Amnistía acusa a Birmania de construir bases militares donde había aldeas rohingyas

General

Amnistía acusa a Birmania de construir bases militares donde había aldeas rohingyas
Foto: Thein Zaw

Birmania está construyendo bases militares en las antiguas aldeas de musulmanes rohingyas que fueron incendiadas en 2017 durante una oleada de violencia, ha denunciado este lunes en un informe Amnistía Internacional (AI).

«Las nuevas pruebas recabadas por Amnistía en su último informe muestran que las autoridades birmanas están construyendo en el lugar al que deben volver los rohingyas», ha declarado Tirana Hassan, responsable de Amnistía Internacional, a la agencia AFP.

La violencia ejercida por las fuerzas armadas tras unos ataques de rebeldes rohingyas llevaron a casi 700.000 miembros de esta minoría a exiliarse a Bangladesh, tras una campaña de «limpieza étnica», según la ONU.

El informe de Amnistía Internacional llamado «Reconstruir el Estado de Rakáin» denuncia el rápido desarrollo de las infraestructuras militares desde principios de 2018, basándose en imágenes de satélite y entrevistas. El organismo aporta imágenes de la aldea de Kan Kya, en la región de Maungdaw, reducida a cenizas durante los enfrentamientos en 2017. Las imágenes de satélite muestran la emergencia de edificios militares e incluso de un helipuerto.

AI teme que las tierras abandonadas por los rohingyas sean asignadas a budistas de la etnia local de Rakáin. AI denuncia el «acaparamiento de tierras», cuestionando la voluntad de las autoridades de aplicar un programa de retorno de los refugiados.

El ejército, muy poderoso pese a la advenimiento de un gobierno civil dirigido por la premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, juega un papel clave en el nacionalismo y no oculta su rechazo hacia los rohingya, que no los considera ciudadanos birmanos.

Tanto para los periodistas como para las organizaciones internacionales, como la ONU, resulta muy complicado comprobar con fuentes independientes lo que está ocurriendo en el Estado de Rakáin, a causa de las restricciones de movimiento impuestas, denuncia AI.