La comunidad internacional celebra los acuerdos entre el Gobierno de Yemen y los rebeldes

Política y conflictos

La comunidad internacional celebra los acuerdos entre el Gobierno de Yemen y los rebeldes
Foto: TT News Agency/Pontus Lundahl

La comunidad internacional ha celebrado los acuerdos logrados por el Gobierno yemení y los rebeldes chiíes hutíes este jueves en Suecia, en la clausura de las primeras consultas de paz desde 2016. Ambos han acordado treguas en varias regiones devastadas del país y continuar los contactos el próximo mes.

El Gobierno de España ha resaltado la labor del enviado especial de Naciones Unidas para Yemen, Martin Griffiths, la implicación personal del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y el papel de Suecia como anfitrión de las negociaciones, según un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Guterres anunció un «alto el fuego« en la estratégica ciudad portuaria de Al Hudeida, en el mar Rojo, donde transita gran parte de la ayuda humanitaria para Yemen. Las partes retirarán todas las tropas de la ciudad, que pasará a control de las fuerzas locales, y en cuyo puerto la ONU desempeñará un rol de «observación».

«Lo que habéis alcanzado es un paso importante para el pueblo de Yemen«, afirmó Guterres, quien resaltó que Al Hudeida era cuestión de «ahora o nunca» y que el compromiso mejorará las condiciones de millones de yemeníes y permitirá abrir corredores humanitarios.

El Gobierno iraní, que respalda a los rebeldes hutíes yemeníes, ha calificado de «positiva y prometedora» la tregua en la ciudad portuaria de Al Hudeida y ha elogiado a las partes yemeníes por comprender «la catastrófica situación que atraviesa el país». El portavoz de Exteriores, Bahram Qasemí, ha señalado que esperan que «los acuerdos se implementen dentro del periodo de tiempo especificado y allanen el terreno para que la próxima ronda de conversaciones en un futuro próximo alcance un acuerdo final».

El enviado de la ONU para Yemen, Martin Griffiths, aseguró este jueves que es la primera tregua desde el inicio del conflicto en 2014 y se establece sobre «un punto central», y resaltó que el acuerdo incluye plazos concretos, pero no quiso dar más detalles porque el texto será presentado este viernes al Consejo de Seguridad de la ONU y que Guterres confía en que sea aprobado.

Arabia Saudí, que lidera una coalición militar en apoyo al Gobierno yemení, ha celebrado este viernes un acuerdo. Según un comunicado oficial difundido por la agencia de prensa saudí Spa, el rey Salmán y el príncipe heredero Mohamed bin Salmán han dado «su apoyo a una solución política al conflicto». El reino ha celebrado «el acuerdo alcanzado en Suecia durante las negociaciones impulsadas por la ONU entre la delegación del gobierno legítimo yemení y la de los rebeldes hutíes», según el comunicado de un responsable de Relaciones Exteriores saudí. «El reino sigue comprometido con la búsqueda de una solución política en Yemen que garantice la seguridad y la estabilidad de ese país», indica el comunicado, que exhorta a los rebeldes hutíes a «comprometerse en ese camino».

Estados Unidos también se ha pronunciado al respecto y su secretario de Estado, Mike Pompeo, ha alabado a los participantes en ese diálogo por «lograr progreso en iniciativas clave, que incluyen un alto el fuego y la retirada de fuerzas de Al Hudeida, intercambio de prisioneros y la apertura de corredores humanitarios en la ciudad de Taiz». Pompeo ha asegurado que «todas las partes tiene una oportunidad de construir sobre este impulso y mejorar las vidas de todos los yemeníes», pero que el trabajo que queda por delante «no será fácil».

Las últimas conversaciones de paz en las que las partes beligerantes se encontraron fue en Kuwait, a mediados de 2016 y, tras su final, la delegación hutí se quedó bloqueada durante tres meses en Omán porque la coalición árabe liderada por Arabia Saudí, que controla el espacio aéreo yemení, les obstaculizó la vuelta a Saná.

Hasta ahora habían fracasado todos los intentos de poner fin a la guerra en Yemen que ha dejado unos 10.000 muertos en cuatro añosLa guerra en Yemen comenzó a finales de 2014, cuando los hutíes, que cuentan con el respaldo de Irán, se hicieron con el control de Saná, y el conflicto se generalizó en marzo de 2015 con la intervención de la coalición árabe liderada por Arabia Saudí, a la que suministran armas Estados Unidos y otros países occidentales. Este conflicto ha provocado la «peor crisis humanitaria en el mundo» en la actualidad, según la ONU.