Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

India paraliza cautelarmente la deportación de los rohingya

Foto: Zakir Hossain Chowdhury
AP

El Tribunal Supremo indio ha paralizado este viernes cautelarmente la deportación de unos 40.000 rohingyas en la India mientras examina una demanda contra la intención del Gobierno indio de expulsar a los miembros de esta minoría musulmana que se encuentran en el país alegando “motivos de seguridad”.

El Supremo ha señalado que hasta la próxima vista del caso, que tendrá lugar el 21 de noviembre, “el Gobierno no debe deportar” a los rohingyas, ha afirmado a Efe el abogado Prashant Bhushan, que representa a la parte demandante. La máxima instancia judicial india estudia la apelación de dos refugiados rohingyas contra la posible deportación del país de los miembros de esta minoría, una decisión que el Gobierno indio defiende que debe quedar en manos del Poder Ejecutivo.

El Gobierno aseguró que la permanencia de los rohingyas, “además de ser absolutamente ilegal (…) supone serias amenazas a la seguridad”, tras hallar supuestamente entre ellos vínculos con terroristas. Sin embargo, el presidente del Tribunal Supremo, Dipak Misra, ha indicado “que se trata de un importante asunto de derechos humanos de los refugiados“, por lo que “los derechos humanos de esta gente se tienen que equilibrar con la búsqueda de la seguridad nacional”.

India paraliza cautelarmente la deportación de los rohingya
Indio musulmán firmando en un cartel que denuncia la persecución a los rohingya. | FOTO: Mahesh Kumar A./AP

A su vez, el juez Misra ha subrayado que entre los rohingyas hay también “mujeres, niños, ancianos y gente inocente y el tribunal tiene que equilibrar este interés”.

La intención del Gobierno indio de deportar cerca de 40.000 rohingyas que hay repartidos en varios campamentos en el norte del país, de los cuales 16.500 poseen estatus de refugiados, ha suscitado varias críticas de grupos de derechos humanos en la India.

Esta medida se produce en plena crisis de refugiados rohingya.  Al menos 536.000 personas de esta minoría han huido a Bangladesh desde el 25 de agosto a raíz de la ola de violencia desatada en Birmania (Myanmar), donde el Ejército efectúa una campaña militar en respuesta a un ataque de un grupo de insurgentes de esta minoría contra puestos de las fuerzas de seguridad birmanas. Esta operación militar ha sido catalogada por el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos como un caso de “limpieza étnica”.

Continúa leyendo: El primer mes de violencia en Birmania dejó 6.700 rohingyas muertos

El primer mes de violencia en Birmania dejó 6.700 rohingyas muertos

Foto: ALKIS KONSTANTINIDIS
Reuters

Al menos 6.700 rohingyas murieron en el primer mes desde que estalló la crisis a finales de agosto a raíz de la represión del ejército birmano contra esta minoría musulmana en un estado del oeste del país, ha denunciado este jueves Médicos Sin Fronteras (MSF).

“Al menos 6.700 rohingyas, según las estimaciones más conservadoras, han muerto, incluyendo 730 niños menores de cinco años”, ha dicho la organización, que ha recabado los datos a partir de los refugiados en Bangladesh.

El estudio de MSF se refiere exclusivamente al primer mes de violencia, pero el éxodo rohingya continúa y las personas que huyen “dicen haber sufrido violencia en las últimas semanas”, añade la organización humanitaria. “Hemos escuchado a personas contar que familias enteras murieron encerradas en sus viviendas incendiadas por los militares”, afirma Wong.

El estudio de MSF establece que el 69% murió por disparos, un 9% murió quemado vivo y otro 5% a golpes.

El mes pasado, Amnistía Internacional acusó al gobierno de Myanmar, la antigua Birmania, de haber impuesto un régimen de “apartheid” a los musulmanes rohingyas, al tiempo que denunció que este sistema “institucionalizado” de discriminación es un crimen contra la humanidad.

En septiembre, el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, instó a las autoridades birmanas a suspender todas las acciones militares contra los rohingyas advirtiendo de que la violencia había generado ya entonces “una catástrofe humanitaria”.

Desde el mes de agosto, más de 600.000 rohingyas han huido de Birmania a Bangladesh.

Continúa leyendo: China recopila datos biológicos de todos los residentes de entre 12 a 65 años en Xinjiang

China recopila datos biológicos de todos los residentes de entre 12 a 65 años en Xinjiang

Foto: Bobby Yip
Reuters/Archivo

Las autoridades chinas están recopilando datos biológicos como ADN, el iris de los ojos, muestras de sangre o huellas digitales a millones de personas que residen en la región china de Xinjiang, al noroeste del país, lo que supone una “grave” violación del derecho internacional, según ha denunciado Human Rights Watch (HRW).

Este programa gubernamental se presenta bajo un mecanismo de salud gratuito, pero los ciudadanos no son informados sobre la intención de recolectar, almacenar y usar estos datos tan personales, ha alertado HRW en un comunicado.

En concreto, se han realizado un escáner de iris, muestras de ADN y pruebas de sangre a todos los residentes de entre 12 y 65 años de Xinjiang, hogar de 10 millones de uigures y otras minorías étnicas predominantemente musulmanas.

Esta recopilación “obligatoria y desproporcionada” de datos biométricos confidenciales plantea “serias” preocupaciones sobre los derechos humanos, ya que los datos podrían ser utilizados para la vigilancia de personas por etnia, religión u opinión. Todo esto “tiene un potencial particularmente abusivo, y apenas parece justificable como medida de seguridad”, ha aseverado la directora de HRW en China, Sophie Richardson.

Por otra parte, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Lu Kang, ha tildado estas las acusaciones de “irresponsables” y ha pedido que “no se tomen en serio” las observaciones realizadas por la organización para los derechos humanos. “El pueblo de Xinjiang tiene una vida feliz y armoniosa, y eso es un hecho. Tal vez algunas personas fuera de China se niegan a reconocerlo“, ha respondido Lu a la prensa.

Esta medida no es la única que se aplica a la población de Xinjiang. Las autoridades regionales han impuesto restricciones generalizadas sobre los derechos humanos, incluida la libertad de religión, y desde 2016, han impuesto restricciones a los viajes al extranjero.

Aunque la recopilación de ADN por las autoridades se justifica como una herramienta de investigación, este programa recaba información de todas las personas, independientemente de su relación con alguna investigación criminal. Por eso, HRW ha denunciado que la coacción a personas para que aporten muestras de sangre sin consentimiento o justificación “puede violar la privacidad y a la dignidad”.

China recopila datos biológicos a todos los residentes de entre 12 a 65 años en Xinjiang 1
Ciudadanos uigures en la región de Xingjiang. | Foto: Thomas Peter/REUTERS

Las autoridades chinas pretenden mejorar, así, la toma de decisiones científicas que ayuden a promover la reducción de la pobreza y la “estabilidad social”, por ejemplo, a través de la detección de enfermedades graves.

Un ciudadano uigur, del oeste de Xinjiang, ha contado a HRW que su comité vecinal “había exigido que los habitantes de su barrio participaran en los exámenes físicos“. A su vez, ha explicado que negarse a realizar dichas pruebas se considera como un signo de “deslealtad política”.

En relación a estas medidas tomadas por el gobierno de Xi Jinping, HRW ha alertado de los esfuerzos de las autoridades para implantar nuevos sistemas tecnológicos para la vigilancia masiva, incluido el uso de las bases de datos o la biometría en todo el país asiático.

“Las autoridades chinas parecen pensar que pueden lograr ‘la estabilidad social‘ al colocar a la gente bajo el microscopio, pero estos programas abusivos tienen más probabilidades de empeorar la hostilidad hacia el Gobierno“, ha afirmado Richardson.

Continúa leyendo: La Policía de Bangladesh descarta que el atacante de Nueva York tuviera vínculos con radicales

La Policía de Bangladesh descarta que el atacante de Nueva York tuviera vínculos con radicales

Foto: BRENDAN MCDERMID
Reuters/File

El joven de origen bangladeshí Akayed Ullah, el autor del atentado el lunes en la estación de autobuses principal de Nueva York que causó cinco heridos, no se encuentra vinculado a grupos radicales en el país asiático, aunque si estaba influenciado por un líder islamista local, ha informado este miércoles la policía de Bangladesh.

“Hemos recopilado información acerca de con quién se reunió aquí. No hemos encontrado conexión con ningún grupo radical conocido, pero continuamos con la investigación”, ha afirmado en una rueda de prensa el jefe del departamento antiterrorista de la Policía de la capital, Monirul Islam.

El joven de 27 años “solía hablar a su mujer de la literatura de Jashimuddin Rahmani”, que era el jefe y líder espiritual del grupo islamista radical bangladeshí Ansarullah Bangla Team (ABT), sentenciado a cinco años de prisión en 2015 por el asesinato de un bloguero laico, según ha desvelado el jefe de Policía.

El oficial ha apuntado también que Akayed Ullah carecía de antecedentes penales en Bangladesh. El supuesto terrorista, que emigró a Estados Unidos en 2011 junto a toda su familia, visitó el país asiático en septiembre y estuvo “principalmente en Dacca” pasando tiempo con su mujer y su bebé de seis meses, tal y como ha explicado Islam.

Ullah, que se encuentra entre los heridos en la explosión, detonó el lunes un artefacto casero en un túnel que conecta la terminal de autobuses del Puerto de Nueva York con el metro suburbano de la plaza Times Square. Ullah se había radicalizado debido a los mensajes divulgados en internet por el grupo terrorista Estado Islámico (EI), según el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos. La Casa Blanca ha llegado a la conclusión de que el joven pudo entrar en el país en febrero de 2011 gracias a un visado de reagrupación familiar.

Bangladesh, que es un país de mayoría musulmana, se considera moderado, aunque las alarmas del radicalismo se han disparado desde 2013 tras una serie de atentados que han causado más de 70 muertos. Fundamentalmente los fallecidos han sido blogueros, intelectuales, extranjeros y miembros de minorías religiosas.

El más impactante de todos esos crímenes fue el asesinato de 22 personas, en su mayoría extranjeros, en el asalto a un restaurante de la acomodada zona diplomática de Dacca en junio del año pasado, perpetrado por grupo que se declaró leal al Estado Islámico, aunque las autoridades de este país los consideran un grupo radical local, ha informado la agencia EFE.

Continúa leyendo: Rusia pide autorización a la ONU para enviar armas a la República Centroafricana

Rusia pide autorización a la ONU para enviar armas a la República Centroafricana

Foto: Baz Ratner
Reuters/File

Rusia ha pedido permiso este martes al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para empezar a suministrar la próxima semana armas y munición a las Fuerzas Armadas de la República Centroafricana, según la agencia AFP. Esta iniciativa ha suscitado preocupación en Francia, que ha cuestionado el plan ruso, tal y como ha revelado una fuente del Consejo de Seguridad que se ha mantenido en el anonimato.

Rusia ha pedido una excepción con respecto al embargo que se impuso a la República Centroafricana en 2013, cuando la violencia se apoderó del país africano. El presidente centroafricano, Faustin-Archange Touadera, ha solicitado asistencia militar al ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, durante unas conversaciones que mantuvieron en el balneario de Sochi, sobre el Mar Negro, ha explicado la fuente diplomática.

Rusia también ha propuesto instruir al ejército centroafricano en el uso de esas armas, un proyecto que debe recibir luz verde de la ONU. El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas tiene hasta las 2:00 horas del miércoles para responder a la solicitud.

Más 600.000 ciudadanos africanos han sido desplazados a causa de la violencia en la República Centroafricana, y otros 500.000 se han refugiado en países vecinos. A mediados de noviembre, el Consejo de Seguridad prolongó por un periodo de un año la misión de paz en el país, la Misión Unidimensional Integrada de las Naciones Unidas para la Estabilización en la República Centroafricana (MINUSCA), reforzándola con 900 efectivos militares.

TOP