Blanca San Segundo, primera persona con síndrome de Down en tener un grado universitario

Sociedad

Blanca San Segundo, primera persona con síndrome de Down en tener un grado universitario
Foto: Twitter

Blanca San Segundo, de 30 años, se ha convertido en la primera persona con síndrome de Down en conseguir un grado universitario, informa Efe. Lo ha logrado gracias a su «esfuerzo, trabajo y superación», explica. «Cualquier persona puede hacer lo que se proponga dentro de sus capacidades y no sus limitaciones», dice en una entrevista con Down España la joven, quien ha terminado el Grado de Terapia Ocupacional por la Universidad Católica de Valencia.

Antes que Blanca, Pablo Pineda fue el primer europeo con síndrome de Down en conseguir un título universitario, en su caso una Diplomatura en Magisterio. Blanca, quien no ha tenido adaptación curricular, asegura que tanto su familia como sus profesores han apostado siempre mucho por ella y reconoce que algunas asignaturas le han costado más aunque ha tenido mucho apoyo de sus compañeros. «Lo he sacado yo a base de esfuerzo, trabajo y superación. Estoy muy contenta, aún no me lo creo», señala la joven, que ha estudiado esa carrera para poder trabajar con personas con discapacidad.

Comenta que después de estudiar un ciclo de Integración Social con diferentes actividades, realizó prácticas en un centro para personas con parálisis cerebral. «Cuando veía lo que hacían y lo que conseguían, me emocionaba y por eso quise estudiar más para poder dedicarme a ello», afirma. Solo le falta hacer la defensa del trabajo de fin de grado que ha realizado sobre terapia en aulas de niños con autismo. De su carrera, lo que más le ha gustado ha sido todo lo relacionado con la discapacidad y la autonomía, ver los retos y cómo se van superando. «Me llena de orgullo, yo puedo ser un ejemplo para ellos», insiste.

Blanca, además, trabaja prestando apoyo a los maestros de niños con discapacidad en el centro de educación infantil inclusivo L’Alquería de Valencia y su intención es seguir y aprender más para poder ayudarles mejor. También se ha animado a participar en política, de hecho, forma parte de la junta directiva de Ciudadanos de su localidad y quiere conseguir que la sociedad «vea que las personas con discapacidad pueden hacer muchas cosas». Así, reitera que los derechos de las personas con discapacidad son su prioridad y hace un llamamiento para que todo el mundo pueda tener una educación inclusiva que no discrimine a personas que, como ella, tienen síndrome de Down.