Canadá sanciona a 17 saudíes por el asesinato de Khashoggi

Política y conflictos

Canadá sanciona a 17 saudíes por el asesinato de Khashoggi
Foto: LARS HAGBERG

Canadá impondrá sanciones contra 17 ciudadanos saudíes debido a lo que considera su vinculación con el asesinato del periodista Jamal Khashoggi el mes pasado en Estambul. Las sanciones, que incluyen la congelación de activos y prohibición de ingreso a Canadá, «apuntan a individuos que son, en opinión del Gobierno de Canadá, responsables o cómplices del asesinato extrajudicial del periodista Jamal Khashoggi el 2 de octubre de 2018″, ha dicho en un comunicado la ministra de Relaciones Exteriores, Chrystia Freeland.

Al mismo tiempo, Ottawa ha pedido «una explicación transparente y rigurosa de las circunstancias» que rodean la muerte de Khashoggi, pues «las explicaciones ofrecidas hasta la fecha por Arabia Saudita carecen de coherencia y credibilidad». «El asesinato de Jamal Khashoggi es abominable y representa un ataque desmedido a la libertad de expresión de todos los individuos», ha dicho después Freeland en una conferencia de prensa en Buenos Aires, en el marco de la cumbre del G20. «El caso no está cerrado», ha añadido. «Los responsables del asesinato de Jamal Khashoggi deben rendir cuentas y enfrentar la justicia». Freeland acompaña al primer ministro canadiense Justin Trudeau a la cumbre, a la que también asiste el príncipe heredero Mohamed bin Salmán.

Arabia Saudita ha dicho que 21 personas están detenidas, y que cinco de corren el riesgo de la pena de muerte. La presión internacional se ha ido acumulando sobre Riad para encontrar a los responsables del macabro asesinato de Khashoggi, quien residía en Estados Unidos y escribía para el periódico The Washington Post. El periodista había sido un crítico del príncipe Mohamed. Un reciente análisis de la CIA que fue filtrado a los medios estadounidenses, apuntó como responsable al príncipe Mohamed. Los investigadores saudíes, sin embargo, aseguran que él no tuvo ninguna participación en el asesinato.

Las sanciones canadienses están dirigidas a personas que presuntamente son miembros del escuadrón saudí que perpetró el asesinato, así como también a allegados al príncipe. La medida viene después de que los aliados Francia, Alemania y Estados Unidos impusieran sanciones similares a estas personas.