Boris Johnson se prepara para un Brexit sin acuerdo a finales de año

Política y conflictos

Boris Johnson se prepara para un Brexit sin acuerdo a finales de año
Foto: TOBY MELVILLE| Reuters

El primer ministro británico, Boris Johnson, ha anunciado un plazo hasta el 15 de octubre para alcanzar un acuerdo con la Unión Europea (UE) sobre el Brexit, tras lo cual, señaló, «habría que aceptar [el fracaso] y pasar página».

En contexto: las palabras de Johnson llegan al inicio de una semana marcada por una nueva ronda de conversaciones entre el Reino Unido y Bruselas en Londres. El objetivo –cada vez más lejano– es negociar un tratado comercial que evite una ruptura abrupta de los lazos económicos, comerciales y jurídicos. A efectos prácticos, nada cambiará hasta el próximo 31 de diciembre aunque el Brexit ya sea una realidad política desde el pasado 31 de enero.

«Tiene que haber un acuerdo con nuestros amigos europeos antes del Consejo Europeo del 15 de octubre si va a entrar en vigor antes de final de año», señaló el jefe del Gobierno británico en un comunicado que adelantó las declaraciones que realizará este lunes. Para el primer ministro, «no tiene sentido pensar en plazos que vayan más allá [de ese 15 de octubre]. Si no nos ponemos de acuerdo para entonces, no creo que vaya a haber un acuerdo de libre comercio entre nosotros, y deberíamos aceptarlo y pasar página». ha admitido

Johnson ha aludido a los puntos de discrepancia, sin citarlos, como los subsidios estatales o la pesca, y aseguró que el Reino Unido no renunciará «a los fundamentos de lo que significa ser un país independiente» en pos del éxito de las conversaciones. El Ejecutivo conservador desea tener las manos libres para decidir si respalda con una inversión estatal masiva sectores clave para la economía como el tecnológico –pese a la tradición no intervencionista de los tories–, y ve cualquier arreglo con Bruselas como un posible lastre para esos subsidios.

Pese a todo, el primer ministro reiteró en que un fracaso de las negociaciones sería para su país «un buen resultado». En tal caso, según defiende, la UE pasaría a ser un socio comercial «como Australia» del Reino Unido, con los protocolos establecidos por la Organización Mundial del Comercio. Australia, de hecho, no tiene ningún acuerdo comercial con la UE si no un “acuerdo de reconocimiento mutuo”, que simplemente establece ciertos controles de calidad en sus intercambios comerciales.

Las declaraciones de Johnson se suman a la información desvelada este domingo por el diario Financial Times: el Gobierno británico planea aprobar nueva legislación que anularía partes del acuerdo de salida de la UE del Reino Unido, especialmente en lo referido a los subsidios estatales y en las aduanas con Irlanda del Norte. A juicio de este diario, la aprobación de esa nueva ley de mercado interno –que se espera para el miércoles– podría hacer saltar por los aires las negociaciones esta misma semana.