Cómo distinguir entre los síntomas de una alergia y los del coronavirus

Futuro

Cómo distinguir entre los síntomas de una alergia y los del coronavirus
Foto: SUSANNA SAEZ

Los alergólogos han advertido que, debido a las alergias que empiezan a aparecer estos días, hay que estar atento a los síntomas que se pueden confundir con los del coronavirus para no alarmarse si lo que tenemos es una alergia, y han señalado que estos pacientes no tienen mayor riesgo de contraer la infección.

Para distinguir entre los síntomas de la alergia y del coronavirus, la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) ha emitido un comunicado en el que explica las principales diferencias.

Cuando se trata de una alergia, las cosas que debemos tener en cuenta son las siguientes:

– Los principales síntomas son picor nasal, muchas veces asociado a picor de ojos, estornudos repetidos, destilación nasal acuosa y, congestión nasal de instrucción más o menos brusca.

– Sobre todo si la alergia es debida a pólenes, los síntomas se recrudecerán cuando el paciente esté al aire libre y mejorarán notablemente cuando permanezca en sitios cerrados.

– Los síntomas de la rinitis alérgica suelen remitir con cierta rapidez tras la toma de antihistamínicos tópicos u orales. La presencia de fiebre es nula, salvo que se complique con sinusitis aguda.

– En el asma, algunos síntomas aislados pueden ser la tos seca y la dificultad para respirar, algo que podría confundirse con los síntomas iniciales de la infección por coronavirus, si bien en el asma tampoco tiene por qué haber fiebre. En esta misma línea, los síntomas del asma suelen revertir fácilmente con el uso del broncodilatador de rescate (salbutamol o terbutalina).

Para saber si se trata de coronavirus y no de alergia, hay que tener en cuenta que “la sintomatología puede ser leve (similar al de un catarro leve) y más habitualmente con síntomas similares a los de una gripe: fiebre de moderada a intensa, malestar general y abatimiento, tos habitualmente seca, y puede asociar flemas y dificultad para respirar”, según explica la SEAIC. Además, “los síntomas son progresivos, y desde el inicio de su presentación ya suele asociar la sensación de malestar general, como cuando empezamos con una gripe”.

Además de estas claves, los alergólogos advierten de que las personas asmáticas deben extremar las precauciones porque sus vías respiratorias son más susceptibles a infecciones, especialmente víricas.