Al menos 66 muertos y 76 heridos al explotar una toma clandestina de gasolina en México

General

Al menos 66 muertos y 76 heridos al explotar una toma clandestina de gasolina en México
Foto: Alfredo Estrella

Al menos 66 personas han muerto y otras 76 han resultado heridas por el incendio generado por la explosión en una toma clandestina de gasolina que estaba siendo saqueada este viernes por decenas de personas en México, ha informado en Twitter Omar Fayad, el gobernador del estado de Hidalgo, donde ha tenido lugar el suceso. El incendio, que ya está apagado, ocurre en momentos en que el Gobierno lidera una estrategia nacional para combatir este delito, informa AFP.

«Lamento mucho la grave situación que se padece en Tlahuelilpan por la explosión de un ducto», ha dicho el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, a través de Twitter, poco antes de conocerse el número de víctimas. «Llamo a todo el Gobierno a prestar auxilio a la gente en el sitio», ha añadido. Hasta el lugar de los hechos se ha trasladado el titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Alfonso Durazo.

Una enorme llamarada y una columna gigantesca de humo se llegó a erigir sobre la zona de la explosión, en el estado central de Hidalgo, que había sido acordonada, mientras que numerosos vehículos de emergencia rodeaban el perímetro, según imágenes aéreas de la televisión local.

Al estallar, el combustible creó una suerte de barrera de fuego donde se encontraba la mayor cantidad de personas en una especie de zanja, informa Efe. Es en este punto donde las autoridades creen que puede haber más personas fallecidas ya que era el sitio donde había más combustible.

Mediante un comunicado, Petróleos Mexicanos (Pemex) ha informado de que el incendio estaba siendo atendido por personal especializado, en coordinación con autoridades de todos los niveles.

El accidente ocurrió en un momento en el que varios estados de México continúan con problemas de desabastecimiento de combustibles dos semanas después del inicio de la crisis debido al persistente sabotaje de ductos de Pemex, que impide un restablecimiento total del suministro y que llevó al Ejecutivo a reforzar la seguridad en la zona. Desde hace 15 días, una decena de estados padecen escasez de gasolinas por un cambio en el modelo de suministro de Pemex pues en lugar de ductos se usan pipas (camiones cisterna) para acabar con el multimillonario robo de hidrocarburos que en 2018 ocasionó pérdidas de unos 65.000 millones de pesos (unos 3.000 millones de euros).