Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Un opositor herido de bala en las manifestaciones de Caracas

Foto: JUAN BARRETO
AFP

Un joven de 19 años ha resultado herido de bala después de que varios sujetos desconocidos dispararan contra la manifestación protagonizada por la oposición al gobierno de Nicolás Maduro en la Plaza de la Estrella de San Bernardino, en Caracas. El joven, que ha sido trasladado a un centro de salud cercano al lugar del suceso, presentaba signos vitales cuando ha sido atendido, pero su estado de salud es muy delicado.

Aunque no se conoce la identidad de los atacantes, el coordinador del Frente por la Defensa del Norte de Caracas, Carlos Julio Rojas, ha asegurado que eran civiles armados. Un vecino de la zona ha declarado al periódico El Estímulo que eran encapuchados que salieron de las calles laterales de la plaza.

Este ataque se ha producido poco después de que comenzaran las manifestaciones en las que el oficialismo y la oposición miden sus fuerzas por las calles de la ciudad este miércoles, para las que los agentes de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) han instalado varios puntos de control en las entradas de Caracas. Sin embargo, solo hay una entrada a la ciudad que se encuentra bloqueada.

La policía y los militares venezolanos se preparan para las marchas en Caracas
La policía controlaba las entradas a Caracas. | Foto: Federico Parra

El paso cerrado se encuentra en el este de la capital venezolana, entre el distribuidor Metropolitano y la Costa Mil. El resto de la ciudad ha amanecido con poco tráfico, a pesar de la orden del Gobierno de cerrar 20 estaciones de metro durante todo el día para proteger a sus empleados, sus usuarios y sus instalaciones.

También se han podido ver en algunos puntos de la ciudad, como San Antonio de los Altos, tanques y camiones con militares preparados para cualquier problema que pueda surgir durante las movilizaciones.

Respecto a la manifestación, la oposición ha prometido que será “la madre de todas las marchas” para exigir elecciones generales y respeto al Parlamento, el único de los poderes públicos que controla. Consideran además que el plan de seguridad solo quiere intimidar, lo que, según han dicho en un comunicado, “evidencia la fragilidad y el temor al pueblo en la calle”.

Nicolás Maduro, por su parte, ha advertido de que los opositores no lograrán llegar al corazón de la ciudad como pretenden, pues el pueblo tomará las calles y no los dejarán entrar. “Si la derecha quiere marchar, que lo haga en el este”, ha afirmado, según informa El Estímulo.

Dastis cree que plan "cívico militar" de Maduro "no es una buena indicación"

Foto: Emilio Naranjo
EFE

El ministro español de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, cree que la decisión del presidente venezolano, Nicolás Maduro, de activar un plan “cívico militar” para mantener el orden interno “no es una buena indicación”. Dastis ha pedido respetar en Venezuela los derechos de reunión, expresión y manifestación, ya ha opinado sobre la crisis en el país sudamericano antes de presentar en un desayuno informativo a su colega mexicano, Luis Videgaray.

“No es una buena indicación. Nosotros creemos que se debe permitir el uso de los derechos de reunión, expresión, manifestación y que debe imperar la cordura y la normalidad y no crear situaciones de tensión”, ha añadido el jefe de la diplomacia española.

Maduro ya anunció este martes la activación del llamado “Plan Zamora”, que le fue presentado por la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) para mantener el orden interno ante las supuestas amenazas de golpe de Estado que ha sido convocado “desde Washington”.

El presidente venezolano hizo el anuncio desde el palacio presidencial de Miraflores acompañado de su gabinete ejecutivo y miembros de la FANB y señaló que se activará la “fase verde” del plan con “toda la estructura militar, policial y civil del Estado venezolano”, en defensa del orden interno contra el supuesto plan golpista. El anuncio del presidente venezolano se hizo unas horas antes de las marchas a favor y contra el Gobierno que se celebrarán en el país.

Por su parte el secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray, ha hecho un llamamiento al “restablecimiento de las instituciones democráticas” en Venezuela y ha manifestado su “absoluto rechazo a la violencia”. México “no será indiferente” a la crisis política que vive Venezuela “con independencia al respeto a la soberanía de Venezuela”, ha asegurado. México será anfitrión el próximo junio de la Asamblea General de la Organización de Estados Americano (OEA).

El país norteamericano ha tomado una posición más activa en las ultimas semanas sobre la crisis política venezolana y el propio presidente, Enrique Peña Nieto, recibió recientemente a la esposa y la madre del opositor venezolano Leopoldo López, encarcelado en su país. Según Videgaray, la OEA defiende que “la forma de gobierno que tiene que prevalecer es la democracia representativa” y según el ministro, observan que “un deterioro objetivo” de la democracia representativa en Venezuela. Asimismo ha destacado que se han pospuesto las elecciones, además de vulneraciones en el poder legislativo, así como la existencia de presos políticos.

El canciller mexicano ha hecho un llamamiento a las partes, gobierno y oposición venezolanos “a la civilidad y al desarrollo pacífico de los procesos políticos de Venezuela. Respecto a la pretensión de Maduro de armar a sectores de la sociedad civil, el político mexicano ha expresado su “absoluto rechazo a la violencia como forma de expresión política” y ha invitado a las partes a “mantener la expresión política alejada de la violencia”, según recoge la agencia EFE.

Colombia denunciará ante la ONU la militarización de sociedad venezolana

Foto: Jaime Saldarriaga
Reuters/File

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha dicho este miércoles que ha pedido a su canciller, María Ángela Holguín, que lleve hoy ante la ONU la preocupación de su Gobierno por la “militarización de la sociedad venezolana” anunciada por su homólogo Nicolás Maduro. “Solicité a la canciller que pida hoy al secretario general de ONU poner su atención en la preocupante militarización de la sociedad venezolana”, ha escrito el jefe de Estado en su Twitter.

Holguín viajó el martes a Nueva York donde se reúne este miércoles con las máximas autoridades de Naciones Unidas, encabezadas por el secretario general, Antonio Guterres, para presentar los avances de la misión del organismo internacional en la aplicación del acuerdo de paz firmado con la guerrilla de las FARC.

Colombia y Venezuela comparten una frontera terrestre de 2.219 kilómetros, razón por la cual la crisis del país vecino es seguida con atención por las autoridades de Bogotá. El Gobierno colombiano ha estado pendiente de los recientes hechos de Venezuela, donde han sido convocadas para hoy manifestaciones callejeras de la oposición y del chavismo. En un primer mensaje publicado este martes, Santos expresó su “seria preocupación” por el anuncio del presidente Maduro sobre un plan para expandir los miembros de la Milicia Bolivariana.

Maduro dijo el pasado lunes en Caracas que aprobó un plan para expandir a 500.000 los miembros de la Milicia Bolivariana, armados con fusiles para que se desplieguen en todas las zonas de defensa integral del país. El nuevo pronunciamiento de Santos sigue a otro de once Gobiernos de América Latina que rechazaron la muerte de seis personas en las últimas protestas en Venezuela y pidieron evitar “cualquier acción de violencia” en la jornada de manifestaciones convocada para este miércoles.

Ese pronunciamiento fue calificado por el Ejecutivo venezolano como una “grosera injerencia” al tiempo que señaló que los Gobiernos de esas naciones “violentan” las leyes internacionales para respaldar un supuesto “intervencionismo” desde el exterior y los acusó de avalar la “violencia vandálica” de la oposición. “Venezuela rechaza grosera injerencia de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Paraguay Perú y Uruguay”, dijo el mismo lunes la canciller venezolana, Delcy Rodríguez.

Naufraga en Colombia un barco con cerca de 150 pasajeros a bordo

Foto: Kim Hong-Ji
Reuters

Una embarcación con cerca de 150 personas ha naufragado hoy en el embalse de Guatapé, una localidad turística situada a 80 kilómetros de Medellín, en el noroeste de Colombia, han informado fuentes oficiales. “A esta hora un helicóptero UH-60 Ángel de la Fuerza Aérea Colombiana procede hacia Guatapé para apoyar la emergencia presentada por el naufragio de una embarcación con alrededor de 150 personas”, ha alertado el Comando Aéreo de Combate Número .5, con sede en Rionegro, cerca de Medellín.

El naufragio de la embarcación El Almirante, dedicada a paseos turísticos en el embalse ocurrió poco después de las dos de la tarde, hora local, según el diario El Colombiano, de Medellín. “Estamos en plena operación. Según la empresa (propietaria del barco) iban 150 personas. El bote El Almirante no se chocó contra otro: solo se sumergió”, ha dicho al diario Victoria Eugenia Ramírez, secretaria de Gobierno de Antioquia, departamento al que pertenece Guatapé.

Las autoridades no han hecho aún un balance de víctimas, pero según Blu Radio, ya hay tres personas fallecidas. El embalse está muy cerca de Guatapé, municipio que ofrece diversas actividades para turistas y que este domingo registraba una gran afluencia de público debido a que mañana es festivo en Colombia. Una de las actividades más solicitadas por los turistas es justamente el recorrido por las aguas color verde esmeralda del embalse en barcos que cuentan con servicios como el de restaurante. Bomberos de diferentes localidades del oriente de Antioquia fueron han sido a Guatapé para ayudar en el rescate de los náufragos, informa Efe. El presidente, Juan Manuel Santos, ha declarado por Twitter que tanto él como su equipo están “prestos a brindar asistencia requerida”.

Italia aportará hasta 17 millones de euros para salvar dos bancos

Foto: Alessandro Bianchi
Reuters

El Gobierno italiano ha aprobado este domingo auxiliar a dos bancos venecianos al borde de la quiebra, ha anunciado oficialmente. “El total de recursos movilizados podría llegar hasta un máximo de 17.000 millones de euros, pero el gasto inmediato para el Estado es de un poco más de 5.000 millones”, ha dicho el ministro de Economía, Pier Carlo Padoan, al término de un consejo de ministros este domingo.

En una primera etapa 4.785 millones de euros se destinarán a “mantener la capitalización y reforzar la situación patrimonial” del grupo financiero Intesa Sanpaolo, que va a retomar las actividades rentables de Banca Popolare di Vicenza y Veneto Banca, ha dicho Padoan. Además otros 400 millones de euros servirán como “cobertura de garantía”. Los cerca de 12.000 millones adicionales se utilizarán para cubrir los préstamos de riesgo que podrían no ser reembolsados, añadió.

Este auxilio “permitirá estabilizar la economía de Venecia y salvaguardar la actividad económica de los bancos venecianos”, ha agregado el ministro de Economía italiano. “Este rescate es a favor de los clientes con cuentas corrientes, de los ahorradores (…) de los que trabajan en los bancos”, ha dicho por su parte el jefe de Gobierno, Paolo Gentiloni.

El Gobierno italiano ha podido adoptar este decreto porque las autoridades europeas competentes en esta materia consideran que el tamaño de los dos bancos, pequeños establecimientos implantados sobre todo en el Véneto, una región del noreste de Italia, permitía una intervención nacional. “La Comisión Europea aprobó, bajo las reglas de la UE, las medidas italianas para facilitar la liquidación” de ambos bancos que se hará “en conformidad con las leyes nacionales de insolvencia”, ha indicado Bruselas en un comunicado.

En un comunicado publicado el viernes por la noche, el ministerio de Finanzas había anticipado la reunión del fin de semana para preparar un rescate, que busca asegurar “que las operaciones bancarias sigan operativas”, y para proteger a los depositantes y los accionistas.

El Gobierno anunció asimismo la creación de un “banco malo” para absorber los créditos dudosos (con riesgo de que no se devuelvan) de ambas entidades. Según varios medios de comunicación, el coste de la operación para los contribuyentes italianos podría rondar los 10.000 millones de euros. Según el periódico La Republicca, el Estado no sólo se hará cargo de los créditos dudosos sino también de la salida de entre 3.500 y 4.000 empleados, ya sea mediante despidos o prejubliaciones, de los dos bancos venecianos, pero también de Intesa San Paolo, informa AFP.

TOP