Alfonso Cuarón, indignado porque en España se haya subtitulado 'Roma'

General

Alfonso Cuarón, indignado porque en España se haya subtitulado 'Roma'
Foto: Jordan Strauss

El director mexicano Alfonso Cuarón decidió plasmar los recuerdos de infancia en su última película, Roma, y en esos recuerdos se mezclan dos idiomas de manera natural y simultánea, como son el español y el mixteco. Hasta este punto no hay mayor historia. El problema se produce cuando la productora, Netflix, no solo ha querido subtitular aquellas partes donde existía un atisbo de duda, sino todas aquellas donde aparecieran palabras de uso más habitual en Latinoamérica que en España, aun siendo perfectamente inteligibles.

Para ser más claros, términos como «enojar», «ustedes» o «mamá» se han subtitulado en España como «enfadarse», «vosotros» y «madre». Esta circunstancia ha sentado particularmente mal a Cuarón, que ha calificado esta práctica en la presentación de un ciclo sobre su trabajo en Nueva York como «muy ofensiva para el público español». ¿Por qué? «El color y la empatía funcionan sin los subtítulos».

Con sus declaraciones, Alfonso Cuarón, que acaba de ganar dos Globos de Oro y aspira a que su película sea la primera en ganar el Oscar en la categoría de Mejor película sin ser de habla inglesa, ha abierto un debate necesario en España. No es la primera ocasión que se subtitulan este tipo de palabras. Ya le ocurrió, por ejemplo, al también mexicano Arturo Repstein, que vio cómo en el 2000 subtitularon La perdición de los hombres –que ganó la Concha de Oro en San Sebastián– ante la preocupación de que el público español no captara las bromas.

En cualquier caso, esta defensa de la lengua en todas sus vertientes y en todas sus evoluciones, interpretando que adaptar el español no peninsular al castellano de Burgos es una forma de levantar muros con el idioma, ha recibido el apoyo de otros sectores de la cultura. El escritor Jordi Soler ya puso el grito en el cielo el pasado 16 de diciembre tras ver Roma en Barcelona, donde reside.

 

La broma del castellano de Burgos la realiza el periodista Juan Cruz en El País, que cuenta en un artículo cómo escuchó a un editor en 1992 que la poca presencia en las librerías españolas de Julio Cortázar tenía explicación: «A Cortázar habría que traducirlo”.

Es importante resaltar que Roma no se ha subtitulado en el resto de países hispanohablantes. Igual que tampoco se subtitulan las películas españolas en América Latina, a menos que se deba a una mala comprensión no relativa a la lengua.