Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Fallece el legendario actor Martin Landau a los 89 años

Foto: Blake Sell
Reuters/File

El legendario actor estadounidense Martin Landau, conocido por sus interpretaciones en filmes como North by Northwest o Ed Wood y en la serie de televisión Mission: Impossible, ha fallecido a los 89 años, según ha informado este lunes su representante.

El actor, ganador de un Óscar y nominado en varias ocasiones a esos premios, murió este sábado de “complicaciones inesperadas” tras una hospitalización breve en un centro médico de la Universidad de California, informa EFE.

Nacido en Brooklyn (Nueva York) el 20 de junio de 1928, Landau trabajó de dibujante en el diario New York Daily News antes de comenzar su carrera como actor en la década de 1950. Influido por la obra de Charlie Chaplin, hizo su debut en Broadway en 1957 y su primer papel importante en el cine llegó en 1959 con North by Northwest de Hitchcock.

Además de por su papel como Rollin Hand en la serie de televisión Mission: Impossible, que protagonizó junto a su entonces esposa, Barbara Bain, Landau será recordado por sus interpretaciones en Tucker: The Man and His Dream (1988), de Francis Ford Coppola, y Crimes and Misdemeanors (1989), de Woody Allen, entre otras.

Tras hacerse con un Globo de Oro en 1968 por Mission: ImpossibleLandau se llevó otro dos décadas después por su actuación en la película de Coppola. Fue su caracterización de Bela Lugosi en el filme de Tim Burton Ed Wood (1994) la que le valió finalmente un Óscar después de varias nominaciones.

Continúa leyendo: Woody Allen acusa a su hija adoptiva de aprovecharse del movimiento 'Time's Up'

Woody Allen acusa a su hija adoptiva de aprovecharse del movimiento 'Time's Up'

Foto: ERIC GAILLARD
Reuters

Woody Allen ha lanzado un fuerte ataque en contra de su hija adoptiva, Dylan Farrow, y en contra de la madre de esta, Mia Farrow. El director ha acusado a la familia Farrow de “aprovecharse cínicamente” del movimiento anti-acoso lanzado por actrices de Hollywood llamado Time’s Up para relanzar “acusaciones desacreditadas”.

El comunicado, con el nuevo desmentido del realizador cinematográfico, fue enviado a la AFP por su agente en el momento en el que la cadena CBS emitía una entrevista a Dylan Farrow en la que la joven, de 32 años, volvía a insistir en sus acusaciones, que se remontan a 1992.

Farrow, ha hablado por primera vez en la televisión sobre el presunto abuso sexual por parte de su padre cuando ella tenía apenas 7 años. En un avance de la entrevista, que será emitida este viernes en el programa ‘CBS This morning’, la mujer, que ahora tiene 32 años, ha dicho que considera importante que “la gente se dé cuenta de que una sola víctima, un acusador, importa y es suficiente para cambiar las cosas”. 

“Yo quiero enseñar mi rostro y contar mi historia. Quiero alzar mi voz. Yo amaba a mi padre, lo respeté. Era mi héroe y eso no quita lo que hizo. Pero eso lo hace más doloroso aún”, ha sostenido.

A la pregunta de “¿Qué pasó ese día?”, por parte de la periodista Gayle King, ha respondido: “Fui llevada por mi padre a un pequeño ático, en la casa de campo de mi madre en Connecticut. Él me dijo que me acostara sobre mi estómago para jugar con el tren de juguete de mi hermano. Y él se sentó detrás de mí, por la puerta. Y mientras yo jugaba, fui sexualmente abusada. A los 7 años hubiese dicho que tocó mis partes privadas, cosa que hice. A los 32, digo que tocó mis labios y mi vulva”.

En respuesta, Allen emitió una larga declaración: “Cuando este reclamo se realizó hace más de 25 años, (los investigadores) descubrieron que era probable que su madre enojada hubiese entrenado a una niña vulnerable para contar la historia durante una ruptura contenciosa. Parece que funcionó, y, lamentablemente, estoy seguro de que Dylan realmente cree en lo que dice”.

El comunicado añade que “a pesar de que la familia Farrow está usando cínicamente la oportunidad brindada por el movimiento Time’s Up para repetir esta acusación desacreditada, no es más cierta hoy de lo que fue en el pasado. Nunca molesté a mi hija, tal y como lo demostraron todas las investigaciones pasadas”.

Allen, de 82 años, se enfrenta a nuevas acusaciones de abuso sexual y de poder mientras se prepara para el lanzamiento de su última película ‘A Rainy Day in New York’. Varios actores del film, como el franco-estadounidense Timothée Chalamethan, han decidido donar sus sueldos en rechazo a las denuncias en contra del director. Casi cuatro años después de que publicara una carta pública en ‘The New York Times’ en la que relataba los abusos sufridos por parte de su padre, Farrow se ha unido al movimiento Time’s Up que busca sacar a la luz los casos de abuso sexual a todas las mujeres trabajadoras de Estados Unidos.

En los últimos días, la joven se ha mostrado también muy activa en su cuenta de Twitter, desde la que ha mostrado su apoyo a las mujeres que han denunciado casos de acoso y también a su hermano y periodista Ronan Farrow, uno de los que ha destapado el escándalo de Harvey Weinstein con investigaciones para ‘The New Yorker’.

Continúa leyendo: Timothée Chalamet decide donar el salario de su última película con Woody Allen

Timothée Chalamet decide donar el salario de su última película con Woody Allen

Foto: LUCAS JACKSON
Reuters/Archivo

El actor franco-estadounidense Timothée Chalamet, personaje revelación en los últimos meses en Hollywood, ha lamentado haber actuado en la última película de Woody Allen, y por ello ha anunciado que donará sus ingresos por ese trabajo a organizaciones contra el acoso sexual.

En un mensaje publicado en su cuenta de Instagram, la estrella de las películas ‘Llámame por tu nombre’ y ‘Lady Bird’ ha dicho que recientemente aprendió “que un buen papel no es el único criterio para aceptar un trabajo”.

Se ha vuelto mucho más claro para mí en los últimos meses, después de haber sido testigo del nacimiento de un movimiento poderoso que quiere acabar con la injusticia, la desigualdad y, sobre todo, el silencio“, escribe en referencia al movimiento social #Metoo, nacido a raíz de las revelaciones sobre el productor de cine Harvey Weinstein.

El actor de 22 años ha dicho “no poder”, por “razones contractuales”, hablar “directamente” de su decisión de trabajar en ‘A rainy day in New York’, de Woody Allen, que se estrenará este año. A su vez, Chamalet ha señalado que donará todo su salario a tres asociaciones de asistencia a víctimas de acoso sexual, según recoge AFP.

Woody Allen, quien a los 82 años continúa dirigiendo películas, fue acusado en 1992 por su hija adoptiva Dylan Farrow por agredirla sexualmente cuando tenía siete años. Estas denuncias han sido negadas por el cineasta y nunca ha sido enjuiciado por ellas. A su vez, Farrow ha anunciado que otorgará una entrevista este jueves a la cadena estadounidense CBS para comentar sobre este asunto.

La hija adpotiva del famoso director escribió un artículo en Los Angeles Times en diciembre en el cual alegó que su padre no sufrió el mismo rechazo que Harvey Weinstein en el mundo del cine.

“Estamos en medio de una revolución”, relata Farrow en el artículo, en referencia a la oleada de acusaciones a los acosadores sexuales dentro de Hollywood. Aunque, “esta revolución ha sido selectiva“, critica en referencia al silencio generalizado en torno al caso de agresión sexual realizado por su padre.

Continúa leyendo: Arabia Saudí levanta su veto al cine tras 35 años para proyectar 'Emoji: la película'

Arabia Saudí levanta su veto al cine tras 35 años para proyectar 'Emoji: la película'

Foto: Emoji: la película
Emoji: la película

En Arabia Saudí, el cine ha estado prohibido durante 35 años. El veto se levantó por primera vez este fin de semana. Y la primera película que los saudíes han podido ver en más de tres décadas ha sido: Emoji: la película. El filme se proyectó en un centro cultural improvisado, puesto que los teatros y salas de cine también están prohibidos en el reino islámico.

Por ahora, las autoridades están patrocinando escenarios temporales, como el hall cultural administrado por el Estado en la ciudad de Jeddah, en el Mar Rojo, equipado con un proyector, una alfombra roja y una máquina de palomitas de maíz. No hay infraestructura para cines, por lo que estamos tratando de aprovechar los lugares alternativos para aproximarnos a la forma cinematográfica”, dijo a Reuters Mamdouh Salim, cuya marca Cinema 70 organizó las proyecciones de una semana.

La decisión de permitir salas de cine se tomó el 11 de diciembre, pero hasta el pasado fin de semana no se había organizado ninguna proyección. Emoji: la película fue parte de una serie de proyecciones de una semana de duración. “Tratamos de utilizar estas películas para ser un punto de partida“, señaló Salim.

Sin embargo, esta apertura es muy limitada, puesto que todas las películas serán censuradas para asegurarse de que se mantengan en línea con los “valores morales” del reino. Ya han llegado las primeras críticas de las autoridades religiosas que consideran que las películas “pueden transmitir ideas desvergonzadas, inmorales, ateas o podridas“. El jefe de la autoridad religiosa de Arabia Saudita, Sheikh Abdulaziz al-Sheikh, se ha manifestado en contra del levantamiento de prohibiciones del cine: “No hay nada bueno en las canciones de fiesta, para el entretenimiento día y noche, y la apertura de las salas de cine en todo momento es una invitación a la mezcla de sexos“. De estas primeras críticas ha surgido la elección de esta película de animación infantil, que ha recibido muy malas críticas por parte de los expertos cinematográficos.

Las descargas por Internet y televisión por satélite habían hecho posible hasta ahora que los ciudadanos pudieran ver películas, pero sin posibilidad de ir a cines o teatros a hacerlo. Así, miles de saudíes viajan actualmente a Bahrein, los Emiratos Árabes Unidos y otros países para entretenerse. El Gobierno quiere retener el dinero gastado en esos viajes.

Las autoridades esperan abrir 300 salas de cine con 2.000 pantallas para 2030. Los primeros teatros podrían abrir ya en marzo de este año.Esta medida forma parte de la construcción de una industria que el reino espera que contribuya con más de 24.000 millones de dólares a la economía. Además, creará 30.000 empleos permanentes. Las cadenas cinematográficas regionales e internacionales también están contemplando el mercado saudí, deseosos de aprovechar el poder adquisitivo de los jóvenes, que representan aproximadamente el 70% de la población.

Los cines fueron prohibidos a principios de la década de 1980 bajo la presión de los islamistas cuando la sociedad saudí se volvió hacia una forma de religión extremadamente conservadora que desalentaba el entretenimiento público y la mezcla pública entre hombres y mujeres. Las reformas lideradas por el príncipe heredero Mohammed bin Salman, de 32 años, buscan aliviar algunas de estas restricciones para volver a un islam moderado. De momento, ha permitido a las mujeres asistir a los estadios de futbol y conducir. Arabia Saudí era el único país del mundo donde las mujeres no tenían derecho a conducir. El objetivo del príncipe es ampliar la economíadisminuir su dependencia del petróleo.

Continúa leyendo: Catherine Deneuve se disculpa tras su manifiesto contra el movimiento #MeToo

Catherine Deneuve se disculpa tras su manifiesto contra el movimiento #MeToo

Foto: ANNE-CHRISTINE POUJOULAT
AFP

Catherine Deneuve se ha disculpado con las mujeres víctimas de agresiones sexuales que quedaron “conmocionadas y dolidas” por la polémica carta que firmó protestando contra la campaña #MeToo. El periódico francés Le Monde, que ha publicado la carta original, ha descrito la respuesta de Deneuve a la disputa como “una forma de mea culpa” .  “Soy una mujer libre y seguiré siéndolo. Mis disculpas a todas las mujeres víctimas de actos odiosos y que podrían haberse sentido agredidas por la carta en Le Monde. Es a ellas, y solo a ellas por lo que me disculpo”,  y detalla:  “Sí, firmé esa petición, sin embargo, hoy parece absolutamente necesario subrayar mi desacuerdo con la forma en que ciertos signatarios individualmente han asumido el derecho de ampliarlo en los medios, distorsionando el espíritu del texto”, detalla.

La semana pasada un centenar de mujeres francesas, entre ellas la actriz Catherine Deneuve, estallaron contra el movimiento #MeToo en una tribuna publicada en el diario galo Le Monde, titulada “Defendemos una libertad para molestar, indispensable para la libertad sexual”. De esta forma cien actrices, cineastas, psiquiatras, artistas e intelectuales del país criticaban la ola de protestas surgida a raíz del escándalo de abusos sexuales en Hollywood. “La violación es un crimen. Pero el ligue insistente o desafortunado no es un delito, ni la galantería es una agresión machista”, comienza el incendiario artículo. El texto ha provocado el despunte del hashtag #BalanceTonPorc, la versión francesa de #MeToo.

“Como mujeres, no nos reconocemos en ese feminismo que, más allá de los abusos de poder, toma el rostro del odio contra los hombres y la sexualidad. Pensamos que la libertad de decir no a una proposición sexual va de la mano de la libertad de importunar, sin encerrarse en el papel de víctimas”, abogaban las firmantes.

De esta forma, un gran aluvión de críticas caía sobre las firmantes de esta carta. La columnista de opinión Van Badham, por ejemplo,  publicaba en el diario británico The Guardian un texto titulado “Catherine Deneuve, déjame explicar por qué #MeToo no se parece en nada a una caza de brujas”; y en las redes sociales, diversas personalidades reprochaban la postura de Catherine Deneuve y sus compañeras.

TOP