Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Los independentistas catalanes perderían el referéndum si se celebrara ahora

Foto: ALBERT GEA

El 46,8% de los ciudadanos que vive en Cataluña votaría no a la independencia en un referéndum, frente al 45,3% que lo haría a favor de formar un Estado independiente del resto de España, según la última encuesta del Centre d’Estudis d’Opinió (CEO), dependiente de la Generalitat catalana, hecha pública este jueves. El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, celebró el 23 de diciembre una “cumbre” para reafirmar su voluntad de convocar un referéndum en 2017 en el que los ciudadanos decidan si Cataluña debe seguir siendo parte de España o prefieren que sea un Estado independiente.

En junio de este año, el 42,4% de los encuestados estaba en contra de la independencia de Cataluña, frente al 47,7% que la deseaba, lo que supone una variación de dos puntos a favor de que la Comunidad siga formando parte de España, e indica que la opción independentista va perdiendo apoyos con el paso del tiempo.

Así se desprende también de la encuesta cuando pregunta por las preferencias de voto si se celebraran elecciones ahora en Cataluña. En este sentido, Junts pel Sí bajaría de los 62 escaños que tiene ahora en el Parlament y pasaría a una horquilla de entre 59 y 61 diputados. La CUP también bajaría y obtendría entre seis y ocho escaños, frente a los diez que tiene en este momento. En el mejor de los casos, ambas formaciones independentistas sumarían 65 escaños, por debajo de los 68 diputados necesarios para la mayoría absoluta.

También Ciudadanos perdería entre uno y tres escaños. En la actualidad tiene 25 escaños y se quedaría con 22-24 diputados. El PSC obtendría entre uno y dos escaños más de los 16 actuales mientras que el PP se quedaría con los 11 que tiene o uno más. El partido que más subiría si hubiera ahora elecciones es Catalunya Sí Que Es Pot (CQSP), donde están Podemos e Iniciativa per Catalunya, que subiría de 11 a 14-15 diputados, según la encuesta.

Theresa May llega finalmente a un acuerdo de gobierno con los unionistas del DUP

Foto: Daniel Leal-Olivas/Pool
Reuters

La primera ministra británica, Theresa May, y la líder del Partido Democrático Unionista (DUP) de Irlanda del Norte, Arlene Foster, finalmente han alcanzado este lunes un acuerdo que permite a los conservadores gobernar en minoría en el Reino Unido. Este pacto llega tras dos semanas de conversaciones entre las dos formaciones desde que las elecciones dejaron al Partido Conservador sin mayoría absoluta en el Parlamento. Foster, ha confirmado el apoyo de su formación al Gobierno conservador de May, a cambio de 1.000 millones de libras (1.300 millones de euros) en dos años para la autonomía de Irlanda del Norte.

Los diez parlamentarios del DUP apoyarán a los ‘tories’ en las votaciones clave en la Cámara de los Comunes, empezando con la votación sobre el Discurso de la Reina, que tendrá lugar esta semana. El Ejecutivo de May necesita el apoyo de estos diez diputados del ultraconservador DUP norirlandés, pro-británico y protestante, tras haber perdido la mayoría absoluta en las elecciones generales del 8 de junio.

El DUP es un partido que defiende políticas ultraconservadoras en asuntos sociales. Aunque el DUP apoyó el Brexit en el referéndum de 2016, quiere que la frontera con Irlanda, la única terrestre entre el Reino Unido y la UE, siga abierta para no dañar a la economía local.

Theresa May llega finalmente a un acuerdo de gobierno con los unionistas del DUP 3
Las dos partes reunidas en Downing Street | Foto: Daniel Leal-Olivas /Pool / Reuters

Las conversaciones entre May y Foster se han centrado en el apoyo financiero a Irlanda del Norte y Brexit.

La jefa del Gobierno confía en que este acuerdo con los unionistas esté listo para el jueves, cuando se prevé que el Parlamento de Londres vote sobre el proyecto legislativo del Ejecutivo para los próximos dos años, que incluye numerosa legislación sobre el Brexit.

El eventual pacto entre ambas formaciones ha sido criticado tanto por la oposición política, encabezada por el Partido Laborista, como por varios “tories”, como el ex primer ministro John Major, que dice que amenaza el acuerdo de Viernes Santo de 1998, que puso fin a tres décadas de conflicto armado en Irlanda del Norte. El acuerdo de paz norirlandés exige al Gobierno de Londres ser un árbitro imparcial de la política de la provincia.

El republicano y católico Sinn Féin, antiguo brazo político del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), ha acusado a May de haber roto los principios del acuerdo de Viernes Santo, y se muestra desconfiado en las negociaciones para restablecer el poder en Belfast.

May alcanza finalmente un pacto de gobierno con el DUP
Theresa May saluda al líder del DUP, Nigel Dodds, antes de comenzar la reunión en el número 10 de Downing Street | Foto: Neil Hall / Reuters

El congresista republicano tiroteado en EEUU sale de la unidad de cuidados intensivos

Foto: Pablo Martinez Monsivais
AP Photo

Steve Scalise, el congresista republicano que ha resultado herido al ser atacado con un arma de fuego, ha sido trasladado este viernes fuera de la unidad de cuidados intensivos en la que se encontraba desde hace más de una semana, ha informado el hospital MedStar de Washington.

El congresista, el herido más grave de un tiroteo contra miembros republicanos del Congreso que entrenaban el miércoles de la semana pasada en un campo de béisbol, se mantiene en “buena situación”, aunque se enfrenta a un largo proceso de rehabilitación.

Según el hospital, el congresista republicano “continúa progresando bien”, por lo que ahora ha sido trasladado a otra zona del hospital.

Scalise, el tercer legislador republicano de más alto rango en la Cámara de Representantes, ha recibido un disparo en la cadera que le ha hecho perder mucha sangre y le ha puesto al borde de la muerte.

James Hodgkinson, de 66 años y procedente de Illinois, la ha emprendido a tiros el pasado día 14 contra los participantes de un entrenamiento en Alexandria (Virginia) para preparar un partido benéfico entre republicanos y demócratas.

Debido a que Scalise contaba con protección de la Policía del Capitolio por su condición de líder del Congreso, Hodgkinson ha sido abatido y ha fallecido en el hospital.

Además de a Scalise, el atacante ha herido a un policía del Capitolio, a un asesor de un congresista de Texas y a un representante de un grupo de cabildeo que también había trabajado en el Congreso.

Los investigadores han determinado que Hodgkinson ha mostrado en redes sociales numerosas críticas contra el presidente Donald Trump y otros republicanos, y ha actuado solo.

Trump asegura no haber grabado sus conversaciones con Comey

Foto: Susan Walsh
AP Photo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha dicho este jueves que no posee cintas ni ha grabado sus conversaciones con el exdirector del FBI James Comey, y ha matizado que no tiene “ni idea” de si existen grabaciones de esos encuentros.

“Con toda la vigilancia electrónica, interceptaciones, desenmascaramiento y filtración ilegal de información recientemente reportados, no tengo ni idea de si hay ‘cintas’ o grabaciones de mis conversaciones con James Comey, pero yo no he hecho, y no tengo, ningún tipo de grabaciones”, ha comentado Trump en su cuenta de Twitter.

Ha sido el propio Trump quien insinuó hace semanas la posibilidad de la existencia de grabaciones de sus conversaciones con Comey, quien dirigía el FBI hasta que el mandatario decidió despedirlo de manera fulminante a comienzos de mayo.

El 12 de mayo, tres días después del despido de Comey, Trump lanzó desde su Twitter una amenaza: “Más le vale que no haya ‘cintas’ de nuestras conversaciones antes de que él empiece a filtrar a la prensa”.

Durante su comparecencia a comienzos de este mes ante el Comité de Inteligencia del Senado, Comey se mostró deseoso de que Trump confirmara la existencia de esas grabaciones y exclamó: “Dios mío, espero que haya cintas”.

Sin embargo, Comey tomó nota de las conversaciones que ha mantenido con Trump mientras era el jefe del FBI y, en ese testimonio ante el Senado, declaró que el presidente lo había presionado para “despejar la nube” que le causa la investigación sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones de noviembre y los posibles contactos entre su campaña y el Kremlin.

Este jueves, también vía Twitter, Trump ha cuestionado la decisión que ha tomado su antecesor en la Casa Blanca, Barack Obama, para frenar los ataques rusos destinados supuestamente a influir en las elecciones de 2016, una trama que ha considerado, además, un mero “engaño de los demócratas” para justificar su derrota.

La investigación sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones y la posible coordinación entre la campaña de Trump y el Kremlin está ahora en manos de un fiscal especial, el exdirector del FBI Robert Mueller.

Varios comités del Congreso estadounidense han solicitado que, si existen cintas o grabaciones de las conversaciones entre Trump y Comey, sean entregadas antes de este viernes, 23 de junio, para que puedan formar parte de la investigación sobre la trama rusa.

La Casa Blanca ya había adelantado en los últimos días que Trump despejaría las dudas sobre las cintas esta semana.

Los residentes con cinco años en Reino Unido “no le deben temer al brexit”

Foto: Gonzalo Fuentes
Reuters

La primera ministra británica, Theresa May, ha propuesto este jueves a los líderes de la Unión Europea que los europeos con cinco años de residencia en el Reino Unido mantengan su estatus de establecimiento permanente una vez se materialice la salida de Londres de la UE.

En una negociación que ha iniciado esta semana, May, que ha desvelado en el Consejo Europeo sus planes para los tres millones de ciudadanos europeos que viven en el Reino Unido tras el “brexit”, ha reiterado que la reciprocidad es vital y que ambas partes deben acordar los términos y crear certidumbre lo antes posible en las negociaciones, según ha indicado un alto funcionario británico.

Ha precisado que se concederá el estatus británico de establecimiento a cualquier ciudadano de la UE en el Reino Unido con cinco años de residencia en una fecha específica entre el momento de activación del artículo 50 de los tratados para la salida del país (marzo de 2017) y el momento de la marcha del país, prevista para marzo de 2019.

A estas personas se las tratará como si fueran ciudadanos británicos en lo que respecta a la asistencia sanitaria, la educación, los beneficios y las pensiones.

A cualquier ciudadano de la UE con menos de cinco años de residencia que llegue antes de una fecha de corte se le dará tiempo para quedarse hasta que cumpla esos cinco años para poder obtener el estatuto británico de establecimiento.

Según la primera ministra británica, esa fecha específica de corte, que aún debe ser discutida, no debe ser anterior a la activación del artículo 50 ni posterior a la de salida del país de la Unión.

May también ha hablado de un periodo de gracia cuya duración aún debe ser determinada, pero que espera que no sea superior a dos años, a fin de permitir que los europeos regularicen su estatus en el país.

Además, ha insistido en que todos los ciudadanos que lleguen antes de que el Reino Unido deje la UE tendrán la oportunidad de regularizar su situación según las nuevas normas.

Hasta que el Reino Unido sea un Estado tercero, ha dejado claro que todos los europeos residentes allí tendrán sus derechos protegidos.

Asimismo, May ha hecho hincapié en el compromiso de que no se pedirá a ningún ciudadano de la UE que vive actualmente de forma legal en el Reino Unido que deje el país en el momento de la salida, y en que todos los ciudadanos europeos que residen legalmente tendrán la oportunidad de regularizar su estatus al producirse el “brexit” para quedarse.

Igualmente, ha señalado que el sistema para aplicar esta normativa será lo más simplificado posible y ha avanzado que la semana próxima dará más detalles.

El Reino Unido no quiere que nadie tenga que irse ni que familias sean separadas, ha asegurado May, según las fuentes británicas.

TOP