Cantabria pedirá rastreadores militares al Gobierno

Sociedad

Cantabria pedirá rastreadores militares al Gobierno
Foto: zipi| EFE

Cantabria pedirá rastreadores militares al Gobierno central para que contribuyan a combatir la expansión de la COVID-19 en la comunidad autónoma, aunque no planteará un número sino que solicitará que se tenga en cuenta las condiciones de la región.

En contexto: esta decisión de Cantabria se produce después de que el presidente del Ejecutivo central, Pedro Sánchez, haya ofrecido esa posibilidad de disponer de rastreadores militares. Murcia es la otra comunidad que ha aceptado, de momento, la oferta.

El vicepresidente y portavoz del Ejecutivo regional, Pablo Zuloaga, lo ha dado a conocer en la rueda de prensa de este jueves para informar del Consejo de Gobierno, mientras que el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, ha precisado que mandará esta tarde una carta a la secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, para trasladar que Cantabria quiere que se la tenga en cuenta en el reparto.

Rodríguez ha recordado que Cantabria tiene «un problema para contratar profesionales» como rastreadores, por lo que ha señalado que se pedirá ese apoyo de militares.

Por su parte, Zuloaga ha recordado que Rodríguez anunció esta mañana a sus compañeros del Consejo de Gobierno que Cantabria se va a sumar a las comunidades que van a pedir rastreadores militares. Se trata, ha dicho Zuloaga, «de un nuevo gesto de ofrecimiento, colaboración y cogobernanza» que el Ejecutivo central hace a los territorios.

«Como comunidad autónoma, tras la valoración inicial que se ha hecho por parte de la Dirección General de Salud Pública y el Servicio Cántabro de Salud, lo que el consejero de Sanidad ha trasladado al Consejo de Gobierno es que es una medida oportuna, que además a Cantabria le viene bien», ha indicado el vicepresidente Zuloaga.

Y ha insistido en que, pese a que se ha incrementado la plantilla de rastreadores en la región, hasta los 138, se está dando un aumento de contagios en la comunidad autónoma que supone «un problema» a la hora de encontrar los perfiles que se precisan para esa labor de rastreo.