Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

11 cosas que deberías borrar, o no publicar, en tu Facebook

Redacción TO

Foto: Frank Augstein
AP Foto

Con miles de millones de usuarios, Facebook es una herramienta de gran alcance y mucho poder, aunque seguro que eso ya lo sabes. La empresa de Mark Zuckerberg afirma una y otra vez que la privacidad de los usuarios es la máxima prioridad de la compañía, aunque igual sería bueno que consideraras si es necesario tener datos personales como la ciudad en la que vives o dónde fuiste al colegio. Parecen datos inofensivos, pero quizás no lo sean tanto.

Según publica el diario británico The Independent, un hacker de la organización Anonymous afirmó que sería muy fácil utilizar la información de simples cuestionarios que podemos responder en Facebook, del tipo ‘Pregúntame 10 cosas’, que se etiquetan a diferentes amigos y donde damos detalles que después podemos usar para contraseñas, y que al fin y al cabo, otorgan información sobre nosotros.

The Independent cita algunos puntos que quizás podrías plantearte eliminar de tu Facebook:

1. Cumpleaños

La fecha en la que naciste es una parte importante del puzzle con la que, unida a tu nombre y a tu dirección, un hacker podría acceder con facilidad a datos como tu cuenta bancaria, por ejemplo.

2. Número de teléfono

Puedes facilitar el trabajo para cualquier acosador que no pare de llarmarte.

3. Algunos (o muchos) de tus ‘amigos’

El profesor de psicología de Oxford Robin Dunbar afirmó que los humanos pueden mantener aproximadamente 150 relaciones estables. Tras analizar 3.375 usuarios de Facebook, Dunbar concluyó que estos usuarios consideraban que solo el 27,6% de sus amigos en la red social se podían calificar como cercanos, y que de ellos, una media de 4,1 podían considerarse fiables, y 13,6 mostraban empatía durante una “crisis emocional”.

4. Las fotos de niños pequeños

Victoria Nash, del Instituto de Internet de Oxford, afirma en The Guardian que hay dos cosas sobre las que preocuparse con respecto a la aparición de los menores en la red: “Una es la cantidad de información que se da sobre el menor, como podría ser el lugar de nacimiento, el nombre completo del bebé o etiquetar las fotografías con la ubicación geográfica, es decir, cualquier cosa que pudiera ser utilizada por alguien que quiera robar la identidad de su hijo”; y por otro lado, añade un segundo punto que cada vez se está teniendo más en cuenta y es “¿qué tipo de información compartida en las redes sociales querrán ver esos niños de sí mismos cuando sean más mayores?”.

11 cosas que deberías borrar o no publicar en tu Facebook 1
La protección de los menores debe ser una prioriodad en la red. | Foto: Mahesh Kumar A. / AP Photo

5. Información sobre dónde van los menores a la escuela (hijos, hermanos, etc)

De acuerdo con un informe de la Sociedad Nacional para la Prevención de la Crueldad a los Niños (NSPCC) de Reino Unido, las cifras de acoso sexual a los menores en el país han aumentado en el último año, con lo que toda precaución es poca cuando hablamos de los más pequeños.

6. Servicios de localización

En 2015, más de 500 millones de usuarios accedieron a Facebook únicamente desde su móvil, lo que significa que el mismo número podría transmitir la información sobre su ubicación desde su teléfono, y cualquier persona, interesada o no en hacer daño, podría saber dónde estás en cualquier momento.

7. Tu jefe

Está claro que puedes excluir a tu jefe de ciertas actualizaciones en Facebook, pero por si acaso lo olvidas, es mejor que no utilices la red social para quejarte del trabajo o que, directamente, no añadas al CEO de la empresa como parte de tus amigos.

8. Deja de etiquetar tu localización

Si lo haces cuando estás en casa, tu dirección saltará directamente en línea y estará disponible para todos tus contactos de Facebook.

11 cosas que deberías borrar o no publicar en tu Facebook 2
Puede que haya cosas que no parezcan importantes, pero que pueden llevar a otras que sí lo son. | Foto: Dado Ruvic / Reuters Archivo

9. Cuándo y dónde estás de vacaciones

Si publicas en la red social tus planes de vacaciones y te roban en casa, tendrás problemas para conseguir que el seguro te cubra los daños. Al parecer, y según publica This is Money, los seguros consideran que, de alguna manera, tú eres responsable del robo por hacer pública tu ausencia.

10. Los detalles de tu tarjeta de crédito (obvio)

11. Fotos de las tarjetas de embarque de los vuelos

El código de barras en su tarjeta de embarque es único y solo para ti, y si lo fotografías y lo subes a Facebook, corres el riesgo de que sea utilizado para encontrar la información que le diste a la compañía de vuelo.

Snapchat presenta las 'custom stories' en su lucha contra Facebook

Redacción TO

Foto: Eric Thayer
Reuters/Archivo

Snapchat está dispuesto a seguir luchando en su batalla contra Facebook. Si hace algunas semanas la compañía de Evan Spiegel lanzaba sus ‘snap infinitos’ (para que tus amigos vean una foto instantánea, ‘snap’, por el tiempo que quieran), ahora, la app de mensajería presenta los ‘custom stories’. Puede que Mark Zuckerberg ya esté tomando nota para mover ficha y copiar, sin disimulo, estas novedades.

De cualquier modo, usando el ‘custom stories’ los usuarios podrán crear y compartir historias en colaboración con los amigos que ellos mismos elijan, y estos amigos, a su vez, podrán añadir sus aportaciones a las ‘stories’ grupales. En resumen: quienes usen esta nueva funcionalidad podrán elegir quién ve las ‘custom stories’ y quién podrá contribuir a la generación de contenido de esa historia.

Además, los usuarios también podrán utilizar el llamado ‘geofencing’ para que estas ‘customs stories’ lleguen a los amigos que se encuentren en una zona geográfica determinada. Así, parece que las novedades que trae Sanapchat servirán para interactuar más entre amigos y generar más contenidos comunes.

Estas nuevas ‘stories’ desaparecerán cuando decida la persona que las generó en primer lugar, o cuando, en un plazo de 24 horas, ninguno de los participantes haya añadido algo nuevo.

La compañía de Evan Spiegel lucha por su supervivencia ante el monopolio y poderío de Facebook.

Snapchat mueve ficha por su supervivencia. | Foto: Lucy Nicholson / Reuters Archivo
Snapchat mueve ficha por su supervivencia. | Foto: Lucy Nicholson / Reuters Archivo

Save

Margaret Atwood: la centinela de la ficción especulativa y la narrativa distópica

Rohmy Cubas

Foto: Alexandre Meneghini
Reuters

“No sabe qué es peor, un pasado irrecuperable

o un presente que lo destruirá si lo observa con demasiada atención.

Luego está el futuro. Puro vértigo.”

Oryx y Crake de M. Atwood

Los movimientos imaginarios que se arman con las aprensiones del presente visualizan un futuro desproporcionado y fuera de control que puede generar adicción. Margaret Atwood subsiste bajo ese halo desde que comenzó a escribir a los 16 años aunque no siempre quiso ser escritora –en algún momento quiso ser audiovisualista y biólogo-. El primer cuento que escribió tenía como protagonista a una hormiga: “debía tener siete años. No era nada del otro mundo. Al principio era un rollo. Pero hacia el final se ponía interesante. Tenía una durísima batalla con otro bicho”, afirma Atwood durante una entrevista para El Cultural en diciembre del año pasado.

La escritora canadiense es la tesis de una mujer prolífica y decidida del siglo XXI. Desde temprano se unió al activismo por los derechos de la igualdad de las mujeres, y su dinamismo literario y político la enlistan como una de las 100 personas más influyentes de la revista Time este año –de hecho fue la única escritora del conteo-. Es autora de más de 40 libros que abarcan novelas, poemarios, ensayos y cuentos para niños, y se considera más una “adivinadora educada” que una profeta -como la calificó la escritora del New Yorker Rebecca Mead-. No concibe la posibilidad de los universos sobre los que escribe sin el tiempo presente. Por ello su narrativa se ubica principalmente en el subgénero de la ficción especulativa -donde no todo es posible, no hay dragones, ni Guerras de las Galaxias- pero su existencia está en gran parte condicionada por la vigencia de todos esos progresos y medios en desarrollo actuales.

“Usualmente me preguntan sobre cómo es ser una escritora mujer o una escritora canadiense, pero nunca me han preguntado cómo es ser una escritora que también hace canoa y remo, que teje o que incluso cultiva jardines”. Esta es una declaración que muestra nimiamente el pensamiento de Atwood, quien escribe  para la antología de 1998 Women Writers at Work: The Paris Review Interviews (Mujeres escritoras en el trabajo: Entrevistas del Paris Review) “soy feminista, y Dios sabe que soy leal a mi sexo. Los escritores varones pueden sufrir tensiones en cuanto a la dedicación única de su arte por razones de clase o raza o nacionalidad, pero hasta ahora no es probable que a ningún escritor masculino se le pida sentarse en un panel para abordar los problemas especiales de su género. Tampoco se espera que un escritor apoye a otro simplemente porque este resulta ser un hombre”.

Margaret Atwood: la centinela de la ficción especulativa y la narrativa distópica 2
Retrato de Elisabeth Moss y Margaret Atwood para la revista Time en New York | Imagen: Ruven Afanador

Con esta reflexión y desde sus primeras novelas las exactitudes inquietantes sobre “avances” futuros como la carne criada en laboratorios, la regulación farmacéutica de la atracción sexual, el sexo robótico para pederastas, la retransmisión en directo de ejecuciones o la alteración genética en animales y personas, la escritora se expresa en un gran rango de tendencias fundamentadas en la sociedad actual. Sus ficciones son tan extravagantes que se puede pasar de largo una objetividad tajante y documentada. Sobre El cuento de la criada, por ejemplo, la escritora ha aclarado que en el libro no sucede nada que no haya sucedido antes en otra época o lugar.

Sus novelas son una especie de prototipos; historias y contextos escritos inclusive antes de que fueran politizados y mediatizadas en el mundo real. Su relación con el futuro es complicada. La ambivalencia que surge constantemente entre la monogamia y la realidad del deseo humano, el sexo y el poder, una tribu genéticamente modificada, apocalipsis ecológicos, genocidios o dictaduras patriarcales, se afincan en porvenires sombríos y macabros que, sin embargo, son resistidos por sus personajes gracias al recuerdo de un pasado atado al positivismo y la esperanza.

En cuanto a las aprensiones y las pretensiones personales de la escritora, una entrevista en el diario británico The Guardian revela que su mayor miedo es una “demencia larga y persistente, seguida por la muerte por asfixia con una espina de pescado”. Su memoria más temprana es la cavar en lodo con una cuchara en 1942. A los 78 años su más preciada posesión son sus lentes, y si pudiera tener un súper poder sería volar con una capa. Su palabra favorita es “and” (y) –y también– por ser “tan esperanzadora”. Si pudiera regresar en el tiempo volvería al Titanic para los primeros días de su embarcación y el apocalipsis al que más le teme es el del fin de los océanos porque “si los océanos desaparecen, también lo haremos nosotros”.

Atwood ha recibido premios como el Booker, el Governor General y el Príncipe de Asturias de las Letras, pero en estos días su apellido pasa de boca en boca y de medio en medio gracias a la última adaptación televisiva de su novela de 1985, El Cuento de la criada –libro con el cual recibió premios como el Arthur C. Clark o el Los Angeles Prize-. El Cuento de la criada es efectivamente una especie de ficción maestra y especulativa en donde la sexualidad de la mujer es llevada a tribunas arriesgadas; no obstante, esta es un breve abreboca para entender la obra de la canadiense.

Esos múltiples extremos sociales sobre la escenificación de la mujer en un futuro atado a una enorme distopia de consecuencias absurdas -en las que el mundo pierde el control de todos los elementos evolutivos de los que alardea en el presente- dan para armar una lista con los otros libros de Atwood. Igual de fascinantes e inquietantes.

Margaret Atwood: la centinela de la ficción especulativa y la narrativa distópica 3
Collage de la trilogía de Margaret Atwood

La trilogía de Oryx y Crake

Publicada en el 2003, Oryx y Crake revela un mundo en donde los avances médicos y tecnológicos caminan hacia un proyecto de manipulación genética que se sale de control. Rodeado de bestias híbridas y artificiales como los hombres-cerdos, los lobos-perros, las ratas-serpientes y un grupo de seres con semblante de humanos llamados Crakers, un hombre apodado Snowman es al parecer el único sobreviviente de una pandemia programada que acabó con la vida como era conocida en la Tierra. A través de este el relato revela como Crake, un brillante estudiante de ciencias, crea un avanzado programa de ingeniería genética-apocalíptica para el “bien común” de la humanidad. Atwood ahonda en una crítica satírica sobre las grandes compañías multinacionales, el monopolio de las empresas, la estratificación de las clases y los animales transgénicos (como los “cerdones”, cerdos híbridos criados para concebir órganos humanos que puedan ser trasplantados).

Esta es una trilogía que continúa con The Year of the Flood (2009) –El año del diluvio-  en donde una secta eco-religiosa llamada los Jardineros de Dios sobreviven a la misma catástrofe medioambiental de Oryx y Crake. Los jardineros están vinculados a un colectivo llamado MaddAddam, el nombre del último libro de la trilogía publicado en el 2013 a través de la historia de Toby, una de las protagonistas del libro anterior que trata de explicar el origen de los niños de Crake y la catástrofe biológica que une a todos los sobrevivientes.

La mujer comestible 

Fue la primera novela de Atwood y narra la historia de Marian MacAlpin, una joven universitaria que comienza a cuestionarse su vida gracias a una boda inmediata, la aparición de un extraño sujeto con el que comienza a llevar una relación y la gradual pérdida del apetito por cualquier tipo de alimento. La novela se enfoca en la transformación de una joven a punto de alcanzar el “sueño” de una mujer de su edad según la sociedad, pero la desintegración de su ego y su comportamiento inexplicable ante la comida retuercen una historia que bien podría ser sobre una joven que se casa y vive feliz para siempre. Con el tino habitual, Atwood cuestiona la imagen de la mujer y abarca -no sin cierta sátira- el juicio de los desórdenes alimenticios.

Margaret Atwood: la centinela de la ficción especulativa y la narrativa distópica 4
“Nada se acaba” de Margaret Atwood | Imagen: Editorial Lumen

Nada se acaba

Finalista del Governor General’s Award en el mismo año, aborda  la descomposición del matrimonio y la identidad del amor por medio de Elizabeth y Nate. Estos dos paradigmas humanos viven en un cataclismo conyugal hasta que el suicidio del último amante de Elisabeth y la relación entre Nate y Lesje, una paleontóloga que solo se siente cómoda entre fósiles de dinosaurios, crean un triángulo amoroso. El relato es en esencia sobre la identidad del amor y las relaciones, sobre la monogamia y el deseo natural de las personas y sobre  una serie de personajes prototipos que ahínca en la crítica de Atwood como la madre progresista, la tía convertida en madrastra, la esposa convertida en amante.

Alias Grace

Ganadora del Giller Prize y finalista del Governor General’s Award esta relata la historia de Grace Marks, quien en la vida real y con 16 años se hizo famosa en Canadá por el asesinato de su jefe Thomas Kinnear y la amante de este 1843. James McDermott, verdadero autor del crimen, fue condenado a muerte; pero a Marks se le conmutó la pena capital por cadena perpetua. Dieciséis años más tarde el médico estadounidense Simon Jordan intenta resolver la verdadera historia tras los violentos sucesos de aquellos años.

Aunque es una de las pocas historias escritas por la canadiense basada totalmente en la vida real, la interpretación de Grace escrita por Atwood se vuelve única para retratar el perfil de una adolescente que enfrenta el sistema judicial en el siglo XIX.

Grace Marks se convirtió en una de las mujeres más enigmáticas de Canadá es la época por su supuesto papel en el doble asesinato. Fue exonerada después de 30 años de cárcel. Netflix y la cadena canadiense CBC ya tienen programada una adaptación de Alias Grace en formato de miniserie.

Margaret Atwood: la centinela de la ficción especulativa y la narrativa distópica 1
“Por último, el corazón” de Margaret Atwood | Imagen: Salamandra Editorial

Por último, el corazón

Un matrimonio sin recursos sobrevive en su carro en un mundo de bancarrota financiera en donde la clase trabajadora se funda en un apocalipsis económico. En este espacio temporal el único sistema sostenible es el penitenciario. “Antes, el sentido de las cárceles era el castigo; luego fue la rehabilitación y la penitencia, y más tarde, tener encerrados dentro a los delincuente peligrosos. Después, durante unas cuantas décadas se usaron para controlar a la multitud. Se enjaulaba a los jóvenes agresivos y marginados para tenerlos lejos de las calles. Y luego, cuando se empezaron a gestionar como negocio privado, su sentido fue el margen de beneficio de los proveedores de comida prefabricada para las prisiones, los guardias contratados y todo eso”.

El Proyecto Positrón intenta cambiar esta situación. La solución: que la población haga turnos para vivir dentro de la prisión cada cierto tiempo, garantizando así la estabilidad del sistema.

Margaret Atwood: la centinela de la ficción especulativa y la narrativa distópica 7
Margaret Atwood a los 28 años en la Universidad de Harvard 1967 | Imagen: FlareMagazine

Save

Save

Google I/O 2017 presenta sus grandes novedades que nos afectarán a (casi) todos

Redacción TO

Foto: Stephen Lam
Reuters

El evento del año para Google ha dejado importantes novedades que más pronto que tarde afectarán también a nuestra vida en la red. En el Google I/O, el gigante americano descubre sus nuevas herramientas para los desarrolladores informáticos que en unos meses estarán ya en nuestras manos.

Durante tres días, del 17 al 19 de mayo, Google ha presentado en Mountain View, California, sus nuevas versiones de Android, los nuevos ‘ojos’ de Google Assistant (antes era solo para voz) o sus novedades en lo que a realidad virtual se refiere. Te explicamos más detalladamente los grandes anuncios de la gran G para seguir innovando en el ecosistema tecnológico.

Google Lens, o los ‘ojos’ de Google Assistant

Es la nueva inteligencia artificial de la empresa americana capaz de aprender de las imágenes que tomas con tu smartphoneCon Google Lens podrás enfocar una flor y el sistema será capaz de identificar esa flor; o podrás hacer una foto a la clave y a la contraseña de tu router y el móvil se conectará automáticamente a esa red Wi-Fi.

Aunque no es la primera compañía que lanza una tecnología como esta, sus competidores (Pinterest Lens o Bixby Vision de Samsung) no tienen los 2.000 millones de usuarios que alcanza Android, o el motor de búsqueda de Google.

Esta función estará disponible en aproximadamente un mes con la aplicación Google Photos, aunque tarde o temprano, estará disponible también en Google Apps, incluido el Assistant.

Google I/O 2017 presenta sus grandes novedades que nos afectarán a (casi) todos 1
Fue el primer anuncio en el Google I/O 2017. | Foto: Stephen Lam / Reuters

Android O, la gran actualización del sistema operativo

Miles de teléfonos, relojes, televisiones o coches funcionan con Android, así que conocer los pormenores de esta nueva versión puede ser interesante para muchos. Google ya ha anunciado que su objetivo es lograr “experiencias fluidas y vitalidad” con esta nueva actualización.

Android O aumentará la seguridad con una nueva tecnología llamada Google Play Protect. Además, mejorará el rendimiento llegando a ser hasta dos veces más rápido que Android Nougat, o eso es lo que dice el portal sobre Android, AndroidPIT.

La nueva actualización tendrá también un contador de notificaciones que te permitirá poder ver de un vistazo en el icono de una app cuántas notificaciones tienes sin leer. También presenta una nueva forma para seleccionar texto que puede reconocer, por ejemplo, direcciones completas. Ah, y una nueva característica para los desarrolladores: Android soportará un tercer lenguaje de programación. A C++ y a Java se les une ahora también el soporte nativo Kotlin.


Google Assistant tendrá una app para iPhone

Para los usuarios de iPhone que suspiraban por el nuevo Assistant de Google, ya tendrán su aplicación. Algunos medios citan que ya está disponible en Estados Unidos, pero que no ha aparecido en la App Store de otros países.

Google Home

En los próximos meses, Google Home permitirá llamadas gratuitas en Estados Unidos y Canadá y en verano llegará a países como Australia, Francia o Alemania. Entre las nuevas funciones se incluye la lectura automática de notificaciones o el control de otros dispositivos en casa gracias al soporte Bluetooth. Además, ha conseguido más socios como Soundcloud, Hulu and HBO Now, y por tanto, podrá ofrecer más contenidos.

Google I/O 2017 presenta sus grandes novedades que nos afectarán a (casi) todos 2
La apuesta por una realidad virtual más simple sigue siendo una prioridad para Google. | Foto: Stephen Lam / Reuters

YouTube

Con la nueva aplicación de YouTube para televisiones se podrá disfrutar próximamente de vídeos 360 en la pantalla más grande de tu salón. También va a contar con una nueva función llamada Super Chat (un chat interactivo con el que se podrán comentar emisiones en directo).


Realidad Virtual y Realidad Aumentada

Google quiere deshacerse de los cables y conseguir un acceso más simple a la realidad virtual. En su plataforma Daydream, ha presentado unas nuevas gafas standalone VR capaces de reconocer el espacio que nos rodea sin necesidad de utilizar un teléfono móvil o un ordenador. Eso por un lado, y por otro, está el proyecto de realidad virtual de Google para los teléfonos.

El ‘Tango project’, y sus sensores 3D, serán aún más prácticos: por ejemplo, con esta nueva tecnología vamos a poder andar por una tienda y el propio smartphone nos indicará el camino hasta la estantería donde se encuentra lo que queremos comprar.

Tenemos un año por delante para ver cómo funcionan todas las novedades del gigante americano.

La generación dispuesta a parar la gran ciberguerra global

Cecilia de la Serna

Foto: Kacper Pempel
Reuters

Los expertos coinciden ya en que estamos inmersos en un gran conflicto global -¿Tal vez la Tercera Guerra Mundial?- y que sus trincheras están en Internet. Esta ciberguerra ha tenido su mayor exponente en el reciente y mediático ataque masivo sufrido por entidades de todo el mundo. El virus informático WannaCry desnudó en pocas horas las vulnerabilidades de una sociedad hiperconectada y cada vez más dependiente de la tecnología. En España, por ejemplo, logró penetrar en el sistema de Telefónica, mientras que en el Reino Unido logró paralizar numerosos hospitales públicos, y en otros países entró en los sistemas de entidades críticas y bancos. Parece que WannaCry ya empieza a remitir, pero los expertos alertan de un segundo ciberataque mundial por otro virus: el Adylkuzz.

Espionaje, contraespionaje, mero chantaje económico, o acciones de sabotaje masivo están a la orden del día en este clima de ciberguerra. Forman parte de auténticas mafias ciberdelictivas, e incluso de la estrategia de los gobiernos. Esta ciberguerra también se revela en recientes episodios en las urnas, con los hackeos denunciados en Francia y en los expuestos en la elección que terminó con el republicano Donald Trump en la Casa Blanca.

Dos veinteañeros al rescate

El ciberataque que propagó este software malicioso por todo el mundo fue frustrado por un joven investigador británico con la ayuda de otro ingeniero de seguridad de veintitantos años en Estados Unidos. Ambos pertenecen a la generación de hackers dispuesta a parar la gran ciberguerra global.

Los ‘hackers de sombrero blanco’ usan sus amplios conocimientos informáticos para encontrar los fallos en la seguridad de los sistemas 

Antes de continuar, no está de más recordar que ‘hacker’ no es necesariamente un término peyorativo. Existen hackers buenos, como aquellos que trabajan día a día por preservar la privacidad de millones de usuarios o aquellos que ayudan con su labor a proteger la seguridad nacional de sus países. Estos individuos, conocidos en el entorno digital como ‘hackers de sombrero blanco’, hacen uso de sus amplios conocimientos informáticos para encontrar los fallos en la seguridad de los sistemas y prevenirlos de los ataques malintencionados de los otros hackers, los malos. A veces trabajan con ejércitos y cuerpos y fuerzas de seguridad de los estados, a veces para empresas privadas y en otras ocasiones lo hacen por su cuenta.

La generación dispuesta a parar la gran ciberguerra global 1
Marcus Hutchins es el héroe accidental de los últimos días. | Foto: Frank Augstein / AP

Marcus Hutchins es un hacker de sombrero blanco. Británico, de 22 años, aficionado a los videojuegos y un jovencísimo especialista en ciberseguridad, es el perfil que está detrás del hombre que logró bloquear el pasado viernes la extensión del virus WannaCry. Lo hizo desde un ordenador en su pequeña habitación en la casa de sus padres, en Devon, en el suroeste de Inglaterra. Este joven, que responde al alias (ya no) anónimo de ‘MalwareTech’, se convirtió en el héroe accidental de este “ciberdrama” global. Hutchins descubrió la kill switch -la forma de apagar el virus- al darse cuenta de que los responsables del WannaCry habían creado un dominio oculto en el software que hacía las veces de tecla de desactivación interna para los propios piratas. Para ejecutar el bloqueo del virus, primero infectó su propio ordenador con el ransomware. Consiguió, con la ayuda de un amigo, una muestra del malware y al ejecutarlo se dio cuenta de que llamaba a un dominio, gwea.com, no registrado. Hutchins registró este dominio por 10 euros y redirigió el tráfico a un servidor de Los Ángeles. La propagación se paró inmediatamente y sin que nadie lo esperara. El propio Hutchins contó en su página web cómo descubrió, casi sin querer, esa vulnerabilidad del virus, convirtiéndose en un héroe a escala global.

Otro veinteañero también reparó en el interruptor que bloqueaba el virus. Se trata de Darien Huss, un ingeniero de investigación de 28 años que trabaja para la firma de ciberseguridad Proofpoint. Desde el otro lado del Atlántico, Huss estaba haciendo su propio análisis y se puso en contacto con Hutchins para colaborar en el bloqueo. Huss hizo una captura de pantalla que mostraba su descubrimiento, y la compartió en Twitter.

Hutchins responde como nadie al perfil típico de la Generación Z: no fue a la Universidad y aprendió por sí mismo 

La vida de Marcus Hutchins ha cambiado radicalmente tras su accidental descubrimiento. En estos momentos está trabajando con el gobierno británico, concretamente para el Centro Nacional de Seguridad Cibernética, en la labor de evitar un posible nuevo ataque del virus. Además, ha recibido una multitud de ofertas de trabajo. Actualmente trabaja para la firma estadounidense de inteligencia privada Kryptos Logic, según publica el británico The Daily Mail. Hutchins responde como nadie al perfil típico de la Generación Z: no fue a la Universidad y aprendió por sí mismo las más sofisticadas técnicas de hacking.

Un ejército de jóvenes hackers

El ataque masivo de la pasada semana provocó un auténtico revuelo mediático. No era para menos ya que era una agresión sin precedentes en la red. Tanto es así, que los propios gobiernos se vieron obligados a explicar algunas de sus estrategias en la lucha contra el cibercrimen, e incluso a impulsar nuevas medidas.

El Estado podría aprovechar los recursos y conocimientos de ciudadanos anónimos para proteger al resto

El Partido Popular, actualmente en el gobierno de España, anunció la realización de un borrador para la creación de una milicia de voluntarios civiles, en su mayoría hackers, que en cuestión de minutos pueda combatir codo con codo con los ciberguerreros del Estado, en el caso de que se produjese una agresión informática que pusiera en peligro una infraestructura crítica del país o a una empresa estratégica.

De esta forma, el Estado aprovecharía los recursos y conocimientos de ciudadanos anónimos -en su gran mayoría gente muy joven- para proteger al resto de los mortales sin esa sabiduría informática.

¿De qué lado estás?

En cuestiones informáticas los más jóvenes parece que siempre tienen las de ganar. Los más pequeños ya aprenden el lenguaje de programación a muy temprana edad, como quien aprende inglés o francés. Los adolescentes de la Generación Z son nativos digitales, por lo que términos como malware o ransomware no son inescrutables para ellos. Ahora se les presenta ante sí la disyuntiva que toda generación ha tenido que dilucidar: estar en el lado del bien o en el del mal. En la ciberguerra que no se avecina, sino que se da en estos precisos instantes, es necesario escoger un lado.

TOP