones de refugiados, ha declarado a la agencia Reuters que no se dan permisos de residencia a cambio de que las personas realicen labores de descontaminación en zonas radioactivas. El departamento esta investigando el caso publicado por el diario japonés.

La oficina de empleo de Fukushima informó de que sólo en un mes, más de la mitad de las 1.20 compañías que trabajan en tareas de descontaminación habían violado las medidas de seguridad en el trabajo el pasado año.

Continua leyendo: Japón exige a Tepco que contrate más personal si es necesario para solucionar la última fuga

Japón exige a Tepco que contrate más personal si es necesario para solucionar la última fuga

Foto: Tokyo Electric Power Co

Japón. El gobierno ha exigido a la Compañía Eléctrica de Tokio, Tepco, que contrate más personal si es necesario para resolver la crisis ocasionada tras la última fuga de agua radiactiva de la central nuclear de Fukushima Dai-ichi (o Fukushima I).

TOP