Al menos un muerto en las protestas en Bielorrusia por la reelección de Lukashenko

Política y conflictos

Al menos un muerto en las protestas en Bielorrusia por la reelección de Lukashenko
Foto: | AP

Al menos un manifestante ha muerto y decenas han resultado heridos en Minsk en las protestas celebradas el domingo por la noche contra los resultados de la elección presidencial en Bielorrusia, según la ONG Viasna de defensa de los derechos humanos.

En contexto: el presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, en el poder desde 1994, ha ganado las elecciones presidenciales de este domingo con el 80,23% de los votos, según los datos oficiales aún no definitivos ofrecidos hoy por la Comisión Electoral Central (CEC). Al término de las votaciones, la oposición salió a las calles de Minsk y de otras ciudades bielorrusas a protestar contra lo que denunciaron como fraude electoral, y los manifestantes fueron dispersados por la policía antidisturbios, que empleó carros lanzaaguas, gases lacrimógenos, proyectiles de goma y porras.

«Un joven sufrió un traumatismo de cráneo mortal tras haber sido impactado por un vehículo de las fuerzas del orden en manifestaciones en la capital», ha asegurado Viasna. Por su parte, la portavoz del ministerio del Interior bielorruso Olga Shemodanova ha negado a AFP que haya muertos.

«Decenas de personas resultaron heridas como resultado de los enfrentamientos con las fuerzas del orden. Diez de ellos fueron trasladados a hospitales», afirmó a la AFP un responsable de la oenegé, Serguéi Sys.

Además, más de 300 personas fueron detenidas el domingo, la mayor parte durante las protestas, según la última cifra actualizada de Viasna. Los detenidos en los incidentes pueden ser condenados a entre 8 y 15 años de prisión, ha advertido el director del Comité de Investigación de Bielorrusia, Iván Noskévich, ya que se han abierto causas penales por desórdenes masivos y violencia contra agentes de la policías.

Según la misión de observadores de la postsoviética Comunidad de Estados Independientes (CEI), la única invitada por las autoridades bielorrusas, las elecciones presidenciales se celebraron «de manera organizada y acorde a la legislación bielorrusa».